EEUU rechaza la demanda de Rusia de excluir a Ucrania de la OTAN: "Mantendremos el principio de puerta abierta"

La OTAN también mueve ficha y Rusia estudiará las propuestas, aunque sin definir un plazo.

La crisis de seguridad en el este de Europa ha entrado en una nueva fase después de que Estados Unidos rechazara la petición de Rusia de limitar la expansión de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Así le ha comunicado por escrito su respuesta a las propuestas de seguridad que planteaba el Kremlin, tras analizarlas y revisarlas durante más de un mes.

Minutos después de que el embajador norteamericano entregara el informe al gobierno ruso, en rueda de prensa el propio secretario de Estado, Anthony Blinken, ha defendido la decisión destacando el principio de puerta abierta de la OTAN y el apoyo a la libertad de Ucrania para que elija a sus aliados.

En su declaración, el secretario de Estado no ha dado mayor detalle del documento salvo la información que le han conseguido sacar los periodistas acreditados en la sala. Aún así ha dejado claro que no hay sorpresas en el informe y que han puesto por escrito lo que venían diciendo en los últimos días. A la vez ha aclarado que no se trata de un documento oficial de negociación.

“Deja muy claro nuestras posturas y los principios, expresa las preocupaciones y la de los aliados por acciones de Rusia, no solo en Ucrania, y responde a las preocupaciones que nos enviaron y sugiere áreas sobre la base de la reciprocidad”, ha detallado.

El informe también describe áreas en las que EEUU ve potencial para el progreso con Rusia, como el control de armas, transparencia y la estabilidad. En su discurso, Blinken también ha reiterado que Washington y sus socios están “listos” para hacer que Rusia “rinda cuentas” en caso de una invasión de Ucrania, con acciones que supondrían “costes significativos” a su economía, como controles a las exportaciones desde el país euroasiático.

“Si Rusia reduce su agresión hacia Ucrania, detiene su retórica incendiaria y aborda las discusiones sobre el futuro de la seguridad en Europa con un espíritu de reciprocidad, estamos preparados para avanzar donde exista comunicación y cooperación”

- Anthony Blinken, secretario de Estado de EEUU

Aún así, como se desconoce la reacción que tendrá Rusia y dado que la tensión entre los dos países es evidente, Blinken ha insistido en pedir a los ciudadanos norteamericanos que salgan de Ucrania porque ante el inicio de un conflicto bélico no puede garantizar su evacuación.

La OTAN también envía su informe

Este mismo miércoles, la OTAN también ha movido ficha y ha enviado sus propuestas a Rusia a través de un alto funcionario del organismo y en paralelo con Estados Unidos.

Su secretario general, Jens Stoltenberg, lo ha anunciado en rueda de prensa y con un tono conciliador la propuesta “negociada y acordada” por los 30 aliados, y que incluye la negociación en temas como la reducción de armas nucleares, el control de misiles de corto y medio alcance o mayor transparencia sobre maniobras militares.

Del mismo modo que EEUU, la OTAN tampoco compromete el derecho de ningún país a pedir su ingreso en la Alianza por lo que ante la respuesta de Rusia a esta negativa no descarta ningún escenario y ha advertido que están preparados para lo peor.

Por ello ha detallado que tiene a su disposición 5.000 tropas que puede desplegar en cuestión de días si Rusia rechaza la vía del diálogo y apuesta por la invasión militar de Ucrania.

En los últimos días, la OTAN ha reforzado sus posiciones en el Este de Europa, en la zona cercana al conflicto. Entre otros países que han contribuido en el operativo se incluye a España que ha enviado su fragata Blas de Lezo y otras dos embarcaciones de refuerzo.

La respuesta de Rusia

Una vez en su poder, el Kremlin estudia su contenido y decidirán sobre la evolución de la crisis sobre Ucrania aunque sin hablar de una fecha y por las palabras del representante ruso podría demorarse días y hasta semanas.

“Las leeremos, las estudiaremos. Los socios estudiaron nuestras propuestas durante casi un mes y medio”, ha señalado el viceministro Alexandr Grushkó tras recibir los informes.

“Las leeremos, las estudiaremos. Los socios estudiaron nuestras propuestas durante casi un mes y medio”

- Alexandr Grushkó, viceministro de Exteriores ruso

Las garantías de seguridad exigidas por Rusia incluían poner freno a la expansión de la Alianza, el cese de la cooperación militar con las antiguas repúblicas soviéticas y la retirada de tropas y armas a las posiciones que ocupaban antes de 1997.

Blinken ha incidido en que Rusia ahora “tiene que elegir” qué camino tomar y ha insistido en que si elige el de la “agresión” estos actores están “unidos en todo el mundo”.

“Ahora la pelota está en su campo por si eligen la vía de la diplomacia o la militar, estamos preparados para ambas”, ha respondido.