INTERNACIONAL
27/09/2019 10:28 CEST

El móvil puede llevarte a prisión en Egipto

La represión de la policía de Al Sisi contra los jóvenes se acrecienta en las calles, cuando hay ya más de 2.000 detenidos por las protestas contra el mariscal

ASSOCIATED PRESS
Un manifestante graba los cánticos de un compañeros, en la protesta contra Al Sisi del pasado 21 de septiembre en El Cairo. 

Camino del trabajo en la parada de autobús en la céntrica plaza Tahrir de El Cairo, Omar ha sido parado cuatro veces esta semana por la policía para revisarle el móvil y comprobar sus comunicaciones.

El celo de la policía con el contenido del teléfono de Omar es similar al que los agentes están poniendo con todos los jóvenes a los que paran por la calle, sobre todo en el centro de la capital egipcia, después de que el viernes pasado se produjeran unas insólitas protestas, que amenazan con volver a producirse mañana.

¡Cuidado con tu móvil!

“Cuatro veces en la misma maldita calle (...), abrieron mi WhatsApp para leer las conversaciones, lo que es ilegal”, relata a Efe, ocultando su identidad bajo otro nombre por miedo a represalias.

El joven asegura que agentes de paisano también miraron las imágenes que tenía en su teléfono, en el que guardaba fotos personales e íntimas.

“Gracias a Dios no vieron mi Facebook, porque no tenía conexión a internet en el móvil”, agrega Omar. Además de él, vio a “un montón de personas esperando para que sus teléfonos fueran revisados”.

La policía trata de verificar si en sus móviles tienen material relacionado con las protestas contra el presidente de Egipto, Abdelfatah al Sisi, en medio de una amplia campaña de arrestos en la que casi 2.000 personas han sido detenidas, según las ONG de derechos humanos locales.

Las protestas estallaron en El Cairo y otras localidades el 20 de septiembre, y prosiguieron el día 21 en la ciudad de Suez (noroeste), y a pesar de que no fueron muy concurridas son las primeras destacadas contra el mandatario desde 2016.

Estado de alerta

Desde el fin de semana, la seguridad se ha reforzado en la plaza Tahrir, epicentro de la revuelta de 2011 contra el dictador Hosni Mubarak, y en otros puntos de El Cairo ante un nuevo llamamiento a manifestarse mañana lanzado por el empresario egipcio afincado en Barcelona (España), Mohamed Ali, que ha movilizado a sus compatriotas desvelando la supuesta corrupción de Al Sisi.

Tarek Hussein, abogado y defensor de derechos humanos egipcio exiliado en Túnez, indica a Efe que “inspeccionar el teléfono es un acto ilegal, según la Constitución egipcia, concretamente el artículo 75”, que establece que deben ser protegidos los mensajes y la libertad personal.

Según el también miembro del partido opositor Al Dustur, “las autoridades están en estado de ansiedad por las protestas del pasado viernes”, en las que los ciudadanos volvieron a pedir “la caída del régimen”, y ahora “están nerviosas por lo que les sucederá”.

“Sospechan de todos los jóvenes y buscan en sus teléfonos (...), en Egipto hay un estado de locura que no sucedió antes”, dijo, afirmando que esto “no ocurrió durante otras manifestaciones que tuvieron lugar bajo el mandato” de Al Sisi, que llegó al poder en un golpe de Estado en 2013, y en 2014 fue elegido en las urnas.

Sospechan de todos los jóvenes y buscan en sus teléfonos (...), en Egipto hay un estado de locura que no sucedió antes

En su opinión, la actuación policial busca “atemorizar a la gente para asegurar que no habrá manifestaciones como las que tuvieron lugar el viernes”.

Precaución 

Algunos activistas egipcios expertos en nuevas tecnologías han publicado en las redes sociales consejos prácticos para que otros activistas, manifestantes o ciudadanos de a pie tomen precauciones ante la inspección de los teléfonos móviles.

Entre las recomendaciones está eliminar todas las fotografías y vídeos de los móviles y guardarlos en otro lugar más seguro; cerrar las cuentas personales en las aplicaciones como Facebook, Twitter y otras redes sociales y acceder a ellas a través de las páginas web, o eliminar esas aplicaciones.

Asimismo, están recomendando usar aplicaciones seguras para comunicarse, como Signal y Wire, evitar el uso de WhatsApp y del Messenger de Facebook, y en el caso de que la velocidad de internet se reduzca considerablemente y esas aplicaciones no funcionen, existe Wickr Me.

De hecho, la velocidad de navegación se ha visto reducida en los pasados días en Egipto y algunas aplicaciones como Skype han dejado de funcionar, tal y como ha constatado Efe.

La organización NetBlocks, que supervisa la censura en internet, ha informado de que Twitter ha sufrido interrupciones desde el domingo por la noche en Egipto y que el 40 % de los usuarios del Messenger han tenido problemas para conectarse.

Las autoridades egipcias no se han pronunciado sobre los fallos en la red ni sobre la campaña de arrestos, y desde Nueva York Al Sisi apuntó esta semana que detrás de las movilizaciones está el “islam político”, en referencia a sus acérrimos enemigos, los Hermanos Musulmanes

  • Amr Abdallah Dalsh / Reuters
  • Amr Abdallah Dalsh / Reuters
  • Amr Abdallah Dalsh / Reuters
  • Amr Abdallah Dalsh / Reuters
  • Amr Abdallah Dalsh / Reuters
  • Amr Abdallah Dalsh / Reuters
  • Amr Abdallah Dalsh / Reuters
  • Mohamed Abd El Ghany / Reuters
  • Mohamed Abd El Ghany / Reuters
  • Mohamed Abd El Ghany / Reuters
  • Mohamed Abd El Ghany / Reuters
  • Mohamed Abd El Ghany / Reuters
  • STR via Getty Images
  • Amr Abdallah Dalsh / Reuters
  • STR via Getty Images
  • Mohamed Abd El Ghany / Reuters
  • Anadolu Agency via Getty Images
  • STR via Getty Images
  • ASSOCIATED PRESS
  • ASSOCIATED PRESS
  • ASSOCIATED PRESS

PULEVA PARA EL HUFFPOST