El arte del collage de Maria Melancolia

Natasha Correia y la “belleza deconstruida”.

Natasha Correia es el nombre que se esconde tras el pseudónimo de Maria Melancolia, una ilustradora autodidacta con formación en periodismo, nacida en Luanda y residente en el norte de Portugal. A sus 41 años, Natasha lleva muchos años dedicando su vida al arte, pues empezó a adentrarse en el mundo del collage cuando era adolescente, y en sus creaciones es capaz de transmitir aquello que no puede hacer con palabras, gracias al color y a esa “belleza deconstruida”.

¿Cómo empezaste a crear tus collages?

Empecé con lo analógico, escribía en mi diario a diario y siempre tuve esa necesidad de ilustrar mis sentimientos con imágenes. El collage digital nació por curiosidad, para ver si podía usar herramientas digitales para crear un escenario imaginario, y de una manera mucho más fácil y rápida, porque encontrar buen material físico no siempre es fácil (revistas antiguas, fotos, etc.).

Con los años me cuesta expresarme con palabras porque la gente tiende a juzgar a quien habla de temas tristes, de la necesidad de llorar y de exponer nuestras vulnerabilidades. Usar imágenes es una forma de expresarme sin sentirme juzgada.

¿Qué te inspira?

Me inspiran muchas cosas, mi mente siempre se pregunta, no puedo nombrar solo una cosa o una persona. Me gusta el glamour vintage y ese ambiente de Hollywood, también me encantan los artistas surrealistas, la naturaleza, lo absurdo. Libros, películas, gente, pero sobre todo estados de ánimo melancólicos.

La mayoría de tus creaciones están basadas en la figura femenina. ¿Qué significa para ti la aparición de las mujeres en el arte?

Las mujeres son criaturas hermosas y poderosas, con una visión única del mundo. Podemos ser la fuerza creativa detrás de la obra de arte, no solo el tema. Fui criada con orgullo por mujeres fuertes.
Las mujeres son mi mayor inspiración.

Háblanos de tu proceso creativo.

Tiendo a buscar imágenes que puedan coincidir con una idea o una historia que me gustaría crear. Otras veces veo una imagen y me vuelvo creativa. No hay plan, solo me gusta jugar.

Ahora que tengo un recién nacido no hay mucho tiempo para crear, pero cuando estaba embarazada pasaba días y días haciendo cosas nuevas, casi obsesivamente.

¿Qué importancia le das al color?

Me gusta mucho el color en mis collages, creo que es una fase. Pero también me encanta usar fotos en blanco y negro. Es instintivo y no pienso en un color específico cuando creo, simplemente sucede.

Muchas de sus obras se caracterizan el uso de la anatomía humana. ¿Cuáles son los elementos favoritos e indispensables en tu trabajo?

La anatomía me fascina. Y se subestima la imperfección, me gusta deconstruir la belleza. La gente siempre me pregunta por mi fijación con los ojos y la boca, no puedo darte una explicación filosófica, ¡me gustan las cosas raras, supongo! Y los ojos dicen mucho.

Artículo publicado por Ximena de la Quadra-Salcedo en White Paper by