NOTICIAS
14/01/2022 21:04 CET | Actualizado 17/01/2022 09:24 CET

El aviso de un popular experto sobre el aceite cuando tiene este aspecto

Lo has visto así más de una vez. Y más de dos.

Lo has visto más de una, más de dos y más de tres veces: vas a agarrar la botella de aceite de oliva en tu casa, o incluso en el supermercado, y te das cuenta de que, en la parte inferior, está lleno de una especie de bolas blancas o grumos. ¿Qué es eso?

Algunas marcas han decidido incluir un aviso en el etiquetado para avisar de que no sucede nada y que el producto es completamente apto para el consumo. Y también numerosos expertos han señalado a menudo qué significan esos grumos.

El último de ellos es Miguel A. Lurueña, doctor en Ciencia y Tecnología de Alimentos, que ha explicado que se deben a que, con las bajas temperaturas, algunos triglicéridos solidifican. Ocurre, según señala, a 18°C.

“No pasa nada. No se deteriora ni es malo para la salud. Si atemperamos el aceite, volverá a tener su aspecto original”, ha subrayado.

En un artículo publicado en la revista Consumer, él mismo explicaba que “el aceite está constituido por diferentes compuestos y cada uno de ellos tiene un punto de fusión concreto”, por lo que cuando baja la temperatura el cambio de estado no se produce de forma tan uniforme.

Él mismo señalaba que estos grumos suelen generar muchos recelos debido sobre todo a su consistencia y su color, pero aclaraba que no sólo no le resta propiedades al aceite sino que las mejora.

“Las bajas temperaturas favorecen su conservación porque ralentizan las reacciones de deterioro, como la oxidación de las grasas, a partir de la cual se forman compuestos potencialmente tóxicos y que aportan olores y sabores a rancio”, advertía.

Photo gallery Los productos estrella de los supermercados: DIA, Aldi, Carrefour, Mercadona y Lidl See Gallery