NOTICIAS
31/03/2021 03:41 CEST

EEUU destaca los ataques a la prensa de parte del Gobierno español en su informe sobre derechos humanos

El Departamento de Estado recoge declaraciones de Sánchez, Iglesias y Echenique y señala denuncias contra Vox.

Mandel Mgan/AP
El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken.

La situación política española no ha escapado al escrutinio del último informe sobre los derechos humanos en el mundo que elabora cada año Estados Unidos y repasa la situación en cada país. En el apartado de libertad de prensa, el documento, correspondiente al ejercicio 2020, indica que “hubo múltiples informaciones sobre miembros del Gobierno atacando a ciertos medios de comunicación y periodistas concretos”. 

El Departamento de Estado de EEUU recoge en su informe las quejas de varias organizaciones defensoras de la libertad de prensa en España y menciona declaraciones del presidente Pedro Sánchez; el hasta ahora vicepresidente Pablo Iglesias, líder de Podemos; y de Pablo Echenique, portavoz parlamentario del mismo grupo. 

El documento, publicado este martes, no expresa ninguna opinión de Washington sobre la actuación de Sánchez y se limita a recoger las quejas de organizaciones como Reporteros Sin Fronteras (RSF).

“Los medios independientes se mantuvieron activos y expresaron una gran variedad de visiones sin restricciones. Reporteros Sin Fronteras y otras organizaciones de libertad de prensa, sin embargo, indicaron que las restrictivas leyes de prensa del país y su aplicación han resultado en censura y la autocensura de periodistas”, señala. 

Ataques verbales

El Departamento de Estado explica que durante el año 2020 “hubo múltiples informes de ataques verbales de funcionarios del Gobierno, que verbalmente atacaron a algunos medios de comunicación y periodistas”.

En este sentido, el informe recuerda que el 1 de marzo del año pasado Sánchez acusó a los medios “conservadores” de “agitar a la sociedad” siempre que pierden unas elecciones. Además, recoge que ese mismo día el vicepresidente, Pablo Iglesias, dijo que los medios críticos con el Gobierno habían “ofendido la dignidad del periodismo”.

También en marzo, según plasma el documento, Iglesias amenazó con enviar a un periodista a prisión por publicar información comprometedora sobre su partido, especialmente en lo relativo a su financiación. Esos comentarios fueron inmediatamente condenados por Asociación de la Prensa de Madrid, señala el Departamento de Estado.

Vox

Además, el documento incluye quejas de RSF sobre Vox, al que acusó de haber provocado ataques verbales y físicos contra periodistas durante unas manifestaciones de mayo en protesta por las restricciones que el Gobierno español había impuesto para evitar la propagación del virus.

Para ejemplificar estos ataques, explican cómo “varias personas agredieron a un fotógrafo que cubría una protesta en Madrid, arrojaron su cámara al suelo y rasgaron su camisa”.

Además de durante las protestas, la organización también ha expresado su preocupación por “el acoso en línea de Vox a periodistas críticos y verificadores de hechos”, mientras que ha condenado al partido por “prohibir a algunos medios de comunicación a asistir a sus conferencias de prensa y eventos electorales”. 

No hubo violaciones significativas de derechos humanos

En el capítulo de España, también destaca que “no hubo información sobre violaciones significativas de derechos humanos”. Y añade que “el Gobierno tenía mecanismos en marcha para identificar y castigar a los funcionarios que cometían violaciones de derechos humanos o cometían actos de corrupción”

En algunos casos, como China, Rusia, Venezuela o Cuba, sí aprovecha para enviar un mensaje sobre violaciones de derechos humanos. El jefe de la Diplomacia, Antony Blinken, ataca con dureza al Gobierno chino, al que acusa de “genocidio” contra los uigures. 

El informe examina el comportamiento de los Gobiernos de todo el mundo respecto a los derechos humanos, aunque no el de EEUU, donde grupos como Amnistía Internacional denunciaron un aumento de las violaciones de los derechos de minorías y migrantes bajo el Gobierno de Donald Trump.