POLÍTICA
09/04/2020 20:25 CEST | Actualizado 10/04/2020 00:03 CEST

El Congreso aprueba prorrogar por segunda vez el estado de alarma

"No nos podemos permitir un desliz", ha asegurado Pedro Sánchez.

MARISCAL via Getty Images

El Congreso de los Diputados ha aprobado este Jueves Santo una segunda prórroga del estado de alarma por la pandemia del coronavirus . La Cámara Baja ha apoyado mayoritariamente, aunque con menos margen que la primera vez, que se amplíen las medidas del decreto aprobado el 14 de marzo por Pedro Sánchez.

En total han sido 270 votos a favor, entre los presenciales y los telemáticos, por 54 ‘noes’ (Vox y la CUP), junto a 25 abstenciones (ERC, JxCat, EH Bildu y el BNG). En la anterior votación no hubo ningún voto contrario a la propuesta del presidente.

A lo largo de la sesión, el PP de Casado se ha distanciado completamente de Sánchez, acercando sus peticiones y su agenda a las del partido de Abascal, aunque el sentido final del voto ha sido el ya anunciado por el líder popular, un ‘sí’ plagado de reproches 

Una vez cumplido este trámite, que regulan la Constitución y el reglamento del Congreso, el Consejo de Ministros procederá mañana, en reunión extraordinaria, a decretar la prórroga, que se unirá a la ya vigente hasta que acabe la jornada del 11 de abril.

Aunque la carta magna, salvo el plazo inicial de 15 días, no define las duraciones de las prórrogas, el presidente ha avanzado este mismo jueves que volverá dentro de dos semanas a la Cámara Baja para pedir una tercera ampliación del estado de alarma, lo que alargaría éste hasta el 10 de mayo, si bien podrían cambiarse algunas condiciones actuales si la evolución de la pandemia así lo aconseja.

Sánchez ha respondido así al diputado de Bildu, Oskar Matute, que ha criticado que el Gobierno acuda cada quince días a la Cámara Baja a prorrogar el decreto. El jefe del Ejecutivo ha explicado que no pide un decreto de un mes porque entonces “la oposición dice que me quiero saltar el Parlamento. Prefiero venir cada quince días”.

Ha insistido en que está “convencido” de que habrá una nueva prórroga pero “si no fuese así sería porque las cosas han mejorado de forma sustancial”. 

Esta vez, el presidente se ha encontrado con la oposición frontal –también a la hora de votar– de Vox, que en sus distintas intervenciones ha cargado contra Sánchez y las medidas presentadas por el Ejecutivo. Abascal y el resto de sus diputados han insistido en la necesidad de que “dimitan” para generar un Gobierno de “emergencia nacional”, además de poner en duda los datos oficiales. “El bulo de las 15.000 muertes”, ha aseverado el líder de la formación de ultraderecha.

Respaldo también al resto de reales decretos, aunque con menos consenso

Objeciones aparte, el Pleno también ha salvado este jueves los últimos decretos leyes económicos que traía el Gobierno para enfrentar la crisis del coronavirus. Su debate no ha sido ni rápido ni fácil, pues ha estado plagado de críticas por ser tachados de insuficientes o de invadir competencias y se tramitarán como proyectos de ley para recibir enmiendas. Los textos han sido defendidos por la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, y la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz.

Entre estas medidas se contempla la prohibición de despedir por motivos del COVID-19 o limitar los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por causa del estado de alarma, así como ayudas para pagar los alquileres, moratorias en las cuotas a la Seguridad Social de autónomos y pequeñas empresas o prestaciones extraordinarias para trabajadores del hogar, y para desempleados de contratos temporales sin derecho a pago.

El decreto de más de 50 medidas económicas defendido por Calviño ha salido adelante por 171 votos a favor, 174 abstenciones y 2 votos en contra. Por otra parte, el decreto a la limitación del despido por causas de coronavirus ha recibido 188 votos a favor, 138 en contra y 21 abstenciones, al tiempo que el relativo al permiso retribuido recuperable ha tenido 194 votos a favor, 139 en contra y 14 abstenciones. Los tres han recibido una mayoría abrumadora para que se tramiten como proyectos de ley.

La ministra Calviño ha afirmado que son medidas que dan una “una buena base” cuando llegue la “desescalada” del confinamiento y el retorno a la actividad, y ha reiterado que la “hibernación económica” actual no es una paralización, al tiempo que ha valorado la inyección de liquidez que está llevando a cabo el Instituto de Crédito Oficial (ICO) mediante a avales a empresas y autónomos. En este sentido, ha avanzado que el ICO ha recibido ya 33.000 operaciones de solicitud de créditos de empresas, por valor de 3.000 millones de euros desde que se puso en marcha el primer tramo, de 20.000 millones de euros.

Además, mañana el Consejo de Ministros aprobará la activación de un nuevo tramo de la línea de avales por otros 20.000 millones de euros, que irá dedicada íntegramente a autónomos y pymes, ya que hay alguna entidad que está cerca de agotar su límite asignado y todavía hay un margen de 10.000 millones de euros.

Por su parte, la titular de Trabajo ha avisado a algunos empresarios de que “no tiene sentido percibir ayudas y destruir empleo”, y ha insistido en que los ERTE se deben utilizar con “rigor”. “No es el momento de despedir, sino de aguantar y el Estado es un pilar clave, que hará todo lo que esté en su mano para ayudar a que empresas y trabajadores aguanten”, ha señalado.

La mayoría de los partidos políticos, incluidos los nacionalistas e independentistas, se han abstenido en el decreto ”ómnibus” defendido por Calviño, ya que o bien lo han tildado de insuficiente o bien han lamentado que quitara la competencia a las comunidades autónomas (CCAA) de la utilización de las cotizaciones procedentes de las políticas activas.

Así, PP, VOX, ERC, JxCAT, PNV, EH Bildu o BNG han votado abstención mientras que PSOE, Unidas Podemos y Ciudadanos se han mostrado a favor.

Casi todos los partidos políticos han pedido que los decretos incluyan más medidas de apoyo a los autónomos, o a las familias vulnerables, y han abogado por incluir enmiendas, además de que han acusado al Ejecutivo de no dialogar con la oposición para negociar medidas importantes como el permiso retribuido recuperable, que hoy precisamente deja de estar en vigor.

La formación naranja ha señalado que su voto favorable a dos decretos y su abstención al decreto de prohibición del despido es a cambio de que el Ejecutivo se comprometa al aplazamiento de impuestos y cuotas sociales a autónomos y pymes, o que la recuperación de las horas del permiso retribuido recuperable se flexibilice y pueda hacerse más allá del 31 de diciembre.

#YONOMEOLVIDO