BLOGS
09/06/2021 07:14 CEST | Actualizado 09/06/2021 07:14 CEST

El momento de la política con mayúsculas

Cataluña merece un Govern capaz de frenar el conflicto y de abrir un nuevo tiempo en el que la resolución del mismo pase por el diálogo, el acuerdo y el pacto.

NurPhoto via Getty Images
El exministro de SaSalvador Illa, from PSC, during the first plenary session of the new government in the Parliament of Catalonia, in Barcelona, Spain on 2th June 2021. (Photo by Joan Valls/Urbanandsport /NurPhoto via Getty Images)

Este pasado fin de semana el ganador de las elecciones catalanas y líder de la oposición, Salvador Illa, presentó su gobierno en la sombra como manera de explicar y visualizar la alternativa a los gobiernos independentistas combinando una oposición firme y constructiva al mismo tiempo. 

De esta manera, Illa y el PSC siguen el camino anunciado y marcado desde el minuto uno: es imprescindible pasar página en Catalunya y cambiar el conflicto por el entendimiento y los relatos vacíos por las propuestas acerca de políticas públicas útiles para hacer que la vida de la gente sea cada día un poco mejor.

A diferencia de lo que ocurrió con el Ciudadanos de Arrimadas, que abandonaron a las catalanas y a los catalanes después de presentarse a las elecciones y pedirles el voto, el grupo socialista sí está dispuesto a ejercer el liderazgo que como primera fuerza le corresponde en el Parlament. Y además quiere hacerlo marcando de cerca la actuación del nuevo Govern tanto en líneas generales, como en cada uno de los departamentos de la Generalitat. Y para ello el PSC ha presentado este govern alternatiu, emulando lo que ya hizo en 2003 el president Pasqual Maragall antes de llegar a la presidencia de la Generalitat, y poniendo encima de la mesa tanto nombres como propuestas de acuerdo muy concretas. 

En cuanto a los nombres, son 15 diputadas y diputados socialistas que actuarán como consellers alternativos fiscalizando las políticas de cada departamento. Quince nombres con demostrada experiencia en cada uno de los ámbitos que liderarán. 

Así como varias propuestas de fondo que desde el punto de vista socialista merecen ser consensuadas con la máxima urgencia posible y que van desde el combate contra la pandemia, la gestión de los fondos europeos, la renovación de los altos cargos designados por el Parlament, un acuerdo para que TV3 vuelva a ser una televisión de todos y para todos y una nueva la ley electoral, entre otros. Son cuestiones suficientemente importantes como para situarlas entre las principales prioridades de la legislatura y poder alcanzar los acuerdos más amplios posibles. Y demuestran, también, que Illa y el PSC han decidido apostar por las propuestas y por el diálogo por encima del relato vacío y del enfrentamiento. Formas distintas, contenidos distintos. 

Cataluña merece un Govern que gestione su día a día y que, a la vez, sea capaz de frenar el conflicto y de abrir un nuevo tiempo en el que la resolución del mismo pase por el diálogo, el acuerdo y el pacto. Ya vimos a la política fracasar en 2017 y de todos esos errores debe aprenderse. Los problemas políticos se arreglan mediante la política y no hay buena política si no hay voluntad de acuerdo entre quienes no piensan igual y evidentemente dentro del marco legal del que nos hemos dotado entre todas y todos. Todo ello es lo que ofrece el PSC de Illa y la hoja de ruta que se ha marcado el líder de la oposición para ser útil durante esta etapa siendo conscientes de que más pronto que tarde el cambio en Cataluña será una realidad. 

Photo gallery 15 cosas que no sabías de Salvador Illa See Gallery

NUEVOS TIEMPOS