Seis destinos para ir de vacaciones en octubre

Viajar en octubre siempre es una sabia decisión si quieres evitar aglomeraciones y viajar tranquilo. Descubre a dónde viajar este octubre y disfruta de tus vacaciones.
Pagoda Chureito y Monte Fuji en otoño.
DoctorEgg via Getty Images
Pagoda Chureito y Monte Fuji en otoño.

Viajar en temporada baja es una opción cada vez más popular para los que buscan ahorrar unos cuantos euros a la hora de reservar su alojamiento o transporte tanto dentro como fuera de España. Por este motivo, viajar en octubre se ha convertido en una posibilidad sobre la mesa para cada vez más familias, parejas e incluso grupos de amigos. Hay quienes dividen sus vacaciones entre verano y una escapada en otoño y quienes prefieren directamente atrasarlo y disfrutar de unas estancias más largas fuera de la época estival, más turística y masificada.

Sin embargo, a la hora de elegir destinos a donde viajar en octubre, las posibilidades son muy distintas a las que plantean los lugares elegidos para agosto o septiembre. No todos los destinos de playa mantienen una temperatura agradable o lo suficientemente alta para poder disfrutar de los arenales o tomar el sol. Eso sí, en esta época del año se abren otras muchas posibilidades como la visita turística de distintas ciudades o cascos históricos, así como aprovechar celebraciones como el Oktoberfest en Alemania o la llegada del otoño en Japón.

Aunque esto hace que haya una gran oferta de destinos por todo el mundo y que sea aún más complicado elegir uno para viajar en octubre. Para ayudar decidirse un destino donde viajar en octubre, publicaciones especializadas como Traveler recomiendan tanto destinos internacionales como nacionales de los que hemos seleccionado algunos de ellos:

Berlín y Múnich

En Europa, Alemania se lleva la palma como destino al que viajar en octubre, gracias a sus festivales artísticos y a su archiconocido festival de la cerveza Oktoberfest. Eso sí, durante este mes puede que haya mayor afluencia turística que en otros meses del año y que sea difícil encontrar alojamiento sin suficiente previsión o que sea más caro de lo esperado.

Desde 2005 la primera quincena de octubre, Berlín se llena de color con su festival de las luces en el que 45 monumentos de la capital germana, desde la Puerta de Brandenburgo ​​al mercado de los Gendarmes o la Torre de Televisión, se llenan de proyecciones con numerosos colores y formas en el que es el festival de videomapping más popular del mundo. Las proyecciones se prolongan desde las 19:00 a la 1:00 y hay numerosas visitas guiadas y organizadas que explican las distintas intervenciones de los artistas que forman parte del festival.

Catedral de Berlín durante el Festival de las Luces.
Yannick Tylle via Getty Images
Catedral de Berlín durante el Festival de las Luces.

Bastante más antiguo es el otro foco de atracción del mes de octubre en Alemania: el Oktoberfest de Múnich. Con una duración de entre 16 y 18 días esta fiesta es imitada en todo el mundo, pero la original sigue siendo un destino donde viajar en octubre especialmente para los amantes de la cerveza. En ella se reúnen entre seis y siete millones de visitantes al año en las 17 carpas en las que se pueden degustar distintos tipos de cerveza y comidas tradicionales. Además, en el recinto hay varias atracciones de feria y escenarios con espectáculos que van desde la polka hasta la música más actual.

Santorini

Esta turística isla griega es uno de los mejores destinos para el mes de octubre por su caída en los precios en comparación con la temporada alta y la menor cantidad de turistas en comparación con los meses de verano. Sin embargo, la temperatura mínima sigue siendo cálida —con una media de entre 17ºC y 22ºC— y sigue permitiendo estar en la playa y bañarse por sus cristalinas aguas.

Considerado como el atardecer más bonito del mundo, las vistas de la isla desde Oia con las casas e iglesias blancas con techos y toques azules con los toques anaranjados son las más fotografiadas por los turistas. Además de la histórica Oia, también es recomendable la visita por la localidad de Fira y su puerto viejo. Otro punto para ver las preciosas vistas de la isla es el mirador de Skaros Rock en la localidad de Imerovigili o el faro de Akrotiri, aunque este último también está muy cotizado entre los turistas.

