VIRALES
09/06/2021 19:30 CEST | Actualizado 10/06/2021 09:10 CEST

Habla el dueño del restaurante que dio la campanada con su réplica a una 'influencer': "Me dio rabia"

La respuesta del fundador de 'AQ', en Tarragona, ha llegado ya a un millón de personas.

IMAGEN CEDIDA POR RESTAURANTE AQ
Ana Ruiz y Quintín Quisac posan a la entrada de 'AQ'.

Es una de las publicaciones más virales de las últimas horas en Twitter. Quintín Quinsac, uno de los dueños del restaurante AQ de Tarragona, decidió responder a la petición de una influencer que quería comer gratis en su local a cambio de unos stories. 

Quinsac compartió una captura de pantalla en la cuenta de su restaurante con esa réplica y la cosa se fue de madre. Lleva en poco más de un día casi 20.000 me gusta y claro, no se lo puede creer: “Alucinando es poco. Anoche apagué el móvil porque no podía dormir de lo que vibraba. Me acosté con 200.000 impresiones y me he levantado con 420.000”.

Se asombra también porque el mensaje, que en la tarde del miércoles sobrepasa el millón de impresiones, ha llegado a países como México, Colombia y Perú. 

El dueño del restaurante, con una nota media de 4,6 sobre 5 en Google, cuenta por teléfono a ElHuffPost que decidió responder a esta petición durante el trayecto de un AVE Málaga-Tarragona porque le dio “rabia” el “tono de la chica”. 

“Visité su perfil, vi que no tenía nada de gastronomía, que todo eran cremas, productos y demás. Me sentó mal y le contesté. Me tomé mi tiempo para contestarle educadamente porque para mí era importante decirle lo que le quería decir”, explica. 

Tanto Ana Ruiz, su mujer y jefa de cocina del restaurante, como la persona que le ayuda con las redes sociales, le instaron a pasar del tema y a no responder a la joven, pero Quintín no se pudo resistir. 

Sobre la repercusión que ha tenido, el empresario no tiene palabras para explicar cómo lo está viviendo ya que “en ningún caso” pudo imaginar algo así: “Se me escapa todo esto. No logro entender cómo una chorrada como esta, una cosa escrita así en el tren... Me parece todo alucinante”. 

“Analizando lo que ha pasado a posteriori creo que esta gente joven se piensa que todo el mundo pasa a través del móvil y que si no estás en las redes sociales estás muerto”, critica. 

AQ lleva abierto 16 años por lo que ha vivido dos crisis: la de 2008 y la de 2020. El dueño defiende el recorrido y la trayectoria de su negocio, donde comen diariamente clientes de todas las edades: “Para mí lo mejor es que tú vengas a mi restaurante, que pongas una foto en Instagram, o que lo recomiendes de forma gratuita porque te ha gustado tanto que se lo quieres recomendar a tus amigos. Esa es la buena publicidad, el boca-oreja de toda la vida”. 

También es crítico con esos creadores de contenido cuya cuenta parece más la de una teletienda que la de un prescriptor que cuida y mima a su comunidad: “Para ser influencer digo yo que habrá que tener un bagaje, que saber de algo, no se puede recomendar una crema solar o un maquillaje, un coche, unas bragas y un restaurante”. 

Como ya dijo en la respuesta que le dio a la joven, por AQ han pasado los mejores críticos gastronómicos del país “y han pagado todos”: “Tenemos una clientela súper fiel y el restaurante nos va bien, a pesar de todo lo que está cayendo. No necesitamos desesperadamente anuncios. Todo el mundo necesita que le promocionen pero no estamos desesperados”. 

Al final, Quintín le quita hierro al asunto y no quiere hacer sangre con lo ocurrido, por eso prefiere no dar el nombre de la influencer para no perjudicarla: “Tenía 18.000 seguidores y yo creo que quería cenar gratis con quien fuera el sábado”. Tampoco ha querido compartir en redes el intercambio de mensajes posterior al que publicó en Twitter porque no fue del todo agradable. 

Como a toda la hostelería, a AQ le ha ido “muy mal” cuando tuvo que cerrar por las restricciones pero, gracias a esa trayectoria de 16 años, “el restaurante gozaba de buena salud y económicamente lo hemos podido soportar”. 

El dueño saca pecho de clientes ilustres como el director de cine Álex de la Iglesia, que sigue a AQ en Twitter, y el cómico Carlos Latre, que suele ir a comer cuando pasa por Tarragona: “Fíjate tú si no será más importante un tuit de Álex de la Iglesia o de Carlos Latre que de esta influencer”.  

Photo gallery Los 10 mejores restaurantes de alta cocina de España See Gallery

EL HUFFPOST PARA PHILIPS HUE