EEUU dice que las fuerzas israelíes "probablemente" dispararon a la periodista palestina Abu Akleh

Sin embargo, apuntan a que la muerte no tuvo por qué ser intencionada. La familia califica este informe de "insulto" a la memoria de la periodista.
Ceremonia en memoria de la periodista Shireen Abu Akleh, en una iglesia del barrio palestino de Beit Hanina en Jerusalén, el pasado 18 de junio.
Ceremonia en memoria de la periodista Shireen Abu Akleh, en una iglesia del barrio palestino de Beit Hanina en Jerusalén, el pasado 18 de junio.
AHMAD GHARABLI via AFP via Getty Images

Estados Unidos ha anunciado este lunes que no ha podido llegar a una conclusión definitiva sobre el origen de la bala que mató a la periodista Shireen Abu Akleh, pero sostiene que “probablemente” las fuerzas israelíes fueron las que dispararon.

Así lo afirma en un comunicado el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, quien dio a conocer los resultados del análisis forense y balístico que realizaron expertos independientes estadounidenses sobre la bala que mató a Akleh y que la Autoridad Nacional Palestina (ANP) entregó a Washington este fin de semana.

Según explicó Price, el grupo de expertos no pudo llegar a “una conclusión definitiva” sobre el origen de la bala debido a que estaba “muy dañada”.

No obstante, Estados Unidos ha determinado que las fuerzas israelíes fueron las que “probablemente” dispararon a Akleh, aunque dice “no tener razones para creer que fue intencionado”, sino el resultado de “trágicas circunstancias” durante una operación liderada por el Ejército israelí contra facciones de la Yihad Islámica.

Washington llegó a esa conclusión después de haber examinado durante semanas las investigaciones de las Fuerzas Armadas israelíes y de la Autoridad Nacional Palestina.

La encargada de supervisar la investigación fue la Oficina del Coordinador de Seguridad de EEUU para Israel y la Autoridad Palestina (USSC, por sus siglas en inglés), que fue creada en 2005 y cuya misión es coordinarse con las autoridades israelíes y palestinas.

En su comunicado, el portavoz del Departamento de Estado agradeció a Israel y a la Autoridad Palestina su cooperación para esclarecer la muerte de Akleh, con doble nacionalidad palestina y estadounidense.

“Urgiremos una rendición de cuentas”

“Seguiremos trabajando con Israel y la Autoridad Palestina en los próximos pasos y urgiremos una rendición de cuentas. De nuevo, ofrecemos nuestro más sentido pésame a la familia de Akleh”, añadió Price.

La ANP, que realizó su propia investigación en mayo, acusó al Ejército israelí de haber matado a Akleh.

Israel, que inicialmente puso en duda que sus tropas estuvieran detrás de la muerte y la atribuyó a milicianos palestinos, aseguró más tarde que necesitaba examinar la bala para poder determinar si esta fue usada por sus soldados y fue la causante del fallecimiento de la periodista, pero la ANP se negó a entregar la bala a Israel.

Varios medios como la CNN, The Washington Post, The New York Times o Al Yazira llevaron a cabo sus propias pesquisas y aseguraron que la reportera murió muy probablemente por disparos de militares israelíes.

La muerte de Abu Akleh el 11 de mayo mientras se disponía a cubrir una operación israelí en el campo de refugiados de Yenín generó una ola de indignación en territorio palestino y a nivel internacional.

El presidente de EEUU, Joe Biden, que había pedido que se investigara la muerte de Akleh, visitará Israel y Cisjordania los próximos 13 y 14 de julio.

La familia de la periodista: “El informe es un insulto”

La falta de una conclusión definitiva en el informe estadounidense ha llevado a familia de la fallecida periodista a cuestionarlo con dureza. “El hecho de que los investigadores estadounidenses, cuya identidad no ha sido revelada en el anuncio, crean que la bala ‘probablemente provino de posiciones israelíes’ no es un consuelo”, dijo la familia a través de un comunicado publicado en sus redes.

En él se señala que el anuncio del Departamento de Estado de EE.UU. sobre la imposibilidad de determinar de manera concluyente la responsabilidad por la muerte de Abu Akleh -que tenía ciudadanía estadounidense- los ha dejado “incrédulos”.

“Esto es un insulto a la memoria de Shireen e ignora la historia y el contexto de la brutal y violenta naturaleza de la que es hoy la más larga ocupación militar”

- La familia de Abu Akleh

La familia se mostró especialmente molesta ante la conclusión de que el disparo que mató a la reportera no fue intencionado sino el resultado de “trágicas circunstancias” durante una operación del Ejército israelí en la ciudad cisjordana de Yenín el pasado 11 de mayo.

“Esto es un insulto a la memoria de Shireen e ignora la historia y el contexto de la brutal y violenta naturaleza de la que es hoy la más larga ocupación militar en la historia moderna”, señaló el comunicado, que describió su muerte como una “ejecución extrajudicial”.

“Decir que esta investigación, con su total falta de transparencia, objetivos indefinidos y apoyo a la posición general de Israel es una decepción sería insuficiente”, agregó la familia, que adelantó que continuará abogando por justicia “a pesar de los intentos de ocultar la realidad”.

El anuncio estadounidense sobre los resultados de su investigación forense y balística generó también fuertes críticas por parte del liderazgo palestino.

Nabil Abu Rudeinah, portavoz del presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, describió la investigación de EEUU como una “manipulación” de los hechos y advirtió que seguirán buscando justicia en tribunales internacionales.

Además, instó al Gobierno estadounidense a “preservar su credibilidad” y responsabilizar a Israel por el asesinato de Abu Akleh tal como lo hizo una investigación del fiscal general de la ANP en mayo.

A esta investigación se sumaron varias posteriores, tanto de medios de comunicación como el New York Times y el Washington Post como por parte de las Naciones Unidas, y todas apuntaron a una probable responsabilidad israelí.

Israel, por su parte, apoyó hoy la conclusión de Washington sobre la imposibilidad de determinar el origen del disparo por el mal estado de la bala y negó que sus soldados hayan disparado deliberadamente contra la periodista.

Estados Unidos “intenta ocultar” la responsabilidad israelí

También muy crítico con este informe ha sido el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Husein al Sheij, que ha acusado a Estados Unidos de “intentar ocultar” la responsabilidad israelí por la muerte de la periodista Shireen Abu Akleh, tras el anuncio de Washington de que su examen balístico no ofrece una “conclusión definitiva”.

“No permitiremos intentos de ocultar la verdad o referencias tímidas al señalar con el dedo acusador a Israel”, señaló Al Sheij a través de su cuenta de Twitter. Israel “es responsable del asesinato de Shireen Abu Akleh y continuaremos con nuestros procedimientos en los tribunales internacionales”, agregó.

El fiscal general palestino, Akram al Khatib, difundió en mayo su propia investigación, que se basó tanto en un análisis balístico como testimonios de testigos y pesquisas sobre el terreno, y concluyó que tropas israelíes habían disparado deliberadamente contra la veterana periodista de Al Yazira durante una incursión del Ejército en la ciudad de Yenín, en Cisjordania ocupada.