INTERNACIONAL
30/12/2019 20:46 CET

Detenido en Bélgica por la muerte de una mujer belga en Tolox (Málaga)

El cadáver apareció el 12 de noviembre.

Gwengoat via Getty Images

Un hombre de 49 años ha sido detenido en Bélgica, después de ejecutarse una orden europea de detención y entrega (OEDE), como presunto autor de la muerte de una mujer belga de 58 años cuyo cuerpo fue hallado el pasado noviembre en su vivienda de Tolox(Málaga).

El 12 de noviembre, un familiar de la víctima encontró el cuerpo sin vida de la mujer en el interior de su domicilio, ha informado este lunes la Guardia Civil en un comunicado.

Tras una inspección ocular que duró tres días en la vivienda y la parcela, los primeros datos apuntaban a que se trataba de una muerte violenta, hecho que determinaron los facultativos del Instituto de Medicina Legal que practicaron la autopsia al cadáver.

Los indicios apuntaban a la presencia de un varón de nacionalidad belga en la vivienda donde fue hallada la víctima desde la tarde del día anterior a la comisión de los hechos.

La ausencia de esta persona del escenario del crimen y el desconocimiento de su paradero, junto al hecho que el vehículo de la víctima tampoco se encontraba en la vivienda, hicieron sospechar a los investigadores, que averiguaron que, aunque esta persona residía en Bélgica, pasaba algunas temporadas en España.

Se iniciaron contactos con Bélgica

Por ese motivo, la misma tarde en que se descubrió en cadáver, se iniciaron contactos con la autoridades policiales de Bélgica y Francia para lograr la localización del investigado.

Paralelamente, se difundió entre las Fuerzas de Seguridad españolas los datos del vehículo que había sido sustraído a la víctima, supuestamente por su presunto asesino, que podría viajar en el mismo.

Estas gestiones tuvieron sus frutos dos días más tarde, cuando el vehículo fue interceptado en Bélgica por la Policía Local de Ouest Brabant Wallon, y su conductor y único ocupante se correspondía con la persona investigada.

Tras unas explicaciones incoherentes por parte de este individuo, se tramitó con máxima celeridad una OEDE para su detención como presunto autor de un delito de homicidio y otro de robo con violencia.

Para disponer de un mayor número de evidencias incriminatorias, se articuló un instrumento de cooperación judicial internacional y se activó una Orden Europea de Investigación (OEI).

Por ello, se desplazaron agentes de la Guardia Civil a Bélgica para llevar a cabo de manera conjunta con la Policía Federal belga una exhaustiva inspección ocular del vehículo intervenido.

A falta del resultado de algunas pruebas que están siendo analizadas, en el vehículo se hallaron elementos incriminatorios que permitieron determinar que el investigado, F.D., de 49 años, amigo de la víctima, pudo participar de manera directa en la muerte violenta de esta mujer.