El Gobierno baja el crecimiento para 2023 al 2,1% por la elevada "incertidumbre"

Calviño asegura que no hay desaceleración económica pese a los últimos datos.
|
Calviño, durante la rueda de prensa de este martes
Calviño, durante la rueda de prensa de este martes
Europa Press News via Getty Images

El Gobierno ha rebajado su previsión de crecimiento para el próximo año al 2,1%, por culpa de la elevada incertidumbre. Así lo ha expresado la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros donde han presentado el anteproyecto de Presupuestos Generales del Estado.

Calviño ha basado su rebaja en la alta inflación y el contexto internacional de crisis energética. No obstante, aunque ha apuntado que “el principal reto de nuestra economía es la inflación”, señala que “no se observan efectos de segunda ronda en España”, así como que la inflación interanual ha comenzado a moderarse en septiembre.

Según el cuadro macroeconómico presentado por Calviño al Consejo, el deflactor del consumo privado, un indicador similar al IPC, se ha revisado al alza, del 2,9 % al 4,1%.

La previsión del crecimiento del empleo varía solo dos décimas (baja del 0,8% al 0,6%), al igual que la de la tasa media anual de paro (sube del 12% al 12,2%), con una estimación de 21 millones de personas ocupadas a finales de 2023 y de que el próximo año se cierre con una tasa de paro por debajo del 12 % (11,7 %).

El consumo privado baja 1,2 puntos respecto a las previsiones de julio, del 2,5% al 1,3%, y el público crecerá en 2023 un 0,4%, al tiempo que se disparan las inversiones en bienes de equipos (9,5%) y también en construcción (8,4%). Respecto a las exportaciones, se prevé un incremento del 7,3 % el próximo año y un 8,2% más en el caso de las importaciones.

Las hipótesis que subyacen al cuadro macroeconómico para 2023 contemplan precios “anormalmente elevados” para el petróleo (96,9 dólares el barril de Brent) y para el gas natural (118,8 euros el megavatio/hora). A ello se suma la ralentización prevista del crecimiento económico de la zona del euro al 0,9%, un tipo de cambio paritario entre el euro y el dólar y el aumento de los tipos de interés con el euríbor a 3 meses en el 2% el año que viene.

No hay desaceleración

Según Calviño, por el momento no hay síntomas de desaceleración de la actividad, lo que junto al “extraordinario” comportamiento del mercado de trabajo ha llevado a elevar una décima la previsión de crecimiento para 2022 al 4,4 %.

Otro de los datos relativos a 2022 es el incremento del consumo privado en un 1,2 %, frente a la bajada de un 1 % del público, mientras que las inversiones en bienes de equipo suben un 6,6 % y en construcción un 3,8 %.

Las exportaciones se dispararán este año un 17,9 % según las previsiones del Gobierno y las importaciones aumentan un 9,9 %, mientras que el crecimiento del empleo roza el 3 % y la tasa de empleo se situaría en el 12,8 %.