Rusia sigue sin encontrar solución a una guerra lenta y prueba con un submarino en el Mar Negro

El Kremlin acusa a Ucrania de atacar territorio ruso y responde con nuevos ataques, usando por primera vez submarinos en el Mar Negro. Mientras, la ONU ya programa el debate en el Consejo de Seguridad para debatir sobre el ataque contra Kiev.
Imagen distribuida por Defensa rusa durante una prueba balística.
Imagen distribuida por Defensa rusa durante una prueba balística.
via Associated Press

Diario de guerra, día 65. El conflicto avanza, pero de forma lenta o más de lo que a Rusia le gustaría. Por el momento, las tropas rusas mantienen su ofensiva en el este y sur de Ucrania y mantienen el sitio a la planta siderúrgica de Azovstal, en Mariupol. Pero siguen abriendo más frentes.

Por primera vez, los submarinos rusos han lanzado misiles de crucero desde el Mar Negro contra objetivos estratégicos. “La tripulación de un submarino diésel-eléctrico de la Flota del mar Negro lanzó una salva de misiles de crucero Kalibr contra la infraestructura militar de las Fuerzas Armadas de Ucrania”, señala el ministerio de Defensa de Rusia en su cuenta de Telegram.

Aún así, el Kremlin no consigue resultados definitivos. Y parte de culpa la tiene el Ejército ucraniano, mucho más moderno que el que encontró Rusia en 2014 durante la invasión de Crimea. Gracias también al rearme del país por parte de los aliados internacionales y con formación a sus soldados por parte de EEUU.

¿Cuáles han sido los últimos ataques?

Ataques por tierra, mar y aire. La estrategia del Kremlin en Ucrania en los últimos días pasa por tratar de controlar ambas regiones desde la vecina Jarkov, que está sufriendo fuertes bombardeos, especialmente su capital y la ciudad de Izium.

En la frontera también se han incrementado los ataques. Según Rusia, las tropas ucranianas han atacado de nuevo territorio ruso como el Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB) en la región de Briansk, limítrofe con la ucraniana Chernígov. La respuesta rusa ha sido a través de varios lanzamientos de misiles contra diferentes partes del país.

También se han registrado explosiones y bombardeos en Jersón, donde un grupo de manifestantes pacíficos han vuelto a ser reprimidos con gases por parte de los ocupantes rusos.

¿Qué se sabe del ataque sobre Kiev?

Después de varias semanas sin explosiones, dos misiles impactaron este jueves contra residenciales de la capital dejando al menos una víctima, la periodista ucraniana Vira Hyrych, que se encontraba en su apartamento.

El ataque coincidió también con la visita del secretario general de la ONU, Antonio Guterres. Por su parte, el Consejo de Seguridad del organismo ya ha confirmado que tiene previsto discutir la próxima semana este hecho.

¿Cómo están ayudando los aliados?

Además de la promesa de Biden de destinar 33.000 millones de dólares a Ucrania en materia de armas y asistencia humanitaria, el país empieza a formar soldados ucranianos en bases europeas.

Sin entrar en demasiados detalles, el portavoz del Pentágono, John Kirby ha explicado que se están desarrollando “nuevos sistemas y una nueva formación” con el objetivo de reforzar el sistema defensivo de Ucrania.

Además, otros países se unen a enviar más armamento. Es el caso de Polonia que ha anunciado la entrega de más de 200 tanques de fabricación soviética.

¿Qué dice la OTAN?

En los últimos días, la OTAN ha tenido que activar varias veces las misiones de policía aérea para proteger su espacio. Rusia tensa la cuerda acercándose a la frontera y, por ello, los países bálticos ya piden mayor presencia de las fuerzas aliadas. “Queremos una presencia permanente de la OTAN en los Países Bálticos y en Polonia de manera que podamos resistir cualquier intento de Rusia y Bielorrusia y proteger cada pulgada de nuestro territorio”, han solicitado.

Sin embargo, el ministro Lavrov ha salido a asegurar que “Rusia no está en guerra con la OTAN”.