Life

El gran golpe de Disney a Netflix

La compañía prepara un desembolso estratosférico.

¿Puede aumentar la oferta de streaming más? Pues sí, aunque parezca imposible. El número de plataformas no deja de crecer y los catálogos aumentan a su ritmo. Parece que la burbuja que se está creando preocupa a todo el mundo, excepto a las propias plataformas. El último gran asalto lo recibirá Netflix: Disney+ ha desembolsado cantidades desorbitadas para su gran estreno el 12 de noviembre en Estados Unidos.

La compañía del ratón Mickey invertirá en contenido original mil millones de dólares solo para su arranque, tal y como ha desvelado The Hollywood Reporter. Este presupuesto no incluye el dinero destinado a la compra de otras producciones o de otras obras para su adaptación. Un golpe directo a Netflix, porque el contenido de Disney —como ya se sabía— ya no se podrá ver ahí y el peso de la factoría para arrastrar espectadores no es precisamente menor.

La nueva plataforma quiere asegurarse una buena bolsa de suscriptores iniciales y se ha lanzado a gastar dinero en superproducciones con actores de renombre. Tras el anuncio del lanzamiento de Disney+ y de la retirada de sus licencias del resto, las acciones de Netflix cayeron un 5%.

25 millones en un solo episodio

La producción de un solo episodio de una serie en Disney+ le habría costado 15 millones de dólares. Se trata de los capítulos de The Mandalorian (la serie de Star Wars en acción real), y no ha sido su mayor desembolso: Disney+ se ha gastado hasta 25 millones de dólares en un único episodio de series de Marvel como WandaVision o The Falcon and The Winter Soldier. Son los tres proyectos de alto presupuesto del grupo, sus grandes bazas para arrancar.

A pesar de que Netflix nunca revela las cifras de sus producciones, es más que evidente el dinero que se ha dejado en algunas grandes apuestas como La casa de papel. Basta con ver la serie y el traslado de rodajes de un país a otro. Lo que sí hay son estimaciones que indican que en todo 2019 la plataforma gastaría 15.000 millones de euros en todas.

En estos momentos, Netflix cuenta con 158 millones de usuarios —que serían 166 al finalizar el año, si se cumplen sus expectativas— y las estimaciones de suscripciones para Disney+ se sitúan entre los 60 y 90 millones para el año 2024.

Una oferta más competitiva

Disney+ incluirá los títulos de todos sus sellos por 6,99 dólares mensuales: Pixar, Marvel, Star Wars, National Geographic y los de 21st Century Fox, después de que la factoría la comprara este año por más de 62.800 millones de euros. Además, ofrecerá un paquete que incluirá Hulu y ESPN+ por 12,99 dólares al mes. Otro golpe a su rival. El consumidor que no quiera tener miles de suscripciones tendrá que pensárselo menos.

La compañía ha conseguido ofrecer un precio más barato que el de Netflix, que cuesta un mínimo de 8,99 dólares al mes (en Estados Unidos) desde que subió sus precios en enero de 2019. Con este paquete, Disney podría alcanzar los 160 millones de suscriptores en los próximos cinco años.

Pese a ello, los analistas aseguran que Disney no tardará en subir el precio, un paso necesario para conseguir la rentabilidad del negocio.

Su catálogo incluirá alrededor de 500 títulos; más de 7.500 episodios de televisión; un conjunto de películas originales y nuevas series de televisión. Disney espera ofrecer cincuenta ficciones originales al año. Y ahí va el tercer golpe a Netflix: las descargas serán ilimitadas.

Bob Iger, el presidente de la compañía, quiere reorientar el futuro de The Walt Disney Company. El estadounidense anunció que renunciaría en 2021 y parece que dejará encauzado el negocio. El desembolso es enorme, pero el riesgo habría sido “sentarse y no hacer nada”. No hay que olvidar que, además, la factoría seguirá estrenando en cines. La plataforma llegará a Europa en 2020 y esperan poder ofrecer pronto producción local. Disney es ahora la principal amenaza de Netflix.

Esto es la guerra.

Related image
Películas imprescindibles de Netflix