INTERNACIONAL
21/12/2018 18:52 CET | Actualizado 21/12/2018 19:23 CET

El aeropuerto de Gatwcik vuelve a suspender su actividad por otro dron "sospechoso"

El aeródromo, el segundo más grande del Reino Unido depués de Heathrow, había reabierto parcialmente a las seis y media de la mañana.

Jack Taylor via Getty Images
Los pasajeros hacen cola para facturar tras la reapertura parcial, esta mañana, del aeropuerto londinense.

El aeropuerto londinense de Gatwick ha vuelto a suspender su actividad por el avistamiento de otro "dron sospechoso", informó esta tarde un portavoz oficial.

El aeródromo, el segundo más grande del Reino Unido depués de Heathrow, cerró de nuevo sus pistas de aterrizaje y despegue después de haberlas reabierto a las 06.30 GMT (una hora más en la España peninsular) de hoy.

Gatwick se mantuvo cerrado desde el miércoles por la noche hasta esta mañana al observarse drones en las pistas, afectando a más de 100.000 pasajeros.

"Hemos suspendido las operaciones aéreas como medida de precaución por el avistamiento de un dron sospechoso", manifestó un portavoz de Gatwick.

Una información que confirmó poco después de la policía de Sussex, la localidad inglesa donde se ubica el aeropuerto, que explicó que el cierre se debe a "razones de seguridad".

"La policía de Sussex está apoyando al aeropuerto y está desplegando de manera proactiva importantes recursos para buscar y localizar al dron y a su operador y para garantizar la seguridad de las personas que viajan", manifestó el cuerpo en un comunicado oficial.

Según informó la cadena pública BBC varios aviones han estado volando en círculos sobre la pista al no recibir autorización para aterrizar.

Poco más de 11 horas después de haber reanudado su actividad, el aeropuerto volvió a sufrir lo que la policía ha calificado como un "acto deliberado" con estos vehículos a control remoto. El primero de estos aparatos se avistó el miércoles a las, aproximadamente, 21.30 GMT y, desde entonces, la actividad aérea se mantuvo suspendida hasta las 06.30 GMT de este jueves.

El asistente del comisario de la Policía de Sussex, Steve Barry, dijo hoy a los medios que hay "un número de líneas" de investigación sobre este "comportamiento criminal", incluida la posibilidad de que se trate de una protesta ecologista.

En el Reino Unido, manipular estos vehículos cerca de aeródromos está penado con hasta cinco años de cárcel.

ESPECIAL PUBLICIDAD