El BCE eleva los tipos de interés hasta el 1,25% en la mayor subida de su historia

El organismo europeo ha subido 75 puntos básicos en una medida de choque para combatir la inflación.
|

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido elevar los tipos de interés en 75 puntos básicos, de forma que el tipo de interés para sus operaciones de refinanciación se situará en el 1,25%, mientras que la tasa de depósito alcanzará el 0,75% y la de facilidad de préstamo, el 1,50%.

De esta forma, el precio del dinero se ha situado en su nivel más elevado desde 2011, cuando el BCE inició una senda de estímulos a nivel monetario que ha durado más de una década y llevó a situar los tipos de interés en terreno negativo.

Esta es la segunda subida que practica el organismo presidido por Christine Lagarde desde 2011, después de que en el pasado mes de julio elevase los tipos de interés hasta el 0,50%. En ese momento, desde el BCE ya alertaban de que no se descartaban más alzas como la que se ha producido este jueves.

“Este importante paso anticipa la transición desde el nivel muy acomodaticio de los tipos de interés oficiales vigente hacia niveles que asegurarán el retorno oportuno de la inflación al objetivo del 2%”

- Comunicado del BCE

Tras la reunión del Consejo de Gobierno, el BCE informó de que también incrementa en 75 puntos básicos la facilidad de crédito, a la que presta a los bancos a un día, hasta el 1,50%, y la facilidad de depósito, a la que remunera el exceso de reservas a un día, hasta el 0,75%.

“Este importante paso anticipa la transición desde el nivel muy acomodaticio de los tipos de interés oficiales vigente hacia niveles que asegurarán el retorno oportuno de la inflación al objetivo del 2% a medio plazo del BCE”, dijo el banco central en un comunicado.

Evaluación periódica de los tipos

El Consejo de Gobierno espera incrementar los tipos de interés en las próximas reuniones para moderar la demanda y proteger frente al riesgo de un aumento persistente de las perspectivas de inflación.

El Consejo de Gobierno reevaluará periódicamente la senda de su política a la luz de la nueva información y de la evolución de las perspectivas de inflación y sus decisiones relativas a los tipos de interés continuarán dependiendo de los datos.

El BCE tomará las decisiones en cada reunión y deja claro en el comunicado que “espera volver a subir los tipos de interés, porque la inflación sigue siendo excesivamente elevada y es probable que se mantenga por encima del objetivo durante un período prolongado”.

La inflación sube en la zona del euro por la fuerte subida de los precios de la energía y de los alimentos, las presiones de demanda en algunos sectores debido a la reapertura de la economía, y los cuellos de botella en la oferta, añade la entidad. El BCE reconoce “una desaceleración sustancial del crecimiento de la zona del euro”, y se espera “un estancamiento de la economía durante los últimos meses del año y en el primer trimestre de 2023″.

Tras la subida del tipo de la facilidad de depósito por encima de cero, el sistema de dos tramos para la remuneración del exceso de reservas ya no es necesario. En consecuencia, añade el BCE en el comunicado, el Consejo de Gobierno ha decidido hoy “suspender el sistema de dos tramos fijando el multiplicador en cero”.

Golpe directo al euro ante el dólar

El euro oscila entre 1,003 y 0,995 dólares frente al “billete verde” a las 12.15 horas GMT, después de que el Banco Central Europeo (BCE) anunciase una subida de 0,75 puntos de los tipos de interés, hasta el 1,25 %, según datos del mercado.

La cotización del euro ha estado marcada por la volatilidad y ha tocado un máximo de 1,0017 dólares al mediodía y un mínimo de 0,9977 dólares en la apertura de las plazas bursátiles europeas.

Desde 2018, cuando el euro se cotizaba a 1,25 dólares, mantiene una tendencia bajista respecto al dólar que se vio interrumpida en los primeros meses de la pandemia del coronavirus tras las bajadas de los tipos de interés de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos.

Sin embargo, la depreciación del euro se frenó unos meses después, al comienzo del verano de 2020. Luego volvió a subir en torno a 1,25 dólares para ya empezar a depreciarse a mediados de 2021 hasta los niveles actuales.

El pasado 12 de julio alcanzó la paridad por primera vez en veinte años y al día siguiente se llegó a situar por debajo del dólar, niveles de los que no se ha movido.