BLOGS
28/12/2018 07:25 CET | Actualizado 28/12/2018 07:25 CET

El "amigo invisible"

Pixabay

El machismo es la realidad invisible que nos oprime en la libertad engañada, y los machistas son "los amigos invisibles" que regalan la sorpresa de cada día bajo las referencias de la desigualdad.

Hacer de la injusticia social del machismo invisibilidad y convertir a todos los machistas en invisibles, incluso en amigos, en personas cercanas a las que no se le cuestiona su "machismo ordenado", es decir, la proporcionalidad de su machismo atendiendo a las circunstancias que lleva a que, dependiendo del momento, el comentario, el chiste o la imagen a través del Whatsapp sea interpretada como adecuada, es el gran logro de su construcción.

El machismo es cultura y la cultura es normalidad, no excepcionalidad, y para lograrlo la estrategia del machismo se basa en invisibilizar su construcción limitando su realidad a determinados resultados bajo dos condiciones, que sean conocidos y que hayan superado el umbral de intensidad definido por la normalidad. La estrategia no falla: si la violencia es grave pero no se conoce, no existe; y si la violencia se conoce pero no es grave, no es verdad.

El objetivo del machismo está conseguido, la mayor parte de la violencia contra las mujeres permanece invisible.

De ese modo logra mantener a la sociedad ajena a la realidad que da lugar a la violencia de género, y cuestiona sólo el resultado cuando supera el nivel considerado aceptable en un determinado momento. La estrategia no niega la violencia que sufre un número determinado de mujeres, es imposible hacerlo ante la objetividad de su resultado, pero sí permite limitarla a ciertas circunstancias del contexto o de los agresores para apartarla de esa construcción cultural, que niega las causas comunes y esconde la violencia bajo el umbral considerado.

Al machismo nunca le ha importando mostrar, incluso exponer y vapulear públicamente a los agresores cuando son descubiertos, esa estrategia del "chivo expiatorio" permite que unos pocos reciban un reproche y una sanción grave para que el resto de los hombres permanezcan con sus privilegios en una cultura machista que no es cuestionada como tal. Nadie puede acusar de complicidad o pasividad a quien actúa de ese modo, ni a quienes ahora piden la "prisión permanente revisable" para determinados asesinos de género y violadores, pero sin decir nada ni pedir que se actúe sobre las circunstancias de una sociedad machista capaz de generar asesinos y violadores que van aprendiendo a serlo a través del acoso, del abuso, de las agresiones... que inician en sus relaciones sociales y de pareja desde edades muy tempranas, como demuestran los estudios al reflejar la presencia de la violencia de género desde las relaciones adolescentes. Ninguno de esos agresores sale de la nada, todos ellos son socializados en la cultura machista que discrimina y codifica a las mujeres.

La construcción es tan eficaz que integra a las propias víctimas en esa "ocultación" de la violencia que sufren, como cuando manifiestan (44%) que no denuncian porque la violencia que sufren "no es lo suficientemente grave" (Macroencuesta 2016), es decir, que es "normal" y forma parte del mobiliario de la relación de pareja, siempre y cuando no supere un umbral colocado por la propia sociedad que la justifica, y que mueve hacia arriba o hacia abajo según las circunstancias del momento, pero nunca la hace desaparecer, puesto que desde la construcción machista el objetivo no es erradicar la violencia de género, sino ocultarla más o menos bajo los argumentos, razones y justificaciones que se consideren oportunos en cada momento. Por eso cada vez que se habla de violencia contra las mujeres en lugar de incidir en su gravedad y en sus resultados objetivos, se intenta desviar la atención y se recurre al relato de las "denuncias falsas", de que "las mujeres también maltratan", de que "la vida de un hombre vale lo mismo que la vida de una mujer", que "violencia es violencia y no hay que hacer distinciones"... Se imaginan que ante la información de la DGT sobre accidentes de tráfico alguien dijera que "también hay accidentes laborales", que "la vida de un conductor no vale más que la vida de un trabajador", que "accidentes son accidentes y no hay que hacer distinciones", que hay "accidentes falsos para cobrar las indemnizaciones del seguro"... no tendría sentido ni sería aceptado, sin embargo en violencia de género son argumentos habituales que no sólo se aceptan, sino que, además, forman parte del debate social para legislar sobre la materia.

El machismo es el amigo invisible de la desigualdad y el enemigo visible de la igualdad, la convivencia y la justicia social...

El objetivo del machismo está conseguido, la mayor parte de la violencia contra las mujeres permanece invisible, tanto que representa un problema grave sólo para el 1% de la población (CIS), a pesar de que asesina a 60 mujeres de media y maltrata a 600.000 cada año. Y cuando sale a la zona visible de la realidad, los propios "mecanismos" que la ocultan actúan para responsabilizar a las mujeres que la sufren y para justificar a los hombres que la llevan a cabo, presentando cada caso como consecuencia de circunstancias puntuales y propias del contexto particular: una fuerte discusión, el alcohol o las drogas, el trastorno mental, la provocación, la mala suerte... En definitiva, presentarla como si se tratara de un accidente, planteamiento que no deja de sorprender, puesto que mientras que en la economía, en el deporte, en las elecciones... todo se ve como parte del proceso que se va desarrollando en el tiempo hasta dar unos determinados resultados, en violencia de género, donde tenemos ejemplos diarios de la desigualdad, discriminación, cosificación y violencia contra las mujeres, se insiste en la idea de "hecho aislado", de "accidente", "de circunstancias"... que ocultan al machismo que hay detrás de cada uno de ellos y de toda la estructura que esconde primero, y luego justifica y contextualiza los resultados que produce: acoso, abuso, agresiones, violaciones, homicidios...

El machismo es el amigo invisible de la desigualdad y el enemigo visible de la igualdad, la convivencia y la justicia social...Y ya saben lo que dice la sabiduría popular: "dime con quién andas y te diré quién eres".

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs

ESPECIAL PUBLICIDAD