¿Dónde ir de vacaciones con un bebé? Destinos inolvidables

¿Quieres unas vacaciones con tu bebe? Te mostramos los destinos ideales donde ir de vacaciones con un bebé. Pasa tiempo en familia este verano. ¡Entra ahora!
|
Padre y su hijo en una playa de Málaga.
Cavan Images via Getty Images
Padre y su hijo en una playa de Málaga.

Es un gran error pensar que con la llegada de un bebé a la familia viajar se convierte en algo imposible. Nada más lejos de la realidad. Ir de vacaciones con un bebé puede suponer muchos beneficios, tanto para él, como para los padres. Por un lado, se trata de dejar atrás el estrés que puede suponer la frenética rutina que vivimos cada día. Por otro, supone para el bebé vivir experiencias nuevas desde muy temprana edad. Descubren infinidad de nuevos estímulos visuales, olores, sabores o idiomas que les ayudará desde el principio a entender el mundo que les rodea.

Eso sí, todo lo que conoces sobre ir de vacaciones en pareja no podrás aplicarlo en un viaje con bebés. Es por ello que vamos a plantear una serie de destinos que te ayudarán a elegir donde ir de vacaciones con bebés, para que mayores y pequeños lo pasen genial.

Los destinos más recomendados donde ir de vacaciones con un bebé

Encontramos muchos destinos de vacaciones por España. Cada lugar tiene sus ventajas y sus lugares por descubrir. En esta pequeña guía los sitios escogidos están pensados para los papás y los niños, por lo que no os asustéis. ¡No todo serán parques animados!

Nos hemos decantado por destinos vacacionales por España porque a priori son viajes más sencillos, ya que te permiten utilizar un coche particular y adaptar la ruta a las necesidades del bebé (paradas para descansar, cambiarle o darle de comer, entre otras cosas). Sin embargo, ante tantos lugares bonitos que tiene nuestro país surge la pregunta ¿a qué destinos se puede ir de vacaciones con bebés por España?

Costa sur

Nuestro país puede presumir de tener algunas de las mejores playas del mundo. Por ello, viajar a la costa en busca del mar puede ser un plan genial.

En este sentido, Andalucía tiene mil rincones que visitar y sus preciosas playas pueden ser el destino perfecto para este verano, especialmente, si vas de vacaciones con bebés de apenas unos meses o un año. Pero, ¿dónde ir de vacaciones en Andalucía? Esta Comunidad ofrece una mezcla genial entre buen tiempo, gente amable, playas de ensueño y ciudades con mucha historia, por lo que cuesta decidirse por solo un sitio. Aún así, hemos logrado reducir esta inmensa lista en algunos lugares imprescindibles donde ir con bebés por Andalucía.

Empezamos por Cádiz, esta provincia tiene lo necesario para gustar a adultos y pequeños. De hecho, unas vacaciones en Cádiz con niños pueden convertirse en una auténtica aventura por la gran cantidad de cosas que se pueden hacer.

Sus playas harán las delicias de los más nenes, donde podrán refrescarse y jugar en la arena (siempre bajo supervisión, ¡por favor!). La playa de Bolonia, en Tarifa, es una candidata ideal para ello, ya que se encuentra rodeada por unas asombrosas dunas y es considerada una de las mejores playas de Europa.

Una mujer paseando con un carrito de bebé, en Tarifa, Cádiz.
Antonio Hugo Photo via Getty Images
Una mujer paseando con un carrito de bebé, en Tarifa, Cádiz.

Almería también presenta motivos para poder ser vuestro destino estas vacaciones con bebés. También es muy recomendable visitarlo si no sabéis donde ir de vacaciones con niños (más mayores). Además de la playa, hay tres lugares destacados a los que les encantará ir: el Parque de las Familias, Oasys Hollywood y el Aquarium de Roquetas.

El primero de ellos es un parque que alberga en su interior representaciones de los monumentos más reconocibles de Almería, donde los pequeños podrán jugar durante horas. El segundo es Oasys Hollywood, un parque temático ubicado en el Desierto de Tabernas en el que os sentiréis como en el Viejo Oeste, y que cuenta con una gran cantidad de espectáculos. Terminamos con el Aquarium, el cual alberga cientos de especies marinas y una opción ideal para acercar el bebé a la naturaleza.

Imagen del Fuerte Bravo, en el Desierto de Tabernas, Almería.
ullstein bild via Getty Images
Imagen del Fuerte Bravo, en el Desierto de Tabernas, Almería.

Podríamos hacer una recorrido enorme sobre todo lo que conocer en la costa sur, pero si tuviésemos que escoger otra ciudad en este lado de la geografía española sería Granada.

