POLÍTICA
05/04/2019 14:12 CEST

El Gobierno aprueba el decreto que facilita a los hogares el autoconsumo de energía

Junto con la llamada Estrategia de Pobreza Energética.

EFE

El Gobierno ha aprobado este viernes el real decreto que regula las condiciones para el autoconsumo de electricidad, junto con la llamada Estrategia de Pobreza Energética, que facilita a los hogares el autoconsumo y su interacción con la red, además de “reflejar el papel central de los ciudadanos” en el sistema energético.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha señalado que el autoconsumo es un elemento “fundamental” del nuevo sistema energético.

“La capacidad de generar y autoconsumir energía y volcarla a la red es una variable determinante del éxito de este proceso, además de positivo para los precios y para el sistema”, ha señalado Ribera.

Se trata de un decreto que pretende integrar las renovables en una red “compleja” con el fin de facilitar la gestión y los elementos administrativos, en concreto los sistemas de compensación, y también a los pequeños generadores vendedores a la red en pequeña escala.

El pasado mes de octubre el Ejecutivo ya aprobó el real decreto ley que, entre otros aspectos, eliminaba el conocido como ‘impuesto al sol’ del PP para la energía autoconsumida, y ahora introducirá el marco normativo necesario para su desarrollo.

La nueva ley también permitirá, según ha indicado la ministra, mejorar las capacidades de agregación para que se pueda compartir la energía generada en colectivos de autoconsumidores.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMV) ya se refirió al borrador como un marco “adecuado” para el desarrollo del autoconsumo, aunque propuso la mejora de la definición de qué se entiende por instalaciones próximas y clarificar el mecanismo de compensación simplificada.

Estrategia de pobreza energética

La ministra ha hecho hincapié en que el propósito del Gobierno es situar al ciudadano en el “papel central” del sistema y de una transición “justa”, con el fin de que “nadie se quede atrás”, un objetivo al que también se dirige la Estrategia de Pobreza Energética, que también se ha aprobado en el Consejo de Ministros de este viernes.

Ribera ha destacado que con una dependencia del exterior en materia energética del 74% en España la inversión en la mejora del sistema “es enormemente positiva”, no solo para la reducción de emisiones, sino para avanzar en los objetivos del plan.

“La transición pasa necesariamente por el impulso al máximo de la eficiencia y en un despliegue masivo de las renovables en todos los sectores, empezando por el eléctrico. De aquí a muy poco tiempo, la dicotomía tradicional de generación renovable contrapuesta con la convencional desaparecerá y solo hablaremos de renovable frente a fósil”, ha explicado.