Detectives, contratos, y acusaciones cruzadas: las claves de la guerra entre Ayuso y la dirección del PP

Qué ha pasado en las últimas 24 horas para que la guerra haya estallado en el PP.
Ayuso y Casado, en un acto.
Ayuso y Casado, en un acto.
Europa Press News via Getty Images

Al final Joe Biden, presidente de EEUU, acertó y este miércoles sí que estalló una guerra. Aunque no fue en Ucrania, sino en el seno del PP, donde las tensiones entre Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, y la dirección nacional han terminado por quebrar al partido en un cruce de acusaciones públicas y filtradas a los medios que ha generado un cisma pocas veces visto.

La dirección del PP acusa a Ayuso de favorecer a su hermano en un contrato público firmado por su Gobierno y la presidenta madrileña, que niega la mayor, señala a Génova como responsable de intentar espiarla a través de una agencia de detectives.

Para quien se haya despertado este jueves sin saber a qué se debe tanto ruido, estas son las claves de lo que está pasando en el PP.

¿De dónde parte todo?

De la adjudicación de un contrato por parte de la Comunidad de Madrid a la empresa Priviet Sportive SL en abril de 2020, durante la primera ola del coronavirus, por valor de 1,5 millones de euros para la compra de 250.000 mascarillas FFP2 y FFP3, a 6 euros por mascarilla.

Se trataba de un “procedimiento sin publicidad” que buscaba dotar de “material de protección y mascarillas al Pabellón 10 de IFEMA”, convertido en esos días en hospital ante la saturación de la Sanidad.

Esta empresa se dedica a la importación y exportación de prendas textiles y Daniel Alcázar Barranco es su administrador, una persona que, según El Mundo, mantiene una relación de amistad con la familia de Ayuso.

Esta adjudicación está firmada por la viceconsejera de Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid, Ana Dávila-Ponce de León Municio, y no, como ha dicho Ayuso “por un médico que era el máximo responsable asistencial del Sermas”.

¿Qué se sospecha?

El PP asegura que en septiembre les llegó la información de que en ese contrato habría mediado Tomás Díaz Ayuso, hermano de la presidenta madrileña, y que habría cobrado una comisión de 280.000 euros, según afirman fuentes de Génova al diario ABC.

Estas mismas fuentes explican que no acudieron a la Fiscalía a denunciar los hechos porque “no tienen la prueba definitiva”.

¿Qué hizo el PP?

Según publicaron este miércoles El Mundo y El Confidencial, altos cargos del partido próximos a la dirección nacional contactaron con una agencia de detectives privados para encargar una investigación que permitiera aclarar si había existido una comisión si fue cobrada por el hermano de Ayuso.

A la cabeza de esta operación estaría, según estos medios, Ángel Carromero, de la cuerda de Pablo Casado y Teodoro García Egea y director general de Coordinación del Ayuntamiento de Madrid.

Las averiguaciones habrían comenzado en el mes de octubre con el fin de tratar de conseguir la declaración de proveedores a la Agencia Tributaria de la empresa Priviet Sportive SL como extractos bancarios del hermano de Ayuso.

Ante la dificultad de la operación, buscaron la opción de un detective privado a través del Grupo Mira, según informa El Mundo.

Finalmente, la operación de espionaje, indica El Confidencial, no se llevó a cabo y se terminó descartando en el mes de diciembre “por el alto precio de los trabajos y la dificultad de encontrar una vía de financiación que no levantara sospechas y garantizara el anonimato de los pagadores”.

El PP ha negado, tanto por Twitter como a través de García Egea, que existiera ningún intento de espiar a Ayuso y a su entorno.

Tras la polémica, este jueves por la tarde Ángel Carromero dimitía de su cargo en el Ayuntamiento de Madrid.

¿Cómo se entera Ayuso?

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha explicado este jueves en una dura rueda de prensa desde la sede del Gobierno regional que se enteró de que el PP tenía la información sobre el contrato ligado a su hermano en el mes de octubre, durante una reunión en el despacho de Pablo Casado.

Según Ayuso, ahí supo que la dirección nacional de su partido había “preparado un dossier” contra ella para desprestigiarla “personal y políticamente”. La presidenta madrileña afirma que dicho dossier “lo habían filtrado desde Moncloa”, algo que el Gobierno central niega “rotundamente”.

Ayuso también ha contado que fue en diciembre cuando se enteró de que el PP estaba intentando espiarla a través de unos detectives. Fue, según diversos medios, un exministro del PP, que había hablado con la agencia de detectives, quien se puso en contacto con el equipo de Ayuso para informarles de esta circunstancia.

