El BCE eleva los tipos de interés un 0,5%, la primera subida en once años y la mayor en 22 años

El organismo presidido por Christine Lagarde no descarta más subidas para contener la inflación y bajarla al 2% "a medio plazo".
|
Christine Lagarde, presidenta del BCE.
Christine Lagarde, presidenta del BCE.
via Associated Press

Se venía barruntando y al final ha llegado el día. El BCE ha subido los tipos de interés medio punto porcentual, hasta el 0,50%, para combatir la alta inflación de la zona euro, que en junio alcanzó el 8,6%.

Se trata de la primera subida de tipos por parte del organismo presidido por Christine Lagarde desde 2011 y es más de lo que se esperaba en las últimas semanas, cuando varios miembros del Comité Ejecutivo del BCE indicaron que la subida podía ser de un cuarto de punto, es decir, del 0,25%.

Hay que recordar que desde marzo de 2016 los tipos de interés han estado en el 0%. De hecho, es la subida de tipos más alta en 22 años.

En su comunicado, el BCE no descarta realizar cambios futuros en los tipos de interés, lo que ha dado en llamar “una normalización adicional” de los tipos, asegurando que estas dependerán de los datos de inflación.

“Lo que pase en septiembre dependerá de los datos que tengamos en septiembre”, ha dejado claro Lagarde refiriéndose a la próxima reunión del BCE, que tendrá lugar a principios de septiembre.

El objetivo del BCE, indica el organismo, es que la inflación vuelva a situarse en el 2% “a medio plazo”.

El BCE también ha informado de que incrementa en 50 puntos básicos la facilidad de crédito, a la que presta a los bancos a un día, hasta el 0,75%, y la facilidad de depósito, a la que remunera el exceso de reservas a un día, hasta el 0%.

El TPI, clave para frenar las primas

Además, según ha anunciado Lagarde, el BCE ha aprobado el Instrumento para la Protección de la Transmisión (TPI), que pretende evitar que se disparen las primas de riesgo de algunos países de la zona euro. Este nuevo instrumento, indica el BCE, “es necesario para apoyar la transmisión efectiva de la política monetaria”.

El TPI es un nuevo esquema de compra de bonos destinado a ayudar a los países más endeudados de la zona euro y a prevenir la fragmentación financiera dentro del bloque monetario.

Este sistema es importante sobre todo para países del sur de Europa como Italia, España y Portugal, con grandes deudas, a los que la subida de tipos enfrenta a un elevado coste de endeudamiento.

Según el BCE, el TPI asegurará la transmisión fluida de la orientación de la política monetaria a todos los países de la zona euro mientras el BCE suba los tipos.

“El BCE ha aprobado la creación del TPI, un nuevo mecanismo de compra de bonos que pretende evitar que las primas de riesgo se disparen, especialmente en los países del sur de la zona euro”

“El volumen de las compras en el marco del TPI dependerá de la gravedad de los riesgos para la transmisión de la política”, afirma el BCE, que no ha establecido restricciones ‘ex ante’ para las compras de deuda.

El TPI se sumará al conjunto de herramientas del BCE y puede activarse para contrarrestar dinámicas de mercado no deseadas o desordenadas que constituyan una seria amenaza para la transmisión de la política monetaria en el conjunto de la zona del euro.

Para frenar la subida de las primas de riesgo de los países periféricos, el BCE reinvierte desde el 1 de julio los bonos que compró durante la pandemia y que vencen de forma flexible.

Pero esta medida no es suficiente en caso de que se produzca una crisis mayor como ocurre ahora en Italia, un país muy endeudado que afronta una nueva crisis política, y por ello el BCE ha aprobado este nuevo instrumento para frenar la especulación en los mercados.

Sube la cotización del euro tras el anuncio

La cotización del euro frente al dólar ha reaccionado con subidas tras la subida de tipos del BCE.

De este modo, el cambio del euro llegaba a alcanzar los 1,0261 dólares, frente a los 1,0177 del cierre de la sesión de ayer, acercándose a máximos desde principios de julio, después de haber llegado a caer incluso por debajo del nivel de paridad con el billete verde hace una semana.

Mientras tanto, la prima de riesgo española se situaba en los 123 puntos básicos y la italiana en 232 puntos básicos.