ECONOMÍA
22/02/2019 18:38 CET | Actualizado 22/02/2019 18:45 CET

El esperma que llevarás el verano que viene

Lo dice la semana de la moda de Londres.

¿Crees que lo has visto todo? Esa fue la primera pregunta que me hice cuando vi las imágenes del desfile de apertura en la semana de la moda de Londres. Esperma en la pasarela. Se llama espermaPrint y llenará el armario de las mujeres más atrevidas el verano del 2020. Ashley Williams, más conocida por los pendientes largos con cristales y la palabra FUCK —follar— que siempre lucen las modelos en sus desfiles y que son un clásico de la noche posmoderna londinense y neoyorkina, este año ha decidido hablar de sexo algo más explícito en su colección de ropa (y no solo en los complementos). Más concretamente del esperma. Una colección "casual" o "weekener" cuyas impresiones son decenas de espermas corriendo por las camisetas, sudaderas y pantalones en diferentes tamaños y colores.

Esperma en faldas sedosas y en los vestidos de coctel. Quizás alguien pensó que en el país del humor británico lo que faltaba a la hora del té con la reina es un poco de sexo implícito. En declaraciones a la revista ELLE, la diseñadora asegura que "el pene es algo poderoso". Dicho y hecho, el primer modelo sobre la pasarela fue una chaqueta de vellón estampada de esperma junto a una falda gigante de inspiración recoleta. Recordaba viendo las imágenes del desfile de Williams lo poco rompedor que era, y lo burdo también.

Díaas después del intento provocador en Londres , ha muerto Karl Lagerfeld, el reinventor de Chanel y Fendi, pero especialmente de la casa francesa. El príncipe de la moda, el hombre que con una elegancia extraordinaria fue capaz de movilizar a millones de mujeres tras ver su desfile #MeToo en un supermercado parisino ideado para la ocasión. Lagerfeld fue capaz de influir comportamientos y remover conciencias. La grandeza del genio frente a la insoportable levedad del histrionismo.

ESPECIAL PUBLICIDAD