NOTICIAS
03/07/2019 12:39 CEST | Actualizado 03/07/2019 13:18 CEST

El dueño de la finca dejó abierto el pozo por el que cayó el niño Julen, según la jueza

Como adelanta Diario Sur.

Reuters

La juez que investiga la muerte del niño Julen en Totalán (Málaga) considera que el dueño de la finca cometió un delito de homicidio por imprudencia grave. Según ha adelantado Diario Sur, la magistrada argumenta en un auto que el propietario de la finca dejó abierto el pozo en el que se accidentó el pequeño.

En ese mismo auto, con el que da por terminada la investigación, la jueza ordena seguir las actuaciones contra el dueño de los terrenos y da un plazo de diez días a las partes para que soliciten la apertura del juicio oral o pidan el sobreseimiento de la causa.

Photo gallery La búsqueda de Julen en el pozo de Totalán See Gallery

Tras el análisis de las pruebas practicadas, la jueza ha elaborado un relato de los hechos en torno a la muerte de Julen. El dueño de la finca, David Serrano, contrató a un pocero para buscar agua en la finca sin éxito. La perforación realizada en la búsqueda se tapó con una piedra que Serrano habría retirado unos días después cuando acudió a los terrenos para realizar unas mediciones.

No regresó al lugar hasta el 13 de enero, el día en que Julen se precipitó al pozo cuando pasaba el día con su familia en la finca. Comenzó entonces uno de los rescates más agónicos de la historia de España, con el objetivo de sacar cuanto antes al niño de la oquedad.

Se creía en el milagro, incluso pasados los días por las complicaciones logísitcas de las labores de ingeniería que requirió el rescate, pero tal y como reveló la autopsia, el niño murió a los pocos minutos de caer al pozo.

ESPACIO ECO