POLÍTICA
28/04/2020 18:15 CEST | Actualizado 28/04/2020 20:45 CEST

El plan de desescalada del Gobierno: cuatro fases y "nueva normalidad" a finales de junio

El desconfinamiento arranca el 4 de mayo y durará ocho semanas.

El Gobierno ha aprobado este martes el Plan para la Transición hacia una nueva normalidad, que consta de cuatro fases a partir del 4 de mayo, no tiene fechas concretas y pretende que la desescalada acabe en “nueva normalidad” a finales de junio en toda España, con la provincia como unidad de acción para las medidas.

La primera fase (llamada cero) es la que empezará el 4 de mayo, servirá para preparar la desescalada y se podrán abrir pequeños locales y establecimientos con cita previa, como para llevar comida a domicilio, además de entrenamientos individuales de deportistas profesionales, entre otros. Se señalizarán todos los locales públicos que en la siguiente fase podrán abrir con aforos limitados.

En la fase “uno o inicial” se permitirán ciertas actividades como el pequeño comercio bajo estrictas condiciones de seguridad, pero no las grandes superficies comerciales y con horario preferente para las personas mayores de 65 años.

En restauración, la apertura de terrazas, con una capacidad del 30%, y en hostelería se producirá la apertura de hoteles y alojamientos turísticos excluyendo zonas comunes. Asimismo, los lugares de culto podrán abrir limitando su aforo a un tercio.

En esa fase, en el ámbito deportivo, se permitirá la apertura de centros de alto rendimiento y entrenamientos de ligas profesionales. En el transporte público, el uso de la mascarilla estará “altamente recomendado”.

La fase dos es la intermedia, ha señalado Sánchez. En actividades de restauración se abrirá el espacio interior de los locales con una ocupación del tercio del aforo, con separación y solo servicio de mesas.

El curso escolar comenzará en septiembre, pero en esta fase segunda se han permitido algunas excepciones para reabrir los centros con tres propósitos: actividades de refuerzo, garantizar que los niños menores de 6 años puedan ir si los padres tienen que trabajar y para celebrar la selectividad.

En esta fase también, en aspectos de ocio y cultura, se abrirán cines y teatros, con tercio de aforo y menos de 50 personas. Si es el aire libre, deberán tener menos de 400 personas y sentadas.

La fase tercera es la avanzada: se flexibilizará la movilidad general, pero se mantiene el uso recomendado de mascarilla. Y en el ámbito comercial: aforo del 50% y distancia mínima de 2 metros. En restauración, se suavizarán más las restricciones de aforo y limitación con estrictas condiciones de separación.

Por provincias y duración de ocho semanas

El desconfinamiento diseñado por el Gobierno no contiene un calendario concreto y la “unidad” de escenario será la provincia. Será una desescalada asimétrica que estará controlada por el Ministerio de Sanidad y cada territorio avanzará según unos “marcadores” y unos criterios “objetivos”.

La duración de cada fase, según ha explicado Pedro Sánchez, será como mínimo de dos semanas. El presidente ha relatado que la duración mínima de la desescalada en algunos territorios será de un mes y medio y de dos meses para el conjunto del país.

Las islas de Fomentera, El Hierro, La Graciosa y La Gomera entrarán directamente en la fase una y no en la cero. La movilidad interprovincial queda restringida hasta que haya “nueva normalidad” entre las dos provincias entre las que se quiere viajar.

Además, el presidente del Gobierno ha informado de que va a volver a pedir una prórroga del estado de alarma -la actual está vigente hasta el 9 de mayo.-. De esta manera se quiere supervisar este periodo de desescalada, además de recordar Sánchez que el “liderazgo” dependerá del Ministerio de Sanidad.

Sánchez va a pedir una nueva prórroga del estado de alarma

Un sistema diferente a Francia e Italia

El sistema diseñado por el Gobierno difiere del de países vecinos como Francia e Italia, que han puesto fechas concretas a las actividades. Pero Moncloa entiende que este modelo de fases es más “adecuado” a nuestra realidad.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha comparecido en rueda de prensa telemática en La Moncloa después de un larga reunión del Consejo de Ministros para trazar la hoja de ruta de la desescalada.

Sánchez ha explicado más tarde lo previsto este plan tras haberse anunciado que lo haría a las 2 de la tarde, pero la reunión se ha extendido debido a que el texto definitivo aprobado por el Consejo se ha retocado hasta el último momento.

Para empezar a aplicar esta nueva fase se ha reconvertido el comité de técnicos de gestión de la crisis por un comité para la desescalada, presidido por el propio Sánchez y en el que estarán sus cuatro vicepresidentes (Pablo Iglesias, Carmen Calvo, Teresa Ribera y Nadia Calviño) y los ministros José Luis Ábalos (Transportes), Margarita Robles (Defensa), Fernando Grande-Marlaska (Interior), Salvador Illa (Sanidad), Yolanda Díaz (Trabajo) y María Jesús Montero (Hacienda), además del director del Centro de Emergencias Sanitarias, Fernando Simón).

Las reuniones empezarán este miércoles y también acudirán las personas más cercanas a Sánchez en Moncloa como su director de gabinete, Iván Redondo, el secretario general de Presidencia, Félix Bolaños, y el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, además del jefe de gabinete de la Vicepresidencia de Derechos Sociales, Julio Rodríguez.