INTERNACIONAL
01/07/2021 04:33 CEST

Dos jefes del espionaje serbio, condenados a 12 años de prisión por crímenes de guerra en Bosnia

Jovica Stanisic y Franko Simatovic respaldaron e instaron a grupos paramilitares a cometer asesinatos y deportaciones masivas.

EFE/Piroschka van de Wouw
Jovica Stanisic y Franko Simatovic, ante el Tribunal Penal Internacional de La Haya, este miércoles.

El exjefe del servicio secreto serbio Jovica Stanisic y su adjunto, Franko Simatovic, han sido condenados este miércoles por la Justicia internacional a 12 años de prisión cada uno por respaldar e instar a grupos paramilitares a cometer asesinatos y deportaciones masivas de civiles en una ciudad de Bosnia en 1992.

La sala los consideró responsables de “ayudar e incitar” al asesinato, que constituye un crimen de guerra, y a la “deportación, traslado forzoso y persecución”, como crímenes de lesa humanidad, cometidos por las fuerzas serbias tras hacerse con el control de la zona de Bosanski en abril de 1992.

Sin embargo, el Mecanismo para los Tribunales Penales Internacionales (MTPI), que heredó en 2017 los procesos pendientes del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY), no consideró que haya evidencias suficientes para demostrar su implicación en otros crímenes similares cometidos por estas unidades en otras regiones de Bosnia y Croacia en los años 90.

Armar, organizar y financiar grupos paramilitares

Los jueces solo les han considerado responsables, como hombres del presidente serbio Slobodan Milosevic (fallecido en 2006 antes de ser sentenciado por los crímenes de los Balcanes), de armar, organizar y financiar grupos paramilitares que cometieron “actos inhumanos” contra la mayoría no serbia, delitos por los que se les condena a 12 años de cárcel.

La sentencia puede ser recurrida y la pena tendrá en cuenta el tiempo que los acusados pasaron ya en la prisión de La Haya.

Stanisic, de 70 años y exjefe del Servicio de Seguridad del Estado de Serbia (SDB), y Simatovic, de 71 y excomandante de la unidad de fuerzas especiales (JSO), estaban acusados de organizar unidades de combate que lucharon para la expulsión de poblaciones enteras de bosnios y croatas, como parte de una empresa criminal conjunta (JCE) liderada entre 1991 y 1995 por Milosevic.

La Fiscalía pedía cadena perpetua

La Fiscalía del TPIY había pedido cadena perpetua para Stanisic y Simatovic porque considera que tuvieron “una responsabilidad criminal” por el “papel principal” desempeñado en el establecimiento de unidades secretas serbias que “asesinaron” a civiles croatas y musulmanes, y “los expulsaron” de sus propios territorios con el objetivo de establecer “una Gran Serbia”, tras la disolución de la antigua Yugoslavia en 1991.

Este juicio contra Stanisic y Simatovic, que se declararon inocentes y fueron absueltos hace ocho años en un primer juicio, se ordenó en 2015. La Sala de Apelaciones del Tribunal revocó la decisión de la Sala de Primera Instancia debido a que esta última “incurrió en un error de Derecho al no juzgar” la “responsabilidad directa” de los acusados en los crímenes que sus unidades especiales cometieron.

El fiscal Serge Brammertz, que revisará “con cuidado” la sentencia antes de decidir si existen motivos para apelar, subrayó este miércoles que las condenas a Stanisic y Simatovic son “pasos adelante para garantizar la rendición de cuentas de los principales responsables de los crímenes atroces cometidos” en la región en los 90.

“Si bien este es el último juicio celebrado en La Haya, quedan miles de sospechosos de crímenes de guerra en los países de la antigua Yugoslavia que aún no han sido procesados. Continuaremos nuestros intensos esfuerzos para dar apoyo y asistencia a las contrapartes nacionales y asegurar que se logre más justicia para más víctimas”, reiteró.

ESPECIAL PUBLICIDAD