POLÍTICA
05/02/2019 16:25 CET | Actualizado 05/02/2019 20:56 CET

El Gobierno acepta la figura de un relator en la mesa de partidos políticos sobre Cataluña

Rechaza considerarlo un "mediador".

EFE
Calvo

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha aceptado este martes la figura de un relator en la mesa de partidos que el Ejecutivo y la Generalitat intentan impulsar sobre la situación en Cataluña, pero ha rechazado que esta persona pueda considerarse un mediador. Por la tarde, fuentes de Moncloa han precisado que el relator "será una persona neutral y elegida de común acuerdo".

"No hacen falta mediadores ni para el Gobierno ni para el Partido Socialista. Si acaso alguien que pueda tomar nota, convocar, que nos pueda coordinar" en esa mesa de "diferentes partidos", pero "no hacen falta mediadores", ha afirmado en declaraciones a los medios de comunicación en los pasillos del Senado, donde ha aclarado que en esa mesa de partidos los socialistas estarían representados por el PSC.

Esta iniciativa de crear una mesa de partidos fue explorada en una de las reuniones recientes entre Calvo y el vicepresidente catalán, Pere Aragonés, y la consejera de Presidencia, Elsa Artadi. Se trata de crear un canal alternativo de diálogo político a la vía institucional que representa la Comisión bilateral Estado-Generalitat prevista en el Estatut. Una mesa en la que los partidos puedan hablar con mayor flexibilidad que en el diálogo entre instituciones.

El problema que ha impedido hasta la fecha la concreción de esta mesa de partidos es que el Ejecutivo defendía que se ciñera a la participación de formaciones catalanas, mientras que los independentistas exigen que sea de ámbito estatal, para que pueda participar Podemos.

A pesar de que el PDeCat vincula la creación de una mesa de diálogo político sobre Cataluña en presencia de testigos neutrales con su eventual renuncia a presentar una enmienda a la totalidad al proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE), Calvo ha desligado una cosa de la otra.

"Diálogo dentro de la ley"

La vicepresidenta ha defendido la práctica del "diálogo" entre partidos "dentro de la ley", por lo que ha rechazado que en ese contexto se precisen mediadores. "Ojalá todos los partidos estuvieran dispuestos a dialogar dentro de la ley para resolver una situación tan complicada como la de Cataluña", ha señalado en alusión a PP y Ciudadanos.

Sin concretar quién podría ejercer ese papel de coordinador o relator, Calvo ha explicado que debería ser "alguien que entienda bien de todo" lo que se está "hablando en este país, que es de resolver una crisis territorial importante".

"Estamos hablando de la unidad del Estado, de nuestro orden constitucional e intentando dar salida a una situación que en 2011 el PP se encontró con una Cataluña en que sólo el 1O% votaba independentismo y cuando se fueron dejaron una sociedad en la que el 47% votaba independentismo", ha deslizado Calvo, que ha culpado al PP de renunciar a dialogar, a ocupar el espacio y de no entender que uno de los valores superiores de la Constitución es el pluralismo político.

15 cosas que no sabías de Carmen Calvo

En una referencia directa a PP y Ciudadanos, Calvo les ha afeado que no acudieran a la primera convocatoria de la mesa de partidos catalanes impulsada por el president Quim Torra cuando la democracia "obliga" a sentarse con los que no piensan como uno.

"Nosotros, ni el Gobierno ni el Partido Socialista somos independentistas (...) pero no tenemos ningún problema para sentarnos con todo el mundo porque sabemos perfectamente lo que somos y lo que debemos y podemos hacer, que es estar en el marco de la ley constantemente", ha incidido, antes de reprochar a PP y Ciudadanos que le hayan "comprado el programa" a la "ultraderecha" de Vox.

Espacios para sostener el diálogo dentro de la ley

Fuentes de Moncloa han aclarado por la tarde que para que diálogo "conduzca a una situación política" en Cataluña "es necesario decidir los espacio para dicho diálogo y el método de trabajo".

"El primer espacio es el institucional", añaden estas mismas fuentes, que se refieren a la reunión de la Bilateral, prevista en el estatuto catalán y "el segundo espacio es la mesa abierta a los partidos que en el ámbito catalán han de encontrar puntos en común que saquen a la sociedad catalana del actual escenario de fractura".

"Para coordinar y ayudar en esta mesa de partidos, que es horizontal, habrá un relator que coordine las reuniones y ayude en su desarrollo. Será una persona neutral y elegida de común acuerdo", han precisado.

El PP ve una "traición"

Ya en la sesión de control al Ejecutivo en el Senado, Calvo ha vuelto a referirse a la iniciativa de la mesa de partidos en respuesta a una pregunta del senador del PP, Ignacio Cosidó, para quien aceptar un "verificador" en esa negociación "es tanto como reconocer que hay un conflicto internacional, reconocer la soberanía de la otra parte, vulnerar la Constitución española" y "traicionar a España".

Ante la acusación del PP de que el Gobierno está cediendo a las exigencias de los independentistas en torno a esta mesa de partidos con tal de salvar los Presupuestos, Calvo le ha replicado que el Ejecutivo "cede al diálogo siempre y si se trata de los Presupuestos, con todos los grupos de la Cámara para intentar que salgan adelante". "¿Le parece a usted raro para un gobierno en democracia?", le ha interpelado.

GTRES
Carmen Calvo

Para Cosidó, sin embargo, la minoría parlamentaria en la que se encuentra el PSOE "no les da legitimidad alguna para sentarse en una mesa a negociar en nombre de España cuando una mayoría de españoles no se siente representada en esa negociación".

"Renuncien, rectifiquen, por sentido de Estado, por lealtad al Gobierno de España y por dignidad democrática. Pero si quieren persistir en el error pónganlo en un programa electoral y dejen que los españoles voten, que la repuesta que les van a dar es muy clara", ha exigido Cosidó.

La vicepresidenta ha pedido por su parte al PP que deje dialogar al Gobierno y encontrar una solución, "con ley y diálogo", a la crisis que afecta a Cataluña y al resto de España. "Su imaginación es producto de lo que usted considera que es un delito. Si dialogar es un delito soy culpable y espero mi condena", ha zanjado Calvo.