Vista desde Oia, en Santorini
SEN LI via Getty Images
Vista desde Oia, en Santorini

Lejos de esperar arena blanca, las mayoría de playas de Santorini tienen una característica arena oscura y suelen ser bastante rocosas. Pero eso no hace que pierdan menos encanto, por ejemplo, en la isla está la playa Roja llamada así por el color de sus impresionantes acantilados, o la playa Blanca, que recibe su nombre por un motivo similar. También es muy popular y recomendable la playa de Vlychada con sus acantilados esculpidos por el viento y el agua. Además este arenal tiene sus aguas poco profundas, por lo que se convierte en una opción perfecta para acudir si se viaja en familia.

Teruel

La ciudad de Teruel y su provincia es uno de los mejores destinos donde viajar en octubre en España. Además, su no excesivo tamaño permite que sea también una opción perfecta para una escapada de fin de semana. Eso sí, a la hora de trasladarte a esta ciudad aragonesa has de tener en cuenta que se puede llegar en autobús o en tren (previa conexión con Zaragoza, desde donde se tardan 2 horas y media).

A Teruel se la conoce como la ciudad mudéjar por la cantidad de edificios y estructuras pertenecientes a este estilo arquitectónico. Entre ellos destaca la escalinata neomudéjar del Paseo del Óvalo alzada a comienzos de los años 20 para unir la estación de ferrocarril, situada en lo alto de la colina, con el casco histórico de la ciudad. Pero si hay un símbolo de la ciudad esa es la Torre de El Salvador, perteneciente al primer cuarto del siglo XIV, que también ejerce la función de puerta de la ciudad.

Escalinata de Teruel.
Federica Grassi via Getty Images
Escalinata de Teruel.

También en el centro histórico de la ciudad se encuentra la Iglesia de Santa María de Mediavilla, catedral de la ciudad, de ella destaca especialmente la techumbre mudéjar tallada en madera que fue declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1986. También ese año se declaró con el mismo distintivo de las Naciones Unidas se encuentra la Torre de San Martín, adosada a la iglesia del mismo nombre y construida entre 1315 y 1316. En este conjunto se encuentra el Museo de los Amantes, con el Mausoleo de los amantes donde se encuentran las tumbas de Juan Diego Martínez de Marcilla e Isabel Segura, protagonistas de la conocida leyenda. Pero si hay que hablar de algo icónico de Teruel es de su plaza del Torico, con la diminuta estatua del toro sobre una columna a la que la peña que preside ese año las fiestas coloca su tradicional pañuelo durante las fiestas.

Bali

A pesar de estar situado en zona monzónica, Bali es una buena opción a donde viajar en octubre porque el monzón empieza a finales de mes y suele ser muy suave, sin grandes lluvias torrenciales. Sin embargo, muchos turistas piensan que el monzón en esta zona es similar al de Malasia u otras zonas de Indonesia por lo que los precios bajan considerablemente este mes. Como recomendación para los viajeros y teniendo en cuenta el clima de la isla, se suele recomendar viajar siempre con prendas frescas, transpirables y que sequen rápido.

Entre los lugares a visitar en Bali destaca el Templo Luhur Uluwatu, situado sobre un acantilado de 75 metros en el sur de la isla desde él se puede ver una de las puestas de sol más espectaculares del Océano Índico. Otro de los templos recomendados para su visita por las vistas que proporciona es el de Pura Tanah Lot, situado sobre un islote en mitad del mar al sur de la isla. La ciudad de Ubud, situada en el centro de la isla, es el lugar perfecto para alojarse en la isla si no se realiza una ruta circular. En ella se pueden visitar distintos templos, mercados, casas tradicionales y centros de yoga —especialidad del país— y también la reserva natural conocida como Bosque de los Monos, con unas ruinas donde los simios viven libremente —se recomienda tener especial cuidado con las pertenencias—.

Terrazas de arroz de Bali.
Nico De Pasquale Photography via Getty Images
Terrazas de arroz de Bali.

