TENDENCIAS
10/03/2019 17:39 CET | Actualizado 10/03/2019 17:43 CET

El genial mensaje de un profesor sobre por qué los docentes tendrían que contar su orientación sexual

"En el aula necesitamos construir un modelo de sociedad abierta y respetuosa".

La homofobia sigue siendo un problema latente en prácticamente todos los ámbitos de la sociedad, también en los centros educativos. Para los alumnos, que sufren bullying por su orientación sexual, y los profesores que también temen contarlo por miedo a la reacción de sus compañeros o el propio alumnado.

Nando López, escritor y profesor, ha querido contar en Twitter cómo hace 14 años se vio en la situación de contar o no a sus alumnos su homosexualidad y las consecuencias, buenas y malas, que tuvo. Según cuenta, la pregunta surgió con la naturalidad esperada de unos alumnos de secundaria que quieren conocer la vida de su profesor.

Cuando recibió esa batería de preguntas, según relata, López se vio en una encrucijada de si contarlo o no, ya que en sus empleos anteriores no había tenido ningún problema con su sexualidad. Finalmente respondió con un "tengo novio", una respuesta natural que tuvo una muy buena acogida por todo el alumnado del centro, en el que estuvo 10 años.

Según cuenta en su hilo de Twitter, que acumula más de 2.500 me gusta, los únicos problemas que tuvo fueron con otros profesores y padres de alumnos.

López añade que, gracias a su valentía, varios alumnos se animaron a hablarle de su sexualidad y pedirle ayuda. "Buscaban mi confianza para contarme lo que estaban viviendo, e incluso los padres que me citaban para intentar ayudar a sus hijos e hijas a sentirse libres. A aceptarse", detalla.

A raíz de estas historias, el profesor escribió su novela posteriormente adaptada a obra de teatro La edad de la ira centrada en la homofobia y los conflictos en los centros educativos. Con esta publicación, tuvo el efecto opuesto: jóvenes estudiantes, que al leerla, se han planteado contar su homosexualidad cuando sean docentes.

Para hacer esto más fácil, López relata que habría que transformar las aulas desde la propia educación y "asumir" que algún "padre enfurecido" se quejará de que sus hijos reciban esta formación.

"Ladran mucho. Protestan. Amedrentan. Chantajean. Incluso amenazan. Pero lo hacen porque, ahora mismo, cada día somos más quienes estamos en este otro lado", añade.

El profesor relata que, por desgracia, ese bullying homófobo es más común de lo que se piensa. "Maricón' o 'bollera' siguen oyéndose con desprecio en los pasillos o —cosas de la sociedad digital— se escriben cobardes y anónimos en las redes de más de un y una adolescente", detalla.

Para concluir su hilo, López manda un mensaje de esperanza a crear espacios visibles y donde tenga espacio el colectivo LGTBI. "En construir mundos -ya sea desde la pizarra o desde las páginas de una novela- donde vernos y empoderarnos. Donde abrazarnos. Y donde SER 🌈", señala.

RESPONSABLEMENTE