Es otra ciudad muy recomendable donde ir de vacaciones con un bebé. Pensada para ser recorrida a pie, puedes adentrarte en sus mágicas calles (datan de la época musulmana) con carrito o mochila portabebés. Los padres también pueden disfrutar de un buen tapeo por la ciudad o visitar la Alhambra, una de las maravillas del mundo.

Vista aérea de la Alhambra y la ciudad de Granada, Andalucía.
M Fatih Beser via Getty Images
Vista aérea de la Alhambra y la ciudad de Granada, Andalucía.

Costa norte

Las temperaturas son normalmente más suaves que en el resto del país, lo que convierte a esta zona en un lugar ideal para irse de vacaciones con bebés dentro de España. Si lo que se busca es alejarse del calor sofocante, tal vez es mejor idea conocer las impresionantes costas del norte.

La primera parada es San Sebastián (País Vasco). Esta ciudad alberga una de las playas más conocidas de esta región, la Playa de la Concha. El sitio es genial para refrescarse, tomar el sol y pasar la mañana. También encontramos un parque de atracciones situado en lo alto de este rincón, desde donde podremos disfrutar de unas increíbles vistas.

Niños jugando en la arena de la Playa de la Concha, en San Sebastián, País Vasco.
Amaia Arozena & Gotzon Iraola via Getty Images
Niños jugando en la arena de la Playa de la Concha, en San Sebastián, País Vasco.

Seguimos en País Vasco para conocer San Juan de Gaztelugatxe, aunque muchos lo conoceréis como Rocadragón, ya que aquí se grabaron numerosos episodios de la premiada y conocida serie Juego de Tronos. Un paisaje digno de ver, aunque eso sí, si quieres llegar hasta la ermita situada en lo alto del islote os tocará subir y bajar cientos de escalones. Allí, los más pequeños podrán tocar la campana, mientras os deleitáis con el sonido del mar golpeando el camino de piedra.

Fotografía de San Juan de Gaztelugatxe, País Vasco.
Eloi_Omella via Getty Images
Fotografía de San Juan de Gaztelugatxe, País Vasco.

Otra magnifica opción por el norte es Cantabria, donde destacamos Santander. Un lugar lleno de zonas verdes para disfrutar de la naturaleza. Hay muchas playas en esta región, pero sobresale la Playa del Sardinero, ya que cuenta con un parque pensado para niños y el imponente palacio de la Magdalena.

Santander cuenta con muchas atracciones para pasar en familia. Uno de los planes es subir en funicular y admirar las vistas de la ciudad y la bahía. Si os gustan las aventuras “más movidas” podéis optar por ir a Forestal Park y hacer uso de las múltiples tirolinas que tiene el parque.

Vista de los jardines de El Piquío en la playa de El Sardinero, Santander.
Eloy Rodriguez via Getty Images
Vista de los jardines de El Piquío en la playa de El Sardinero, Santander.

Cantabria tiene innumerables rincones que os enamorarán. Santillana del Mar es uno de ellos. No os aburriréis en ningún momento porque sus calles invitan a recorrerlas de arriba a abajo. Sus casas bajas, hechas en su mayoría con madera, y sus calles empedradas os harán creer que estáis en un cuento. Pese a las cuestas que pueda tener el lugar, sus calles anchas no supondrán ningún problema ir con un carrito de bebé.

Muy cerca de aquí podréis visitar la Cueva de Altamira para que admiren las pinturas realizadas por nuestros antepasados del Paleolítico en las paredes de las cuevas. Realmente no se se trata de la original por el alto valor histórico que tiene, pero su réplica, localizada en el museo de al lado, esta muy bien lograda.

Calle del pueblo Santillana del Mar, Cantabria.
Sol de Zuasnabar Brebbia via Getty Images
Calle del pueblo Santillana del Mar, Cantabria.

Si la naturaleza es lo vuestro, Asturias es el lugar perfecto donde ir de vacaciones con un bebé. Dejadnos deciros que hay mucho que hacer por el Principado. Cada pueblo es más bonito que el anterior. Entre ellos, encontramos Lastres, una villa marinera con mucho encanto. Tiene un mirador llamado San Roque, desde el que se pueden obtener una vistas magnificas de la localidad. Y como los peques suelen sentir admiración por los dinosaurios no podréis pasar por alto el Museo Jurásico de Asturias. Un viaje de millones de años al pasado en el que os quedaréis boquiabiertos viendo el tamaño de estas increíbles criaturas.

Otro paraje que visitar es el Parque Natural de Somiedo. Osos o gatos monteses son algunos de los animales que se encuentran protegidos aquí, donde además podréis hacer un magnífico picnic junto a los grandes lagos naturales distribuidos por el parque.

