POLÍTICA
23/04/2020 20:41 CEST

El CGPJ rechaza un tuit de Iglesias y Podemos responde que "lecciones de pulcritud democrática, las justas"

Iglesias señaló que la condena a Isa Serra le parecía "injusta".

ANDRES BALLESTEROS via Getty Images

La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha rechazado rotundamente este jueves las críticas del vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, a la condena impuesta a la portavoz del partido en la Asamblea de Madrid, Isa Serra, a 19 meses de prisión por participar en los altercados que se produjeron durante un desahucio en 2014 al considerar que “generan una sospecha inaceptable” sobre la independencia e imparcialidad de los tribunales.

Así lo ha dicho el órgano de gobierno de los jueces en un comunicado que ha emitido tras analizar el mensaje que Iglesias difundió este miércoles en Twitter tras conocer la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) por los delitos de atentado contra la autoridad, lesiones leves y daños contra agentes de la Policía, y las manifestaciones públicas que ha hecho un día después en rueda de prensa en el Palacio de La Moncloa.

Un comunicado que ha sido aprobado con los votos a favor del presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes; y de los vocales José Antonio Ballestero, Álvaro Cuesta, Juan Manuel Fernández, Juan Martínez Moya y Pilar Sepúlveda, mientras que Rafael Mozo ha votado en contra.

A este mensaje se suma la declaración que ha hecho este jueves, en la que ha defendido la libertad para criticar sentencias judiciales en un estado democrático aunque éstas decisiones haya que acatarlas. Si bien ha sostenido que él “por prudencia” no ha dicho lo que piensa de la condena, sino que tan sólo ha trasladado “algo que piensa mucha gente en la sociedad”.

“Profundo malestar”

El CGPJ ha expresado su “profundo malestar” no solo por cuestionar una actuación judicial, sino por sospechar de la “falta de imparcialidad de los jueces españoles” al insinuar que éstos “otorgarían un trato desigual y privilegiado a unos colectivos que, por su influencia y contactos, serían impunes a la acción de la justicia”.

Por ello, para la Comisión Permanente estas afirmaciones “merecen un absoluto y rotundo rechazo”, pues “más allá del legítimo derecho a la crítica generan una sospecha inaceptable respecto del proceder de juzgados y tribunales cuando es público, notorio y reconocido que éstos, a lo largo del tiempo, han dado sobradas muestras de su independencia, imparcialidad y objetividad, cualquiera que sea la posición política o social de los enjuiciados”.

En este sentido, asegura que prueba de que no se ha hecho ningún tipo de distinción, son las sentencias condenatorias por delitos de corrupción dictadas por los tribunales españoles solo en los últimos años, como las del caso Nóos, Gürtel, los ERE, las tarjetas ‘black’, entre otras.

Evitar la “utilización política” de la Justicia

Así, por el “tono ciertamente inapropiado” utilizado por Iglesias, dice el comunicado, se ve “una vez más en la obligación” de apelar “a la moderación, prudencia y mesura”. Asimismo, vuelve a recordar la “responsabilidad institucional” que tiene un miembro del Poder Ejecutivo para que se evite “la utilización política de la Justicia o el cuestionamiento de la independencia, la imparcialidad y la profesionalidad de los jueces”.

El CGPJ ya le trasladó estas mismas palabras al vicepresidente segundo del Gobierno el pasado mes de enero en una declaración institucional, cuando Iglesias afirmó en una entrevista que los tribunales europeos han dejado “en mal lugar” a la justicia española en lo relativo al ‘procés’ independentista de Cataluña, lo que, a su juicio, supone “una humillación para el Estado”.

Por otro lado, el órgano de gobierno de los jueces también afea las afirmaciones sobre que la condena a Serra es por intentar parar un desahucio. La Comisión Permanente subraya que de la “simple lectura” de la sentencia se puede concluir que la sentencia del TSJM no se basa en “ningún caso” en un acto de protesta, sino en los delitos de atentado, lesiones y daños que “el tribunal ha considerado acreditados”.

Otros pronunciamientos

Por último, el órgano de gobierno de los jueces recuerda que durante su mandato ―que se encuentra en funciones desde el 4 de diciembre de 2018― ya ha tenido que salir en otras ocasiones para rechazar los pronunciamientos de miembros del Poder Ejecutivo.

En este sentido, destaca que “desde el más absoluto respeto al derecho de libertad de expresión”, es imprescindible reafirmar “el Poder Judicial, institución esencial en toda sociedad democrática, persigue en todo momento el cumplimiento de la ley y la defensa de los derechos reconocidos a todos los ciudadanos españoles, fundamento de nuestro Estado social y democrático de Derecho”.

En abril de 2018, el CGPJ pidió “mesura” y “prudencia” a los miembros del Gobierno, después de que el entonces ministro de Justicia, Rafael Catalá, dijera en una entrevista que el magistrado de la Audiencia Provincial de Navarra que dictó el voto particular en el caso de ‘La Manada’, Ricardo Martínez, tenía algún “problema singular” y “todos lo saben”.

Anteriormente, en marzo de 2010, el CGPJ hizo pública otra declaración institucional en defensa de la independencia judicial, después de que personalidades políticas como el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, los exministros Alfredo Pérez Rubalcaba, José Blanco y Francisco Caamaño, o el expresidente del Congreso José Bono salieran en defensa del exmagistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, quien finalmente fue inhabilitado por el Tribunal Supremo.

Unidas Podemos, en defensa de Iglesias

Por su parte, Unidas Podemos ha salido este jueves en defensa del vicepresidente segundo  y ha denunciado que el comunicado es “ilegítimo” porque procede de una “cúpula judicial con el mandato caducado y al servicio de la derecha”.

A su vez, el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ha cargado directamente contra el presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, recordando que fue “ocho años alto cargo en Gobiernos del expresidente José María Aznar”, o que es “habitual de bien pagados cursos en FAES”.

 PP y Ciudadanos se unen a la fiesta

Partidos como PP y Ciudadanos no han perdido la ocasión. Los populares han solicitado a Iglesias que no contribuya al “desprestigio” de las instituciones” tras la “segunda llamada de atención” que le hacen el CGPJ en 100 días. 

Ciudadanos ha acusado al vicepresidente segundo del Gobierno de intentar “desacreditar la democracia” española con sus críticas a decisiones judiciales. 

 
 

HEINEKEN PARA EL HUFFPOST