INTERNACIONAL
09/10/2019 13:22 CEST | Actualizado 09/10/2019 18:57 CEST

Merkel califica de atentado el ataque con dos muertos contra una sinagoga en Alemania

El ataque se ha producido en las cercanías de una sinagoga y el presunto autor de los hechos ha sido detenidos.

EFE
La policía en plena operación de detención del autor del tiroteo en Halle

La Fiscalía Federal de Alemania ha asumido la investigación del ataque registrado hoy en la ciudad de Halle (este del país), en las inmediaciones de una sinagoga y luego en un local de comida turca, en que han muerto dos personas. Merkel ha calificado de atentado el ataque.

Este departamento, al que compete la investigación en casos de sospecha de terrorismo u otro tipo de trasfondo extremista, trata de esclarecer el trasfondo del ataque, perpetrado por al menos un hombre en traje aparentemente militar y enmascarado.

Fuentes policiales han informado de la detención de un hombre tras un ataque que arrancó de las inmediaciones de una sinagoga, a la que no ha podido acceder debido a las medidas de seguridad especiales establecidas con motivo del Yom Kipur.

En el templo se encontraban por entonces 60 o 70 personas, según fuentes de la comunidad judía. El atacante irrumpió poco después en un local de comida rápida turca, a unos 300 metros de la sinagoga.

Un comportamiento “muy marcial”

Una de las víctimas, un hombre, murió dentro del local turco, mientras que la otra, una mujer, fue abatida en plena calle, cerca del cementerio adyacente a la sinagoga.

Un testigo presencial que se encontraba en el local ha relatado a ese canal que el agresor iba en traje militar, con un casco o máscara, y que llevaba un arma automática y lo que parecía una granada de mano.

De acuerdo con el relato de este ciudadano, en el momento del ataque se encontraban en el local unas cinco o seis personas y el atacante tenía un comportamiento “muy marcial”.

En unas imágenes difundidas por la televisión pública regional Mdr, captadas por otro testigo, se ve a un hombre efectivamente vestido con traje de apariencia militar y casco que desciende de un auto y empieza a disparar desde la calle.

Se investiga, en paralelo, una posible relación entre ese ataque y otro tiroteo producido poco después en Landsberg, a unos 15 kilometros de Halle, ciudad del estado federado de Sajonia-Anhalt.

La policía local ha llamado a la población a permanecer en sus casas y extremar precauciones hasta que se aclare completamente lo ocurrido.

Inicialmente, las fuentes policiales de Halle hablaron de un único agresor -un hombre-, mientras que poco después partían ya de la base de que se trataba de varias personas.

El semanario Der Spiegel apunta a que fueron dos hombres, que uno huyó en un taxi en dirección a la autopista, donde fue detenido, mientras que el segundo siguió en otro automóvil.

Supuestamente este segundo agresor se dio a la fuga, al parecer en dirección a Leipzig, en el vecino “Land” de Sajonia.

El portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, ha calificado de “terrible noticia” lo sucedido en Halle y expresó su esperanza en que las fuerzas de seguridad detengan “lo más rápido posible” a los agresores y que “ninguna persona más corra peligro”.

Desde el Ministerio de Interior se ha hecho hincapié en que el trasfondo del ataque está aún por aclarar y se llamó a no precipitar especulaciones.

En los “Länder” de Sajonia y Sajonia-Anhalt se ha reforzado la seguridad en torno a los templos judíos, de por sí fuertemente vigilados estos días por celebrarse el Yom Kipur.

Según el diario Bild, el tiroteo se ha producido en las cercanías de una sinagoga y el hombre habría lanzado además una granada de mano en el cementerio judío. 

El tiroteo se ha producido en la Humboldtstrasse, informa la televisión pública regional mdr, que apunta asimismo a la existencia de un templo judío en la zona y precisa que se desconoce si hay relación directa entre éste y el ataque.

Halle es una ciudad del estado federado de Sajonia-Anhalt, a 170 kilómetros en dirección suroeste de Berlín.

ESPACIO ECO