Ruta por el Parque Natural de Somiedo, ubicado en Asturias.
Crispin la valiente via Getty Images
Ruta por el Parque Natural de Somiedo, ubicado en Asturias.

Islas Baleares

Por todos es sabido que España tiene islas paradisiacas y la mejor época para disfrutarlas es el verano. No nos engañemos, es un planazo. Así que, aquí va otro destino de vacaciones donde ir con bebés.

Tanto las Islas Canarias como las Baleares son lugares pensados para relajarse y disfrutar de unos merecidos días de descanso. No obstante, entendemos que la lejanía de las Islas Canarias puede echar para atrás a muchos padres que viajen con su bebé. Es por eso que nos quedaremos con las Islas Baleares en esta ocasión, siendo Mallorca y Menorca las candidatas ideales.

En ambas islas es posible disfrutar de unas calas preciosas, con arenas blancas y aguas cristalinas. Las fotografías que puedes hacer de tu bebé en estos paisajes pueden ser espectaculares.

Cala del Moro, en Mallorca, Islas Baleares.
cinoby via Getty Images
Cala del Moro, en Mallorca, Islas Baleares.

Existen muchas rutas para hacer con carritos de bebés por Mallorca. Por ejemplo está la Vía Verde de Manacor. Un recorrido de 28 kilómetros ideal para ir en bici o caminando. Podrás descansar en las áreas habilitadas, en los bancos y en las numerosas zonas verdes que acompañan este camino. ¡Ah! También es un sitio ideal si no sabéis donde ir de vacaciones con vuestro perro.

Otra ruta posible es pasear desde el pueblo de Petra hasta el monte Puig de Bonany. Es recomendable dejar el coche al pie de las montañas y subir la carretera a pie para admirar el bello paisaje que ofrece la isla.

Vista de la Iglesia de Bonany, en Petra, Mallorca.
Westend61 via Getty Images
Vista de la Iglesia de Bonany, en Petra, Mallorca.

Menorca está menos masificada que el resto de islas, por lo que puede ser una gran opción si queréis paz y tranquilidad. Aquí, hay un nombre propio que destaca sobre el resto para ir de vacaciones con el bebé: cala en Porter. Es un destino muy familiar, por lo que no es difícil ver a otros papás por la zona. Lo bueno es que cuenta con todos los servicios necesarios para pasar unos días de total tranquilidad y se encuentra a pocos minutos del aeropuerto.

En Castell podréis conocer un bonito pueblo portuario, donde además podéis visitar la Fortaleza de la Mola de Mahon. Podéis terminar vuestro día caminando por la orilla del mar en la playa de Sant Tomás y disfrutar de una bonita puesta de sol.

Cala en Porter, Menorca.
Stefano Salvetti via Getty Images
Cala en Porter, Menorca.

Portugal

Lo ideal es siempre empezar por viajes no muy largos, que no afecten mucho al bebé. No obstante, si vuestro deseo es seguir ampliando fronteras, Portugal es el destino perfecto donde ir con bebés de vacaciones. Se puede ir tanto en coche como en avión, aunque en este último caso es recomendable visitar al pediatra antes de embarcarnos para que valore personalmente posibles riesgos.

Nuestros vecinos pueden presumir de tener un país realmente bonito, seguro, amigable y con mucho por ver y descubrir. Entre estos lugares encontramos Olhos de Agua, un precioso pueblo del Algarve donde disfrutar de enormes playas, de fácil acceso, y donde además se encuentra el mejor parque oceanográfico del país: Zoomarine.

Parque Zoomarine, en la Albufera, Algarve, Portugal.
Felipe Rodrguez / 500px via Getty Images
Parque Zoomarine, en la Albufera, Algarve, Portugal.

Por supuesto, no podemos olvidar la capital, Lisboa. En esta ciudad hay muchos sitios que ver como son el Castillo de San Jorge, la Torre de Belem o el Monumento a los Descubrimientos. A los niños les encantará subirse al tranvía (de hecho es una muy buena forma de moverse por la ciudad). Sin embargo, la mayor atracción para los nenes será el Parque de las Naciones, donde encontramos el Océanario, el segundo mayor acuario de Europa.

Para los más golosos, encontrarán en Portugal su sueño hecho realidad. Hablamos del hotel de chocolate. Sí, habéis oído bien. Este peculiar hotel lo encontramos en la zona norte del país (Viana Do Castelo) y cuenta con grandes reclamos para los más pequeños. Hánsel y Gretel o Willy Wonca, entre otros, os darán la bienvenida.

VIsta de Lisboa, con el Castillo de San Jorge al fondo.
Alexander Spatari via Getty Images
VIsta de Lisboa, con el Castillo de San Jorge al fondo.

La vida con bebés

Sugiere una corrección