NOTICIAS
12/01/2020 21:55 CET | Actualizado 12/01/2020 22:07 CET

El Madrid gana la Supercopa de España en los penaltis con un gran Courtois (4-1)

El portero belga, decisivo en un disputado partido contra el Atlético.

GIUSEPPE CACACE via Getty Images
Parada de Courtois en la tanda de penaltis.

La gran actuación de Courtois en la tanda de penaltis dio al Real Madrid la victoria ante el Atlético de Madrid en la final de la Supercopa de España, que estrenaba formato fuera de España y con cuatro equipos disputando el título. 

En un partido soso en los primeros 90 minutos y vibrante en la prórroga, la final se decidió desde los once metros, donde el guardameta belga fue decisivo con una gran parada al central Thomas. 

Antes había fallado Saúl, que mandó el balón al palo. Por parte del Real Madrid anotaron Carvajal, Rodrygo, Modric y finalmente Sergio Ramos, cuyo gol fue decisivo para levantar el título. 

El partido fue claramente de menos a más, con un primer tiempo plano, en el que el Atlético comenzó presionando hasta llegar a forzar errores incomprensibles como el que cometió Sergio Ramos, regalando un balón a Joao Félix que, más incomprensiblemente aún, falló con todo a favor. 

El Madrid tuvo algunas llegadas, pocas, con centros bastante planos a Jovic, titular ante la lesión de Benzema. 

El joven jugador bosnio no aprovechó la ocasión para dar un golpe sobre la mesa, y eso que en la segunda parte estuvo a punto de marcar tras un gran pase de Modric. El delantero buscó el palo izquierdo de Oblak, pero el balón lamió el poste y se perdió fuera. 

Los entrenadores buscaron la victoria dando entrada a sus atacantes suplentes. Vitolo, por parte del Atlético, Rodrygo, por parte del Madrid. 

Zidane también dio oportunidad a Mariano y a Vinicius, que buscaron el área atlética sin suerte. 

La prórroga dejó mejores sensaciones que los primeros 90 minutos, con los equipos abriéndose y dejando espacios. De un lado para el otro, el partido acabó roto y se dieron ocasiones como la que tuvo Morata, solo ante Courtois. 

Sólo la entrada de Valverde, elegido mejor jugador del encuentro, impidió que el delantero rojiblanco pudiera marcar. El uruguayo acabó en la calle, pero la jugada se produjo a cinco minutos del final de la segunda prórroga y propició que se llegara a los penaltis. 

Y ahí el Madrid no falló y Zidane sigue sin perder una final.