TENDENCIAS
30/11/2018 16:49 CET | Actualizado 30/11/2018 17:20 CET

Edu Galán: "Esto no es 'Mongolia' o Dani Mateo, es una cuestión democrática"

Entrevista al humorista, miembro de 'Mongolia', tras la cancelación de un espectáculo de la revista en Valencia por amenazas fascistas.

MONGOLIA
Edu Galán, de 'Mongolia'.

El espacio cultural La Rambleta de Valencia ha anunciado este viernes la cancelación del espectáculo Mongolia sobre hielode la revista Mongolia que iba a celebrarse este fin de semana en dos funciones. El motivo: las amenazas de grupos de ultraderecha a los trabajadores del centro.

Según La Rambleta, no se podía garantizar la seguridad del espectáculo, algo que acata pero no comparte la revista Mongolia, desde donde no entienden que no se pueda asegurar la integridad de los asistentes al evento en una ciudad donde se celebran partidos de fútbol de alto riesgo.

Tras la intervención de la Delegación del Gobierno, la dirección del teatro valenciano ha informado de que mantendrá las dos funciones. En un comunicado, la empresa que gestiona ese centro cultural de titularidad municipal informa de que ha adoptado esta decisión tras una reunión "urgente" mantenida con miembros de los cuerpos de seguridad del Estado y tras el "compromiso" de la Delegación del Gobierno de "garantizar la seguridad del público asistente".

Poco antes de esta decisión, Edu Galán, miembro de Mongolia, ha explicado, en conversación telefónica con El HuffPost, cómo han vivido las últimas horas.

¿Cómo os comunican la cancelación del espectáculo?

Llevamos toda la semana con el runrún. De hecho, el espectáculo se ha publicitado poco esta semana. Teníamos amenazas desde el domingo pasado, nosotros reaccionamos violentamente en Twitter contra esto y han empezado a amenazar a los trabajadores y nos han comunicado que han decidido suspenderlo. Pero ahora mismo estamos ahora estamos en un impás, porque ha entrado la Delegación del Gobierno y a lo mejor es posible que se celebre finalmente. Eso sería la buena noticia.

Pero claro, ha sido una semana muy complicada, no tanto para nosotros, que tengo el culo pelao de que nos amenacen, sino para esta pobre gente, que no está acostumbrada. Siempre tenemos esta sensación, que tú la lías parda pero ellos tienen que volver el lunes. Pero estos hijos de puta, que vienen del mundo policial, guardias de seguridad, porteros de discoteca, saben quién es quién. Y claro, asusta, porque tú no te metes a trabajar en un teatro para que te den dos hostias.

¿Habéis tenido conocimiento de que haya pasado algo a los trabajadores después de uno de vuestros espectáculos?

No, pero sí es cierto que durante esta semana ha habido mails a trabajadores de Rambleta diciéndoles que saben dónde aparcan y estas cositas, que son muy divertidas. Nunca pasa nada, pero hasta que pase.

"No podemos tener miedo: vamos a actuar sí o sí"

Se va a celebrar, si no mañana, pasado o cuando sea, porque ese es el compromiso. Se trata de señalar cosas que no funcionan en nuestra sociedad. No puede ser que hace un mes Dani Mateo haya tenido que cancelar en Valencia por presiones ultras y no puede ser que lleguemos al punto de que unos grupos ultras impidan la realización de un espectáculo de Mongolia. Espero que las autoridades hayan tomado nota y que no pase una tercera vez. Tenemos que llegar a esto para que no siga pasando, porque si nos callamos, estos se creen que todo el monte es orégano.

¿Tenéis pensado buscar otro sitio u otra fecha en Valencia?

No, el sitio es ese. La ultraderecha no nos puede cambiar de sitio. La idea es, o recuperar las fechas mañana o pasado, o si no se puede, la más próxima que se pueda, hacerlo en La Rambleta, siempre que nos aseguren que se puede.

¿Habéis hablado con la Policía o la Delegación del Gobierno?

No, eso corresponde a La Rambleta, que es una instalación municipal que tiene línea directa. Nosotros simplemente estamos contratados. Lo único que decimos es que no podemos tener miedo. El miedo es libre, pero nosotros vamos a actuar sí o sí. Lo que no puede ser es que nos digan que no está garantizada la seguridad nuestra ni de nuestro público. Porque es un espectáculo de humor, no el Ejército norteamericano. No puede venir el público muerto de miedo a un show de humor, que nadie te obliga a verlo.

"No puede ser que el público venga muerto de miedo a un 'show' de humor"

Eso decís en vuestro comunicado, que no entendéis cómo no se puede garantizar la seguridad de un espectáculo como el vuestro cuando se celebran eventos como partidos de fútbol.

Eso es lo que nos preguntamos como parte de la cadena, pero no como parte gestora de esto. La parte gestora es La Rambleta, el Ayuntamiento y la Delegación. La Delegación manda un mensaje diciendo que asegura seguridad, por tanto la pelota está ahora en La Rambleta y el Ayuntamiento. Nuestra línea roja es que no vamos a actuar en ningún sitio en el que nuestra seguridad no esté asegurada. A partir de ahí, tendrán que asegurarla y, si no la aseguran, nos convertimos en el lejano Oeste. Es una cosa inaudita en una ciudad que organiza partidos de la Champions.

Vosotros habéis actuado en situaciones similares, ¿no?

En Cartagena con cuatro lecheras, en Sevilla con macarenos dentro... Pero siempre pensamos que no podemos ceder, porque empiezas cediendo esto y al final, pues ocurre lo que está pasando. Hay que poner el cuerpo. Nosotros, como estamos tan hartos, sabemos dónde estamos, lo que queremos y vamos a ir a ese sitio aunque no les guste. Que tienen todo el derecho de protestar en la puerta, ¿eh? Eso vaya por delante, que yo creo en la libertad de expresión, que pueden armarla en la puerta. Pero de ahí a entrar con armas, amenazando dentro, eso es otro rollo.

"La libertad de expresión está muy por encima de las manifestaciones"

¿Qué está pasando en este país con la libertad de expresión?

Básicamente, que esto no es Mongolia o Dani Mateo, es una cuestión democrática. Unos señores no pueden decidir qué se programa y qué no. La libertad de expresión está muy por encima de estas manifestaciones y para que existan estas manifestaciones tiene que haber libertad de expresión. Garantizándola, se conservan nuestros derechos. Esto ya es importante como sociedad, entender que no pasa nada con que no te guste, con que te manifiestes, pero otra cosa es ejercer la violencia, la intimidación. Eso ya es delincuencia, sea de la ideología que sea. Cuando hay gente que en un espectáculo de cómicos se ata a las puertas porque no le gusta su comedia, me parece boicot, eso no forma parte de la libertad de expresión, achantar a los espectadores. Que te guste o no, eso es otro tema, pero el paso de amenazar, eso es otra cosa.