POLÍTICA
12/07/2019 11:26 CEST

EEUU investiga a Francia por su impuesto a los gigantes de internet

El Gobierno de Donald Trump ha anunciado que el impuesto va dirigido injustamente a compañías tecnológicas con sede en su país

EFE
Donald Trump

El Gobierno estadounidense ha anunciado el inicio de una investigación contra Francia por el impuesto a los gigantes de internet que este país ha aprobado, según ha informado este miércoles la Oficina del Representante de Comercio de EEUU.

Para este organismo, “la estructura del propuesto nuevo impuesto así como las declaraciones hechas por funcionarios sugieren que Francia esté dirigiendo injustamente la tasa a ciertas compañías tecnológicas con sede en Estados Unidos”.

La investigación abierta por el Gobierno de Trump es del mismo tipo que la que llevó a la guerra arancelaria entre Washington y Pekín y tiene como objetivo determinar prácticas comerciales injustas contra EEUU.

La Asamblea Nacional francesa aprobó el 4 de julio un proyecto de ley que el pasado jueves mismo fue tramitado en el Senado para imponer un impuesto a los gigantes de internet con el objetivo de posicionar a Francia como país referente en la materia.

El texto pretende poner en marcha el llamado impuesto GAFA (por Google, Amazon, Facebook y Apple) para gravar con un 3% las actividades digitales que facturen gracias a los internautas franceses.

El representante de Comercio Exterior, Robert Lighthizer, ha dicho en un comunicado que “a EEUU le preocupaba mucho que el impuesto a los servicios digitales se dirija de manera injusta a las empresas estadounidenses”.

“El presidente ha ordenado que investiguemos los efectos de este proyecto y determinemos si es discriminatorio o irrazonable y si grava o restringe el comercio de los Estados Unidos”- ha añadido.

"Este impuesto nacional tiene las miras puestas en alcanzar un acuerdo en las negociaciones de la ODCE para 2020Bruno Le Maire

Por su parte, el ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, ha subrayado que este impuesto nacional que entró en vigor con carácter anticipado el 1 de enero, tiene las miras puestas en alcanzar un acuerdo en las negociaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (ODCE) para 2020 pues “la única solución es internacional”.

Durante la última reunión del G20 en Fukuoka (Japón), los 20 Estados Miembros emergentes dieron luz verde a esta primera hoja de ruta cuyo objetivo es que las grandes multinacionales paguen más impuestos en los países en los que efectivamente operan y no solo en aquellos que eligen como sede social porque las condiciones fiscales les resultan más favorables.

La Comisión Europea ya propuso crear el año pasado la polémica “Tasa google” sin éxito, al contar con la oposición de Irlanda, Malta, Chipre, Luxemburgo, Suecia y Dinamarca, preocupados ante la posibilidad de represalias estadounidenses que amenazaban con la imposición de aranceles aplicados a nivel europeo y no únicamente a productos nacionales. 

España, por su parte, también ha incluido en su Programa de Estabilidad 2019-2022 dicho impuesto dirigido a multinacionales tecnológicas como Google o Amazon, mediante el cual el Gobierno espera recaudar 1.200 millones de euros. Sin embargo, según han confirmado desde la presidencia, esperarán a la decisión de Bruselas para aplicarlo. 

 

Photo gallery La visita oficial de Donald Trump a Reino Unido See Gallery

PRIME DAY