BLOGS
05/08/2019 07:18 CEST | Actualizado 05/08/2019 07:18 CEST

Donaciones en línea: la mejor estrategia para combatir los fraudes en el 'crowdfunding'

El estafador Paco Sanz. 

En estos días hemos conocido el caso de una nueva estafa relacionada con el mundo de la solidaridad y las donaciones a través del periódico El País. Según recoge el diario, una madre y su hija se habrían hecho con un botín de cerca de 500.000 euros después de pedir ayuda para combatir enfermedades, penurias económicas e incluso fingir sus propias muertes. 

La rocambolesca historia comenzó en un plató de televisión. Las numerosas muestras de solidaridad ofrecieron a la familia rápidos ingresos y una fuente de inspiración para ganar dinero: tenían que urdir un plan de mentiras concatenadas y el negocio estaba hecho. Así lo hicieron. El resultado, recogido por El País, más de 500.000 euros estafados, dos detenciones y la pregunta del millón: ¿Son seguras las campañas de financiación colectiva? 

Existe una gran diferencia entre la recaudación de fondos que hoy es noticia, el sonado caso de Paco Sanz o el de los padres de Nadia, y los crowdfunding de plataformas como Gofundme: ninguno de los tres fraudes se hicieron a través de una plataforma de micromecenazgo en Internet. 

Aún hoy existe cierta desconfianza y sensación de inseguridad en plataformas de crowdfunding como Gofundme porque operan por Internet. Sin embargo, lo paradójico es que el ratio de fraudes de dicha plataforma es menor al 0.001%, y las tres estafas más sonadas en España relacionadas con la solidaridad masiva y las donaciones han sido gestionadas fuera de cualquier plataforma digital.

Gofundme trabaja cada día para garantizar la seguridad y la transparencia de todas sus campañas. Sus recaudaciones de fondos son en línea, es decir, utilizando como soporte Internet. Esto aporta un valor añadido en lo que a seguridad se refiere, ya que cada aportación monetaria se hace a través de lo que se llama donación online, y no de manera privada y en muchas ocasiones, opacas.   

En los fraudes de Nadia y Paco Sanz, por ejemplo, la devolución del dinero fue un escollo irresoluble.

Como líder del sector es consciente de lo importante que es ofrecer un entorno seguro y fiable a todos los usuarios, ya sea para las personas que crean las campañas o para los usuarios que donan. Por ello somete a cada nueva campaña lanzada en la plataforma a complejos procesos de verificación que avalan los siguientes aspectos: garantía de transparencia; contacto directo entre los donantes y los beneficiarios; prevención de fraude (y todo lo relativo con acciones espurias como son el lavado de dinero, el phishing, el plagio); control del uso correcto de los fondos; la protección de los datos de los donantes (nunca son vendidos a terceros); y por último, la garantía sobre todas las donaciones.  

La garantía Gofundme es la primera y única garantía en el mundo del crowdfunding. Con ella todos los donantes están 100% protegidos, y de producirse un hipotético fraude, el importe donado se devolvería íntegramente. En efecto, este es uno de los puntos más importantes para aseverar que Gofundme es una plataforma segura, ya que en el caso de existir una estafa en su plataforma, la compañía se responsabiliza del reembolso de todas las donaciones. En los fraudes de Nadia y Paco Sanz, por ejemplo, la devolución del dinero fue un escollo irresoluble ya que se trataba de donaciones realizadas mediante transferencias directas a cuenta bancarias, y por tanto no había ningún control al respecto. 

La compañía, además, trabaja con un software que detecta comportamientos de riesgo en la plataforma, eliminando así los posibles fraudes. Y cuenta con un equipo especializado que dedica su tiempo exclusivamente a examinar de manera pormenorizada las campañas (verificar la identidad del organizador/beneficiario de la campaña, violaciones de los términos del servicio, etc.). Y mantiene el total control de los fondos hasta que, tras las comprobaciones pertinentes, se establezca una conexión clara con el beneficiario. Sin embargo, ni quiera entonces el beneficiario tiene acceso a las donaciones. Aún queda otro filtro de seguridad, que lleva a cabo el procesador de pagos, quien a su vez, contrasta toda la información personal y bancaria. Una vez que todos estos procesos hayan acabado con éxito, el dinero estará disponible.

Plataformas como Gofundme ayudan a millones de personas cada día y demuestran que el mundo de la recaudación de fondos ha avanzado, está cambiando y es completamente seguro. Historias como las de Ander, Chloe, Alexandra avalan el éxito del sistema de donación en línea, en contraposición a aquellos que se hacen de manera privada. Y además, ponen en evidencia lo importante que es contar con el soporte de una compañía que controle y garantice cada campaña, de modo que sea un éxito y muestre al mundo la cara más generosa y segura de internet. 

 

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs