ECONOMÍA
31/01/2020 13:15 CET

El Gobierno fija en "cero euros" la primera factura del Estado por el rescate de las autopistas

La M-12 une Madrid con la terminal 4 del aeropuerto de Barajas.

GOOGLE MAPS
Autopista M-12.

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana liquidará el primer rescate de una autopista de peaje, la de la M-12, que une Madrid con la terminal 4 del aeropuerto de Barajas, sin indemnización alguna por Responsabilidad Patrimonial de la Administración (RPA).

Transportes reconoce una RPA de 54,37 millones de euros, pero le resta los 194,72 millones que considera que necesitará para hacer frente a expropiaciones pendientes de pago, por lo que el importe resultante es de -140,35 millones para los tenedores de los derechos de cobro, ha informado el ministerio.

El departamento que dirige el socialista José Luis Ábalos ha iniciado este viernes el trámite de audiencia de la liquidación provisional de la RPA en la M-12, que durará quince días, tras los cuales analizará las alegaciones recibidas y dictará la primera resolución, que no será la definitiva.

Se trata de la primera concesión para la que ha iniciado dicho trámite de audiencia, y en las próximas semanas lo hará para el resto de autopistas, después de que el Consejo de Ministros aprobase el pasado 26 de abril el “acuerdo de interpretación de determinados contratos de concesión de autopistas, en cuanto al método para calcular la Responsabilidad Patrimonial de la Administración (RPA)”.

“Cero euros”

El ministerio argumenta que, dado que el importe de la retención provisional supera al de la RPA reconocida, la cantidad a abonar por RPA en estos momentos es de “0 euros”.

“Esto significa que los tenedores del derecho de cobro no perciben ninguna cantidad, pues la estimación del importe pendiente de pago por expropiaciones supera con creces la RPA reconocida”, explica en un comunicado.

El acuerdo de interpretación establece que un año después de que se dicte la primera solución de determinación de la RPA se procederá a determinar una nueva resolución, que será la definitiva, a los efectos de regularizar las situaciones pendientes que se hayan resuelto en este período, como el pago de expropiaciones.