Letizia, la reina Midas que 'vende' más que Lady Gaga o Celine Dion

Qué supone para una marca que la reina se ponga sus prendas.
En Londres, en 2019, con tocado de Cherubina. 
En Londres, en 2019, con tocado de Cherubina. 

Podría decirse que Letizia es una reina Midas, al menos en lo que a la moda se refiere. Cada vez que la consorte tiene un acto público se analizan al milímetro sus palabras, sus gestos y también su vestuario. Más allá del cotilleo, la ropa que se pone supone un revulsivo para la industria de la moda española y pude ser un antes y un después para las marcas.

Lo sabe bien Amparo Utrilla, cofundadora de Lola Li. La reina eligió uno de sus vestidos, un diseño blanco de inspiración blazer, para acudir a la inauguración de la temporada del Teatro Real de Madrid en septiembre de 2019. El impacto mediático, cargado de aplausos hacia el diseño, fue inmenso y la mañana después del evento era imposible acceder a la web de la firma.

El vestido blanco de Lola Li.
El vestido blanco de Lola Li.

“La ocasión es maravillosa y no podemos estar más contentos y agradecidos”, contaba entonces Utrillo a El HuffPost, que explicó que a la reina y a su estilista, Eva Fernández, les había gustado el modelo y decidieron encargarlo en blanco. Letizia fue el empujón que necesitaba la marca justo antes de un durísimo año 2020 para el sector textil.

Ese empujón lo conocen bien desde Rod Almayate. La reina eligió a principios de marzo uno de sus pendientes a modo de cordón para la entrega de los Premios Nacionales del Deporte, algo que fue un regalo caído del cielo para la marca. “Nos ha salvado”, cuenta Diego Díaz, cofundador de la firma. “Ha sido increíble. Hemos trabajado con Lady Gaga y con Celine Dion y nunca había pasado algo como esto. Esas famosas no han hecho ni un 10% de lo que ha conseguido la reina”, señala sobre la influencia de Letizia.

Pendientes de Rod Almayate.
Pendientes de Rod Almayate.

“Se agotó todo lo que había en la colección en ese momento y como los pendientes que llevaba ella no eran actuales, tuve que llamar a la fábrica en Italia para colocarlos en la web y ponerlos en pre order. Y se han vuelto a agotar”, explica emocionado, después de un año con las ventas prácticamente paralizadas por la pandemia.

Lo que más le sorprende es que la reina “lo ha activado todo”, han tenido más visitas que nunca y las personas que han entrado a la web no sólo han comprado el modelo concreto que lucía Letizia en los premios del deporte. Díaz cree que la clave del éxito viene de que es un pendiente rompedor para una royal y que la reina apenas ha estrenado nada desde que comenzó la pandemia.

Las alpargatas de Macarena Shoes fueron unas de las pocas cosas nuevas que entraron en el armario de la consorte en 2020. En concreto, tres modelos que han supuesto “un autentico boom” para la firma. “De repente se multiplicaron las visitas a nuestras web así como nuestros seguidores en redes. Esto se tradujo en una mayor notoriedad tanto en redes como en prensa digital y a raíz de esto nuestras ventas online aumentaron considerablemente, frente al volumen que solíamos manejar anteriormente”, explica Fran Calatayud, del departamento comercial de la marca.

Uno de los diseños de Macarena Shoes
Uno de los diseños de Macarena Shoes

Que Letizia eligiera el calzado de Macarena Shoes fue toda un sorpresa para el equipo. “No lo sabíamos. Sí, sabíamos que estábamos entre sus seleccionados y que podía elegirlos”, cuenta Calatayud, que reconoce que fue “un gran chute de energía”. Dona Letizia los ha puesto en el mapa y están encantados: “Hay mucha gente que nos relaciona como las alpargatas de la reina, y eso es un honor”.

Un capazo con su nombre

La consorte también supuso un antes y un después para Whittelily, marca especializada en capazos y cestas. Letizia llevó uno de sus bolsos, ahora bautizado como el Capazo Letizia, por primera vez en 2017 pero fue en 2018, después de aparecer en Vogue, cuando la firma tuvo repercusión. “Agotamos todo”, explica un responsable de la marca.

Letizia con la versión mini del capazo que lleva su nombre.
Letizia con la versión mini del capazo que lleva su nombre.

“Había gente que incluso nos llamaba preguntando por un cesto que habían visto en una revista, pero les daba pudor decir que era el mismo que llevaba la reina”, relata, afirmando que a día de hoy están recibiendo más compradores internacionales que nacionales. La reina repitió con el mismo modelo en un tamaño más pequeño, el Letizia mini, que se ha convertido en el best seller de Whittelily. “Tiene más éxito todavía porque puedes vestirlo a diario”, cuentan desde la marca.

Letizia también agotó el vestido de Adolfo Domínguez que lució el pasado verano en Sevilla, la blusa de Maksu que eligió para la Pascua Militar de este año o el vestido de lunares de Matilde Cano. La diseñadora cordobesa también fue la elegida de la reina para un evento de gran repercusión, la entronización de Naruhito de Japón. Letizia apostó entonces por un diseño de estampado floral que terminó colapsando la web de Matilde Cano.

El vestido de Matilde Cano, en la entronización de Naruhito.
El vestido de Matilde Cano, en la entronización de Naruhito.

Una reina de rojo

Doña Letizia apostó por el rojo desde antes de ser princesa de Asturias. El vestido rojo de Lorenzo Caprile que vistió en la boda de Federico de Dinamarca y Mary Donaldson era solo el primer capítulo de una larga lista de aplaudidos looks de este color.

La plataforma de búsqueda de moda Lyst reveló en uno de sus informes que las prendas rojas de la reina tienen más relevancia que las de otros colores. Según los datos el mayor incremento respecto al interés en los looks de Letizia se produjo gracias al vestido de Carolina Herrera que vistió en febrero de 2019 en Marruecos.

Evolución de Letizia Ortiz