El nuevo capítulo del clan Jurado: Rocío Carrasco vuelve a demandar a Antonio David Flores

Rociíto recurre otra vez a la justicia por un asunto relacionado con sus hijos, David y Rocío Flores.
Antonio David Flores y Rocío Carrasco.
Antonio David Flores y Rocío Carrasco.

Una demanda más. Como buena hija de boxeador, Rocío Carrasco ha dado un último golpe al padre de sus hijos, Antonio David Flores. Un gancho directo al hígado. Cuando parecía que Rociíto no podía emprender más acciones legales contra el ex Guardia Civil, que regresó hace un año a la televisión, ha llegado la última, y esta vez por un asunto referido a sus hijos David y Rocío Flores.

Justo esta semana, Antonio David está siendo el protagonista de la sección Hormigas negras de Sálvame, donde se hace un repaso del pasado del personaje. Sin embargo, indagar en los recuerdos no ha sido la razón del nuevo ataque de Carrasco.

Su exmujer ha tirado de hemeroteca y le ha demandado por una entrevista de 2016, en la que aseguró que Rociíto no invitó a sus hijos a la presentación de un sello dedicado a su abuela Rocío Jurado, y por dar a entender que es “una mala madre”.

Rocío Carrasco entiende que esas declaraciones vulneran su honor y su intimidad, y solicita 120.000 euros en concepto de daños morales, según adelanta Lecturas. Además, ambos siguen teniendo un juicio pendiente en el que se acusa a Antonio David de haber ocultado los ingresos ganados hace años en televisión para no pagar la pensión de sus hijos.

La última vez que ambos se enfrentaron legalmente, en 2018, el ex Guardia Civil venció la batalla. Rocío Carrasco le había denunciado por violencia de género y pedía cárcel para el colaborador. La denuncia, finalmente, fue archivada.

Al parecer, el asesor legal de Rociíto podría ser su marido, Fidel Albiac (licenciado en Derecho), al que la familia Flores y la mayoría de los periodistas del corazón culpan de la inexistente relación de Carrasco con sus dos hijos.

Más demandas

La pareja se separó en 1999 y la hija de La más grande lleva años emprendiendo acciones legales contra su exmarido, algo que muchos en los platós han calificado como “una compulsión demandatoria”.

Lo denunció en 2016 por difamación en los medios durante 17 años, por no pagar la manutención y por secuestro de un menor; se querelló con él también en 2016, por maltrato físico y psicológico continuado; en 2019 pidió el embargo de su caché en GH VIP por no pagarle la pensión; el año pasado lo acusó también de estafa procesal e insolvencia punible, por cobrar supuestamente a través de terceras personas y declararse insolvente para no pagar la pensión de sus hijos.

A todas ellas se suma esta nueva demanda por vulnerar su derecho al honor y a la intimidad. Por todas ha pedido grandes indemnizaciones y, en algunos casos, penas de cárcel.

Según Lecturas, lo que más le ha dolido a Rocío Carrasco en esta última ocasión ha sido que se cuestione su papel como madre porque no tiene relación con sus hijos —a pesar de que Rocío Flores ha pedido en varias ocasiones retomar el contacto—. Los jóvenes viven con su padre por decisión propia desde hace más de cuatro años.

Mientras que Antonio David vuelve a hablar en los platós de televisión, a Rocío Carrasco le beneficia el silencio que guarda desde hace 20 años. Aunque ha sido acusada en varias ocasiones de filtrar información a través de sus amigos periodistas.

Cómo han cambiado los Flores y los Carrasco