POLÍTICA
23/09/2020 22:08 CEST | Actualizado 23/09/2020 22:17 CEST

El ocio dice basta: "Somos el único sector de la economía cerrado por imperativo legal"

El portavoz de 'Noche Madrid', Vicente Pizcueta, explica que la protesta del sector es una llamada a salvar cerca de 300.000 empleos en peligro por la falta de ERTEs y el cierre de locales.

NOCHE MADRID
Protesta del ocio en Madrid

Echarse a la calle para sobrevivir a la crisis. “No estamos pensando en abrir ahora, sino en un plan de rescate para proteger a 200.000 empleos directos y 100.000 indirectos”. El sector del ocio ha dicho ‘basta’ para clamar por la situación de “desamparo” que denuncia sufrir por parte de las administraciones.

Este miércoles, Madrid, con el Teatro Barceló como escenario principal, y otras ciudades han acogido actos de protesta bajo el lema Insomnio: nos habéis quitado el sueño. Las movilizaciones, desarrolladas durante toda la noche, llegarán hasta el jueves. “Es la primera pero no será la última, porque si no cambian las cosas de aquí al final de año cae el 69,7% del sector”, confiesa Vicente Pizcueta, portavoz de ‘Noche Madrid’, la entidad que engloba a empresarios y trabajadores del “mal llamado” ocio nocturno.

“Pedimos que la ampliación de los ERTEs esté ya aprobada y prorrogada hasta el 31 de marzo de 2021 [actualmente expira el 30 de septiembre] y con el 100% de prestaciones y bonificaciones, no lo que hay ahora, que gente que factura 700-800 euros por su trabajo en fin de semana está recibiendo una prestación de 150. ¿Qué cálculo de prestación se puede hacer sobre la facturación si estamos cerrados? Es una barbaridad. Por eso le hemos dicho a la CEOE que se plante”, expone Pizcueta.

El sector sabe que no es el único afectado, aunque sí denuncia ser el más agraviado por la situación. “Ahora mismo hay 800.000 personas pendientes de su ingreso y que estemos a siete días del final de los ERTEs así...”. “Qué ocurre —se pregunta el portavoz—, que te ponen una oferta para renovarlos a tres días de que expire el plazo y o lo tomas o lo tomas”.

Tenemos un ministro (de Cultura) del siglo XIXVicente Pizcueta, portavoz de 'Noche Madrid'

La situación es especialmente angustiosa para locales de música, discotecas y establecimientos similares, lamenta. “Somos el único sector de la economía que estamos cerrados por imperativo legal; esto no ha pasado nunca en la democracia. Italia y Francia dan una ayuda a quienes consuman cultura y ocio; Reino Unido ha bajado el IVA a la hostelería al 5%... y aquí estamos a por uvas”. 

El responsable de Madrid carga las tintas contra todas las administraciones, pero especialmente contra el ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, por sus manifestaciones. “Dice el ministro que una cosa son los conciertos y otras las discotecas. ¿Usted no sabe que las salas de concierto tiene licencia de discoteca? En el siglo XXI los dj´s son tan artistas como un grupo, pero tenemos un ministro del siglo XIX. Es una vergüenza”. 

NOCHE MADRID
Protesta del ocio en Madrid

“Hemos lanzado un mensaje a las tres administraciones: lo del Gobierno central no tiene nombre, pero las comunidades han hecho una gestión desastrosa. Y los ayuntamientos, como el de Madrid, nos ha prometido terrazas, espacios... y no han cumplido. Es una indecencia prometernos algo que luego no nos han querido dar. Y hablo de todos los signos políticos, porque en estoy hay muy pocas diferencias en el trato que nos han dado”.

Un concepto malintencionado

Defiende el responsable de los empresarios de ocio que el concepto “ocio nocturno” ni es preciso ni es justo. “Ocio nocturno es un concepto malintencionado: un botellón es un ocio nocturno, las fiestas en casa... Esta confusión, a la que han ayudado los medios, nos ha hecho mucho daño. Ha sido una caza de brujas, pero creo que hemos hecho un trabajo responsable contra los mensajes malintencionados”.

“Los bares de copas cuando han estado abiertos han estado vacíos o casi; los reservados funcionaban relativamente bien. Pero un caso como el de Córdoba (a partir del cual se desató un brote muy extenso en casos y tiempo) nos hizo daño. Eso, el 17 de julio, arrancó el debate sobre los locales de ocio. Hubo un desparrame de centenares de personas que habían celebrado una fiesta privada y acabaron en una discoteca, contagiando a los que estaban allí. Al final, la discoteca fue la víctima”.

Asegura Vicente Pizcueta que los datos avalan al sector, pese a lo que se pueda creer. “Con los datos de la Red Epidemiológica Nacional no hay un solo elemento que explique el origen de los focos de contagios hasta el 15 de julio. Y el primer factor aparecía marcado como “desconocido”, nada que ver con nuestro sector. En esos informes oficiales no aparece el llamado ocio nocturno como vector de transmisión”, finaliza, desde dentro del local donde el sector va a hacer noche.