Elegir Bali como destino de vacaciones en octubre también es una buena opción para ir a la playa porque durante este mes las temperaturas aún lo permiten. Una de las más conocidas es la playa de Kuta, destino surfero por excelencia y con una animada vida nocturna. Otro de los arenales más conocidos de la isla es la playa de Jimbaran, con menos afluencia de turistas que la de Kuta. Si se dispone de más tiempo se recomienda visitar la playa Tulamben, donde se puede realizar snorkel y buceo y observar incluso un barco hundido de la Segunda Guerra Mundial. Para los que prefieran hacer rutas de senderismo por la naturaleza, las terrazas de arroz que ocupan gran parte de la isla y son muchos los itinerarios que ofrecen allí.

Tokio

El otoño —y concretamente el mes de octubre— es una época mágica para visitar Japón, el cambio de color de las hojas de los árboles en esta estación del año propicia que numerosos festivales bajo la festividad del momiji. Literalmente proviene de la palabra momizu, que significa teñir de rojo y gari que quiere decir caza, aunque su significado global en español sería algo así como ‘caza de arces con las hojas teñidas de rojo’.

Todos los enclaves cercanos a Tokio como el monte Takao o el Valle de Todoroki, en la ciudad de Setagaya —a apenas 15 minutos en coche de Tokio— o los boscosos árboles que rodean el santuario Meiji Jingui se tiñen de tonos rojizos y naranjas por lo que es la época perfecta, junto con la primavera y la floración de los cerezos (sakura) para visitarlos.

Subida al Monte Takao en otoño.
Selina Yau via Getty Images
Subida al Monte Takao en otoño.

Además, Tokio es un destino perfecto para viajar en octubre por sus festivales culturales. Por ejemplo, el 4 de octubre tiene lugar el Chushu Kangen-sai en el santuario sintoísta Hie de la ciudad, en él se puede disfrutar de música gagaku —la música que se ha ido interpretando desde hace siglos en la corte imperial—, danzas tradicionales como el bugaku —danza imperial con grandes máscaras y trajes— y kagura —bailes dedicados a los dioses sintoístas—. Eso sí, la entrada a estos espectáculos deben adquirirse previamente y cuestan en torno a 3.000 yenes (unos 21 euros). También en el mes de octubre tienen lugar otros festivales como el Ikegami Honmonji O-Eshiki en honor al sacerdote Nichiren en el que participan más de 300.000 personas, también a mediados de mes hay un festival en el barrio de Ginza con desfiles, exhibiciones, música y mercadillos.

León

La ciudad de León es uno de los mejores destinos para el mes de octubre ya que todavía no han bajado las temperaturas y pasear por la ciudad sigue siendo agradable, aunque haya que hacerlo más abrigado que en verano, y permite tanto una estancia más larga, explorando la provincia y localidades cercanas como una escapada de un fin de semana únicamente a la capital. Además, en el mes de octubre tiene lugar la fiesta de San Froilán en León, en la que entre otras exhibiciones, desfiles y mercadillos, se exponen los pendones de los pueblos de la provincia y donde mozos los bailan frente a la Catedral con los sones de las tradicionales panderetas.

Nave principal y órgano de la catedral de León.
Andrea Pistolesi via Getty Images
Nave principal y órgano de la catedral de León.

El casco histórico de León incluye numerosos lugares para no perderse como son la Catedral y sus impresionantes vidrieras de estilo gótico. Además, durante el mes de octubre suelen programarse ciclos de conciertos de órgano en el templo catedralicio, considerado el más moderno de Europa. También es de visita obligada la Casa Botines, diseñada por Gaudí de estilo neogótico y modernista. Por supuesto, entre las visitas obligadas está la de la Colegiata de San Isidoro, una de las obras románticas más importantes de España, donde se ubica el Panteón de los Reyes de León con las pinturas y frescos más importantes y mejor conservados de este periodo histórico.

Dentro del centro de la ciudad, los amantes de la gastronomía tienen una parada obligada en el barrio húmedo —la antigua judería de la ciudad con lugares de parada obligada como la Plaza del Grano— donde se sitúan numerosos bares calificados como los mejores para tapear —la tapa es gratis con la bebida— y que hicieron que la ciudad fuera galardonada como Capital Española de la Gastronomía 2018. La provincia de León también tiene varias paradas obligadas para aquellos que busquen disfrutar de la gastronomía de la región como es Astorga y su cocido maragato o Valdevimbre con sus típicas tapas y su reconocida tortilla guisada.

Lago Maggiore, Italia

Viajes de otoño

Sugiere una corrección