'Don't Worry Darling': de dónde sale el culebrón que salpica a la película de Olivia Wilde

La enemistad entre Florence Pugh y Wilde, la relación de esta última con Harry Styles y el ¿despido? de Shia Labeouf son algunos de los motivos.
|
Florence Pugh y Harry Styles en 'Don't Worry, Darling'
'Don't Worry, Darling'/ Youtube
Florence Pugh y Harry Styles en 'Don't Worry, Darling'

El festival de Venecia empieza la semana con uno de sus platos fuertes, Don’t Worry Darling. La película de Olivia Wilde se proyecta en el certamen italiano fuera de concurso y rodeada de una intensa polémica que se ha intensificado en la última semana.

El último episodio tiene como protagonista precisamente al festival: Florence Pugh, la intérprete principal de la cinta, no ha acudido a la rueda de prensa de presentación de la película y solo ha asistido a la alfombra roja. Ante las preguntas de los periodistas, Wilde ha declinado comentar los rumores sobre la ausencia de Pugh y la ha calificado como “una fuerza”.

Hace unos días ya se confirmó que la actriz no promocionaría Don’t Worry Darling, que se estrena en cines el 23 de septiembre, en las próximas semanas. La razón oficial es que está rodando la segunda parte de Dune en Budapest, pero los rumores sobre una posible enemistad entre ella y Wilde son cada vez más intensos.

La situación era muy distinta en 2020, cuando se anunció el reparto de la película, que en teoría iban a protagonizar Pugh, Chris Pine y Shia Labeouf, que posteriormente fue sustituido por Harry Styles. Entonces, la nominada al Oscar no dudó en mostrar su emoción en redes y en llamar a Olivia Wilde su ”ídolo”.

Cuando la cinta terminó de rodarse en febrero de 2021 las cosas habían cambiado radicalmente y Pugh dedicó una larga publicación de agradecimiento en su cuenta de Instagram al equipo de Don’t Worry Darling donde no había ni rastro del nombre de la directora. En los meses posteriores, la actriz apenas ha promocionado la película en sus redes sociales a pesar de ser muy activa y, cuando lo ha hecho, se ha limitado a publicar el tráiler.

Las discrepancias entre Pugh y Wilde también se hicieron evidentes cuando la actriz reveló en una entrevista en Harper’s Bazaar que no le parecía bien la hipersexualización de la película. “Cuando todo se reduce a tus escenas de sexo, o a ver al hombre más famoso del mundo practicándole sexo oral a alguien, no es la razón por la que hacemos esto. No es la razón porque la que estoy en esta industria”, lamentó Pugh.

Este verano, una fuente revelaba a Us Weekly que había habido “discrepancias” tanto a nivel profesional como personal entre ellas, y que ese era el motivo por el que Pugh no promocionaría la cinta. En agosto, Variety publicó un extenso perfil de Wilde en el que defendía las escenas de sexo para plasmar en pantalla el placer femenino y alababa el trabajo de Pugh. La revista especializaba indicaba además que Pugh no había querido participar en el perfil de la directora como sí habían hecho otros compañeros.

Pugh con el equipo de Don't Worry Darling en su única aparición.
Vittorio Zunino Celotto via Getty Images
Pugh con el equipo de Don't Worry Darling en su única aparición.
Florence Pugh, en la alfombra roja de 'Don't Worry Darling'.
Daniele VenturelliWireImage
Florence Pugh, en la alfombra roja de 'Don't Worry Darling'.

El ¿despido? de Shia Labeouf

En el perfil de Variety, Olivia Wilde también hablaba sobre la salida de Shia Labeouf del proyecto, dejando caer que lo había despedido por su naturaleza “combativa” para que Florence Pugh se sintiera cómoda durante todo el proceso.

Labeouf, denunciado por abuso sexual por su expareja, FKA twigs, tiene un amplio historial de comportamientos reprobables que le persiguen. Para defenderse de las declaraciones de Wilde, el actor envió a la revista unas capturas de unos mensajes y correos electrónicos que cruzó con la directora sobre su participación en la película en los que él decía que quería dejar el proyecto por falta de tiempo y por falta de “ensayos”.

El actor también adjuntó un vídeo de la directora en el que intentaba convencerle de quedarse. Según Labeouf, él renunció el día después de que Wilde le enviara ese vídeo, aunque ella siguió intentando que el intérprete se quedara en el proyecto. En otro mensaje, Wilde dice que está “con el corazón roto” por la situación, que quiere intentar solucionarlo y que esto podía ser una “llamada de atención para Miss Flo—Florence Pugh—”.

Fuera como fuera su salida, Labeouf fue sustituido por Harry Styles, que terminaría empezando una relación con Olivia Wilde, un factor que, según algunas fuentes, despertó incomodidad dentro del set de rodaje.

En febrero de 2021, después de terminar de grabar, Wilde recibió un aluvión de críticas por una publicación en la que alababa la valentía de Styles por aceptar un papel secundario en una película en la que una mujer es la protagonista y permitir que Pugh brillara. Muchas personas señalaron lo absurdo del texto ya que Styles solo ha tenido un papel hasta ahora en la industria del cine, una participación menor en Dunkerque, y Pugh ha estado nominada al Oscar.

Sugiere una corrección