POLÍTICA
18/05/2019 13:50 CEST | Actualizado 18/05/2019 20:35 CEST

El juez deja en libertad al detenido por malos tratos a la víctima del incendio de un edificio okupado en Ibiza

La Policía encontró candados en la zona donde se halló el cadáver y comprobó que la víctima había sufrido maltrato.

EFE

El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Ibiza en funciones de guardia, Santiago Pinsach, ha decretado la libertad provisional para el hombre de 46 años, de origen húngaro, arrestado por detención ilegal y malos tratos a la mujer fallecida en el incendio del edificio okupado de es Viver (Ibiza).

El juez le ha retirado el pasaporte y le ha impuesto comparecencias periódicas, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJB).

El detenido había pasado este sábado a disposición judicial tras ser arrestado el jueves por la Policía Nacional, que lo detuvo en el transcurso de la investigación de las causas del incendio.

Los agentes averiguaron que había posibles malos tratos y detención ilegal por parte del detenido a su pareja, una mujer italiana y única víctima mortal del incendio del pasado lunes.

Solía dejarla encerrada en casa

Durante la investigación, la policía judicial detectó, según algunos testigos, que en el edificio residía una pareja en la que se daban episodios de malos tratos, que incluían el hecho de que el hombre solía dejar encerrada en la vivienda a la mujer, cuando salía de la casa, mediante la colocación de candados.

En la inspección ocular, la Policía Científica encontró candados en la zona donde se halló el cadáver y comprobó que la víctima había sufrido malos tratos por parte del detenido a raíz de los cuales se dictó una orden de protección, que estuvo en vigor dos años.

Dos detenciones previas

Los agentes también han constatado dos detenciones anteriores por estos hechos.

La pareja convivía desde hacia más de tres años y residían en el edificio okupado e incendiado el pasado lunes.

En relación al incendio, la investigación para aclarar las causas continúa abierta. En el incendio resultaron heridas diez personas, tres de ellas en estado crítico y una con graves quemaduras.