NOTICIAS
23/07/2021 19:42 CEST

El hombre que secuestró a una menor en Carabanchel quería "descuartizarla y tirarla a un contenedor"

El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Madrid ha ordenado este viernes prisión provisional comunicada y sin fianza.

El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Madrid ha ordenado este viernes prisión provisional comunicada y sin fianza para el hombre detenido el pasado miércoles por retener y amordazar a un menor en un local de ocio de Carabanchel, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) en un comunicado.

El juzgado, en función de guardia de detenidos, ha acordado esta medida tras tomar declaración al hombre, que será investigado por un delito de detención ilegal, aunque esta calificación es inicial y podría modificarse según se vayan practicando las correspondientes diligencias de investigación en el marco de la instrucción judicial.

El hombre, de 36 años, fue arrestado por agentes de la Policía Nacional después de que una menor de 15 años alertara de que se encontraba retenida contra su voluntad en un local de ocio de Carabanchel, donde fue localizada y liberada tras haber sido amordazada por su captor.

La adolescente aprovechó un descuido de este hombre para ponerse en contacto con los servicios policiales y facilitar el lugar donde se encontraba, aunque los datos que aportó no eran correctos. Tras más de una hora de búsqueda por parte de los agentes, fue localizada en un sótano, totalmente amordazada con cinta americana.

Según los testimonios recabados, ambos se habían conocido en una fiesta unos días antes. El hombre aseguró que la menor le había robado presuntamente sus pertenencias, por lo que la citó en el local.

A la llegada de los efectivos, estaba puesta la música a un alto volumen para que no se escucharan los gritos de auxilio de la chica. Además, el hombre presentó un actitud agresiva hasta que fue detenido.

Quería matarla, según la Policía

El Policía que recibió la llamada de la joven ha explicado a laSexta como ocurrieron los hechos y que la menor aseguró a los agentes que el agresor quería “descuartizarla y tirarla a un contenedor”. 

“Nos encontramos a la niña tumbada en el suelo con un cable que la rodeaba entera, de los pies a la cabeza, boca incluida, y encima de esos cables cinta americana. Estaba puesta tipo sirena, con las manos entre las rodillas y atada completamente, sin poder moverse”. Además han detallado que tenía una mordaza “tan fuerte que no podía cerrar los ojos”. Los agentes vieron en el suelo una sierra y un cuchillo y entraron en el momento en el que la estaba atando con cinta americana. 

EL HUFFPOST PARA REVOLUT