El gran virólogo alemán explica por qué él todavía no se ha contagiado (y es MUY llamativo)

Honestidad brutal.
Christian Drosten, en una imagen al inicio de la pandemia.
Christian Drosten, en una imagen al inicio de la pandemia.
GETTY

El virólogo alemán Christian Drosten, uno de los más reconocidos de ese país y del mundo, ha explicado las razones por las que cree que él todavía no se ha contagiado de coronavirus desde que comenzó la pandemia.

En una entrevista en el semanario Der Spiegel, el científico admite que le es complicado encontrar las razones y directamente apunta a una que, a priori, pocos podrían esperarse: cree que, simplemente, ha tenido suerte.

Drosten subraya, eso sí, que no suele ponerse en situaciones de riesgo, pero aclara también que no es “demasiado cauteloso”. Por ejemplo, señala que hace a menudo viajes de trabajo y ha empezado a volver a los restaurantes. Además, admite que, si está en un grupo donde nadie se pone la mascarilla, él tampoco la usa.

Con todo, el virólogo destaca que siempre intenta ser educado. Y dice que si está en una panadería y ve que alguien la lleva puesta, él también se la coloca porque “esa persona podría ser un paciente de riesgo”.

En la entrevista, Drosten también se pronuncia sobre una teoría que corre por las redes sociales y que invita a que la gente se contagie en verano para, así, ser inmune en invierno.

“Eso es una absoluta tontería”, zanja antes de argumentar que es imposible que se contagien las suficientes personas en verano para conseguir que los números en invierno no aumenten.

“Eso fue evidente el año pasado en Gran Bretaña: las medidas se relajaron allí en el verano debido al campeonato europeo de fútbol y hubo una gran cantidad de infecciones, pero en el otoño e invierno siguientes, la cantidad de casos graves y muertes fue aún mayor que en Alemania, y esto a pesar de una mejor cobertura de vacunación entre la población”, alerta.

Por eso, explica que “bajo ninguna circunstancia” la ciudadanía debe infectarse intencionalmente. “Debes continuar evitándolo en la medida de lo posible, también debido al riesgo de Covid prolongado”, explica. Pero admite: “Desafortunadamente, sin embargo, la infección es inevitable a largo plazo”.