Este ex alto dirigente del PP explicó que el intento de contratación de detectives se habría hecho en nombre de un cargo del Ayuntamiento de Madrid.

¿Qué hizo el Ayuntamiento de Madrid?

Según ha adelantado El Mundo y ha afirmado el propio alcalde, José Luis Martínez-Almeida, su Consistorio abrió una investigación interna en la que se interrogó a varios funcionarios del Ayuntamiento y, concretamente, de la Empresa Municipal de Vivienda, para averiguar si se realizó tal encargo con fondos públicos.

La conclusión de esta investigación es que no se produjo ningún contrato con la empresa de detectives con dinero público del Ayuntamiento de Madrid.

¿Cobró esa comisión el hermano de Ayuso?

A estas horas, nadie lo ha negado. Ni tan siquiera la propia Ayuso, que ha reconocido la relación de su hermano Tomás con la empresa que recibió la adjudicación y que “todo estaba declarado ante Hacienda y regulado”.

“En el contrato no hay nada ilegal”, ha insistido Ayuso desde la Puerta del Sol, donde ha negado que ella o su Gobierno intervinieran “en adjudicar ni ese ni ningún otro contrato” a nadie de su entorno.

“Nunca he ayudado a mi hermano para conseguir absolutamente nada en su vida laboral”, ha insistido la presidenta madrileña, quien afirma que el contrato estaba publicado en el Portal de Transparencia.

Sin embargo, un diputado de Más Madrid afirma que en noviembre solicitaron la comparecencia del hermano de Ayuso para que informase a la Asamblea de Madrid sobre dicho contrato y que la Mesa de dicho organismo no lo aceptó alegando “que no existía ningún contrato”.

¿Qué ha dicho Ayuso?

La presidenta madrileña ha estado más dura que nunca. En una rueda de prensa sin precedentes, Ayuso ha señalado directamente a Pablo Casado, presidente del PP, y a su entorno de actuar de manera “cruel e injusta” contra ella.

“No puede haber nada más grave que acusar a alguien de la propia casa, con responsabilidades de Gobierno, de corrupción. Hacerlo sin pruebas, metiendo por medio a mi familia”, ha afirmado.

“Las declaraciones que están publicando los medios provienen del entorno de Pablo Casado, y que él no desmiente, son lo peor que se puede esperar de los políticos. Y además, lo hacen desde el anonimato”, se ha quejado Ayuso, que ha llevado la misma chaqueta que llevó Cristina Cifuentes cuando dimitió como presidenta de la Comunidad de Madrid.

“Quisiera saber cuántos votos han conseguido para el PP todos aquellos que llevan meses dedicados a atacarme a mí. Es muy doloroso que dirigentes del partido, en lugar de respaldarte, sean quienes te quieren destruir”, ha finalizado.

¿Qué ha dicho el PP?

A través de Teodoro García Egea, secretario general del PP, la dirección nacional del partido ha informado de la apertura de un expediente informativo contra Ayuso, sobre la que no descartan tomar medidas legales en el futuro.

“Nunca pude imaginar que se atacara de forma tan cruel e injusta a la dirección de un partido que le ha dado todo”, ha dicho el número dos de Casado, quien ha asegurado que el PP sólo buscó conocer la verdad sobre el contrato vinculado a su hermano.

“Este es el protocolo habitual que se sigue en todos los casos y no prejuzga nada”, ha querido aclarar García Egea, que ha acusado a Ayuso de no aportar “más información” ni aclaraciones sobre este asunto. “Ha sido en vano, no hemos recibido ninguna aclaración”.

También ha negado que la dirección del PP haya acusado a Ayuso de “ningún delito” y ha asegurado que este mismo procedimiento se ha aplicado por otro tema similar al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, quien “hizo todo lo posible por esclarecer el asunto”.

La dirección nacional del PP tiene claro que tras este asunto está la batalla interna por el poder en el PP de Madrid y la fecha del Congreso regional, que Ayuso quiere adelantar.

“Ataques intolerables, acompañados de la exigencia de que esta dirección adelantara a marchas forzadas la celebración de un congreso regional cuya convocatoria estaba ya fijada por mandato de la Junta Directiva Nacional apenas unos meses después. Esta y no otra es la verdadera razón. Ahora aparece ante ustedes como la verdad”, ha aseverado García Egea.

Teodoro García Egea, secretario general del PP.

Los bloqueados por Ayuso en WhatsApp