ECONOMÍA
20/03/2020 10:37 CET | Actualizado 20/03/2020 11:29 CET

El Banco de España advierte de una "perturbación sin precedentes" por el coronavirus

El organismo reclama una “mayor ambición de las políticas fiscales europeas comunes”.

EFE
El Banco de España advierte de una "perturbación sin precedentes" por el COVID-19

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha advertido este viernes de que la economía afronta “una perturbación sin precedentes” debido a la epidemia de coronavirus, por lo que reclama una “mayor ambición de las políticas fiscales europeas comunes”.

En unas declaraciones distribuidas por la entidad, el gobernador considera que las medidas adoptadas en España y otros países para contener la epidemia “han llevado a una disrupción muy severa de la actividad económica”, lo que se traducirá en un deterioro de la actividad que podría ser “muy acusado en el corto plazo”.

La intensidad de la crisis, que aún no es posible evaluar, es “incierta” pero en cualquier caso será “notable”, por lo que las políticas públicas serán cruciales para evitar que la “transitoria” caída de la actividad económica se transforme en persistente.

“No es una opción, es una necesidad”

En este contexto, “una mayor ambición y coordinación de la respuesta a escala europea no es una opción; es una necesidad”, considera el gobernador, que subraya que la dimensión de la perturbación “hace necesaria una mayor ambición de las políticas fiscales europeas comunes”, ya sea a través de las herramientas disponibles o con otras nuevas.

En ese sentido, apunta a la posibilidad de reforzar las herramientas comunes con un mecanismo para compartir los riesgos presupuestarios de los países individuales.

El Banco Central Europeo (BCE) viene reclamando en las últimas semanas a los países europeos que adopten mecanismos fiscales que ayuden a las medidas monetarias y de liquidez que él puede implantar.

Valoración positiva del plan de compras del BCE

En sus declaraciones, el gobernador repasa la evolución de los mercados financieros globales en las últimas semanas, a medida que empeoraba la emergencia sanitaria, y las medidas adoptadas desde las instituciones europeas.

Así, valora la “flexibilidad” del programa de compras lanzado por el BCE porque ayudará a evitar deterioros adicionales en las condiciones financieras de la zona euro garantizando así que todos los sectores económicos disfruten de “condiciones de financiación favorables”.

“Es importante subrayar que los límites autoimpuestos en los programas de compras podrán relajarse si se considera necesario”, ha insistido.

Estas medidas se ven complementadas con las iniciativas puestas en marcha por el Mecanismo Único de Supervisión bancaria para asegurar que el crédito llegue a la economía real y por las adoptadas por los distintos gobiernos para ayudar a familias y empresas, incluidos los avales públicos, que constituyen “la primera línea de acción” para afrontar la crisis.

HEINEKEN PARA EL HUFFPOST