NOTICIAS
03/12/2020 14:16 CET

El fotógrafo Javier Bauluz denuncia en Twitter las trabas policiales para retratar la migración

El fotoperiodista que recibió el Premio Pulitzer ha sido multado por la Ley Mordaza.

BORJA SUAREZ / Reuters
Alrededor de 200 migrantes en el muelle de Arguineguín el pasado 10 de septiembre. 

El fotógrafo y premio Pulitzer Javier Bauluz es una de las referencias del fotoperiodismo español y, como llevan haciendo muchos años quienes se dedican a esto, ha vuelto a denunciar las trabas que se pone a los reporteros para cubrir y retratar el trato a los inmigrantes que llegan a Canarias. 

Esta vez lo ha hecho a través de un vídeo que ha compartido en su cuenta de Twitter. “Primer día de muelle Arguineguín liberado, abierto al público, con llegada de pateras. Varios policías aparecen y pretenden alejar a los periodistas. Uno me aprieta nervioso del antebrazo y le contesto. Dos denuncias por Ley Mordaza, por falta de respeto y negarme a identificarme”, ha escrito junto a las imágenes. 

En este muelle son desembarcados los migrantes que llegan bajo control de Salvamento Marítimo.  

Las islas atlánticas españolas de Canarias recibieron 19.566 inmigrantes rescatados en el mar entre el 1 de enero y el 30 de noviembre, de los que 8.157 llegaron el pasado mes, un récord histórico mensual, que ni siquiera se había registrado en la denominada crisis de los cayucos de 2006 y 2007.

Noviembre también fue el mes en el que más personas entraron en las Canarias de manera irregular en un fin de semana (2.188 entre los días 7 y 8) y en el que fueron rescatadas más personas en una sola jornada (1.461 el día 7), según informó este jueves el Ministerio español del Interior.

La llegada de pateras al archipiélago se ha acelerado en los últimos dos meses: en octubre arribaron 5.328; y en noviembre, 8.157, lo que supone un promedio de 272 inmigrantes diarios el pasado mes.

La principal consecuencia de este histórico número de llegadas ha sido el colapso del campamento instalado en el muelle de Arguineguín (isla de Gran Canaria), que se montó en agosto para albergar a 400 personas y algunos días llegó a estar hacinado con 2.600.