POLÍTICA
30/01/2019 12:19 CET | Actualizado 30/01/2019 12:21 CET

El Gobierno cree que los paros de dos horas el 8M son una "buena posición"

Cree que el Día de la Mujer debe volver a ser en 2019 un "aldabonazo importante sobre las conciencias cívicas y políticas".

GTRES
GTRES

El Gobierno considera que la opción de que los sindicatos planteen paros de dos horas el 8 de marzo es "una buena posición" porque "hay que seguir avanzando" en la lucha por la igualdad y cree que el Día de la Mujer debe volver a ser en 2019 un "aldabonazo importante sobre las conciencias cívicas y políticas".

"Nos parecerá muy bien que los sindicatos convoquen paros. La participación, la manifestación, la presión legítima y pacífica de las mujeres en el amplio mundo del movimiento feminista al que pertenezco desde siempre estarán aquí", ha declarado la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, este miércoles en un desayuno informativo de Nueva Economía Fórum.

Calvo no prevé que se vaya a convocar una huelga feminista el 8 de marzo, si bien sí espera que los sindicatos convoquen paros de dos horas en una jornada en la que se volverán a denunciar las condiciones de desigualdad que padecen las mujeres.

La ministra de Igualdad, que ha insistido en que el Gobierno es feminista "sin ambages", ha asegurado que el feminismo está impulsando un "verdadero reseteo de la sociedad", por lo que considera "rechazable pero entendible" que la ultraderecha esté en contra de ello.

"Lo que nos preocupa es que las derechas tradicionales se estén radicalizando", ha sostenido Calvo, quien ha defendido que España "no se puede permitir ni un solo desliz de extremismos ni radicalidades que pongan en riesgo" cuatro décadas de democracia.

El feminismo "ha venido para quedarse, no para ser una optativa de la política, sino para ser una troncal", ha destacado la vicepresidenta, quien ha apuntado que las mujeres utilizarán "las calles, las manifestaciones y la presión" para exigir la igualdad porque son "un actor político de primera".

"Por fin las mujeres somos conscientes del poder que comportamos", ha sentenciado, para reiterar que "si alguien va a abrir polémica sobre esto, se está equivocando".

La vicepresidenta también se ha referido a la inmigración: ha negado que el Gobierno esté practicando un "apagón informativo" en este asunto y ha sostenido que la llegada de migrantes a España son "datos públicos" que se dan "sin problemas" a cualquier que los quiera recabar.

"Difícilmente se puede dar un apagón en algo que tiene que formar parte de las estadísticas. (...) Somos muy transparentes en nuestra acción", ha añadido.

Calvo ha presumido de que el Ejecutivo ha organizado una "verdadera política de inmigración que no existía".

"Somos conscientes de que como Gobierno afrontamos la presión migratoria. (...) Somos un Gobierno que quiere una inmigración legal y ordenada que bascule entre la seguridad y la defensa de los derechos humanos", ha apuntado, porque España "necesitará mano de obra".

Ha pedido "altura de miras" y "ordenación del discurso" político para evitar crear "incertidumbres, peligros y comportamientos insolidarios" que hoy no tiene la sociedad española en torno a la inmigración, tras criticar a quienes pretenden que se aborde esta materia con "política corta, frivolidad máxima".

En ese sentido, ha afirmado que el Ejecutivo de Pedro Sánchez está haciendo un "esfuerzo económico y de diálogo sólido"en Europa.

ESPACIO ECO