INTERNACIONAL
15/09/2021 11:22 CEST

El abuelo del niño que sobrevivió a la caída del teleférico italiano, en arresto domiciliario

Está siendo investigado por secuestro.

ALPINE RESCUE SERVICE via via REUTERS
El teleférico siniestrado, rodeado por los servicios de emergencia. 

Los abuelos israelíes de Eitan, el niño de seis años que sobrevivió cuando una cabina de un teleférico cayó al vacío en el norte de Italia en mayo pasado y murieron 14 personas, están siendo investigados por secuestro, tras el traslado del menor a Israel, informaron medios locales, que también han publicado que el abuelo está en arresto domiciliario en Israel

La fiscalía de Parma (norte) indaga a Shmuel Pelegha y su exmujer Etty después de que el pasado sábado el abuelo trasladase sin consentimiento al pequeño en un avión privado a Israel, donde vive su familia materna, tras la denuncia de la tía paterna que se ocupaba de él después de la muerte de sus padres y su hermano en el accidente.

“La familia Peleg retiene a Eitan como los soldados del ejército israelí están presos en las cárceles de Hamás” y “se niega a decir donde está el niño”, aseguró hoy el tío paterno, que lanzó “un llamamiento a intervenir a los políticos”, en un caso que podría tener implicaciones diplomáticas.

El ministro italiano de Exteriores, Luigi di Maio, dijo este lunes que las autoridades italianas están “haciendo verificaciones para averiguar lo que pasó y luego actuar”.

Una pelea de meses

“El pequeño Eitan”, como se le conoce en Italia, donde se convirtió en un símbolo de esperanza tras sobrevivir a la tragedia del pasado 23 de mayo, ha estado en el centro de una batalla por la custodia durante meses, después de que la familia materna la hubiera reclamado desde Israel.

La fiscalía abrió la investigación después de que el abuelo materno, que se había mudado a Italia tras la tragedia, no entregase al menor en su casa a la hora prevista tras una visita permitida por el juez.

Las primeras investigaciones de la Policía de Pavía concluyeron que el abuelo y el menor habían embarcado en un vuelo privado en el que el niño pudo subir porque tenía su pasaporte, lo que permitió la expatriación, y después llegó la confirmación del aterrizaje del avión en Israel por vía diplomática, según las mismas fuentes.

“La noticia conmociona a todos y nos causa gran preocupación. Ha sido arrancado de la familia con la que creció, de los médicos que lo tratan, de una forma traumática que puede desestabilizarlo”, dijo entonces Armando Simbari, uno de los abogados de la familia italiana.

Italia estuvo pendiente durante semanas de la evolución del pequeño Eitan, que tras el accidente estuvo ingresado en la unidad de Cuidados Intensivos del hospital Regina Margherita de Turín (norte) debido a las lesiones antes de ser trasladado a planta y comenzar un programa psicológico tras la tragedia que sufrida.

El pasado 10 de junio fue dado de alta y se fue con su tía, tras ser informado de la muerte de sus padres.

La Justicia italiana investiga a 12 personas y dos sociedades por el accidente sufrido por su familia del menor y el resto de ocupantes de la cabina que cayó al vacío entre el monte alpino de Mottarone y la localidad de Stresa el pasado 23 de mayo.

Todas ellas están acusadas de homicidio múltiple doloso, desastre por negligencia y eliminación de herramientas para evitar accidentes de trabajo, después de que el jefe de operaciones del teleférico admitiese que desactivó el sistema de frenado, para evitar cerrar la instalación, lo que originó la caída. EFE

NUEVOS TIEMPOS