El Pabellón del Príncipe, la casa en la que Leonor y Sofía llevan más de un mes confinadas por el coronavirus

La residencia forma parte del complejo de la Zarzuela.
La princesa Leonor y la infanta Sofía, durante la lectura de 'El Quijote' el 23 de abril de 2020.
La princesa Leonor y la infanta Sofía, durante la lectura de 'El Quijote' el 23 de abril de 2020.

“Llevamos, como millones de niños, más de un mes en casa y sin ir al cole por esta pandemia”. La frase pronunciada por la princesa Leonor en el mensaje que este jueves las hijas de los reyes Felipe VI y Letizia dieron por la crisis del coronavirus ha levantado ampollas. Las nietas de los reyes eméritos no viven en lo que se puede decir un espacio pequeño. Su confinamiento, seguro, es más llevadero.

Leonor y Sofía están confinadas con sus padres en la que es su residencia habitual, el Pabellón del Príncipe, en el complejo de la Zarzuela. El rey Felipe VI vive en esta residencia desde 2002. No se planteó cambiarse al Palacio de la Zarzuela, donde él y la reinan tienen sus despachos, cuando fue proclamado rey 12 años más tarde. Ese es su lugar de trabajo, del que le separa sólo un kilómetro.

El Pabellón del Príncipe tiene 1.800 metros cuadrados útiles distribuidos en cuatro plantas (semisótano, planta baja, primera planta y buhardilla). Construir el edificio, que combina la arquitectura singular de todos los edificios diseñados por Patrimonio Nacional y los toques personales del entonces príncipe, costó 4.237.135 euros.

Distancia entre el Palacio de la Zarzuela y el Pabellón del Príncipe.
Distancia entre el Palacio de la Zarzuela y el Pabellón del Príncipe.

Esos detalles se pueden intuir en las pocas fotos que se han compartido del interior del edificio, aunque se sabe algo más gracias a la visita que Felipe VI organizó para medios en junio de 2002, poco antes de instalarse en esta residencia.

Google Maps también ayuda a hacerse a la idea de cómo es el edificio, situado en una parcela total de 3.150 metros cuadrados, en el que están confinadas la princesa Leonor y la infanta Sofía. Atención al pequeño estanque de la parte delantera de la vivienda y a la piscina.

Vista área del Pabellón del Príncipe
Vista área del Pabellón del Príncipe

“Del hall parte un largo pasillo. Desde allí se accede al despacho de don Felipe, al de su ayudante, a una sala de espera para visitas, a la biblioteca, a un comedor oficial y a una parte más privada donde se encuentra una sala de estar comedor, una habitación con aseo y una cocina con office”, se lee el artículo publicado en El País en el 2002 con motivo de esa visita.

Algunos de esos espacios se ven en el famoso vídeo que los reyes compartieron de su vida privada en 2018 y también en la felicitación de Navidad de 2011. Los enormes ventanales con vistas al monte del Pardo son petición de don Felipe, que quiso que su hogar tuviera mucha luz.

El comedor del Pabellón del Príncipe
El comedor del Pabellón del Príncipe
El comedor del Pabellón del Príncipe
El comedor del Pabellón del Príncipe
Felicitación de Navidad de Felipe y Letizia en 2011.
Felicitación de Navidad de Felipe y Letizia en 2011.
Los reyes con Leonor y Sofía en 2007. 
Los reyes con Leonor y Sofía en 2007. 

“Del hall también parte una escalera curvada de mármol con una barandilla de madera y hierro que lleva a la primera planta, donde se encuentra el dormitorio del entonces príncipe, que se completa con dos vestidores y dos cuartos de baño. En esa zona también hay tres dormitorios con dos baños y un aseo, además de un despacho y un antedespacho”, continúa la crónica de El País.

En fotos de la Casa Real también se ha podido ver ese espacio, aunque no se muestra en ninguna de ellas el tapiz del siglo XVII que adorna la entrada y proviene del Palacio del Pardo, citado en ese artículo.

Felipe VI y la princesa Leonor en el hall del Pabellón del Príncipe.
Felipe VI y la princesa Leonor en el hall del Pabellón del Príncipe.
La reina Letizia y la infanta Sofía, abandonando el Pabellón del Príncipe.
La reina Letizia y la infanta Sofía, abandonando el Pabellón del Príncipe.

Mucho más hermetismo hay en lo que respeta a la planta de arriba, aunque en 2002 el diario El Mundo publicó una reproducción del apartamento del príncipe, que ocupa 110 metros cuadrados distribuidos en un dormitorio, dos vestidores, dos baños y una sala de estar con chimenea. Se supone que hoy duermen ahí Felipe y Letizia.

La casa, propiedad de Patrimonio Nacional y diseñado por el arquitecto del Estado Manuel del Río, quien se encargó de este proyecto entre 2000 y 2002, se completa con otras dos plantas: un semisótano, con la cocina principal, un almacén y las dependencias para el personal que trabaja en la casa; y una gran buhardilla, vacía cuando se inauguró y en la que Felipe VI tenía idea de hacer un gimnasio.

La misma decoración desde 2002

No se sabe si eso ha cambiado desde 2002, lo que sigue prácticamente igual es la decoración de la casa. Patricia Sanchiz Castañé, una de las interioristas que trabajó en la decoración de la vivienda, lo confirmó en 2018 a Vanity Fair. “He visto los vídeos del 50º cumpleaños del rey y me complace decir que todo sigue tal como lo dejé. La casa está igual”, aseguró.

En la decoración de la casa, además de Patricia Sanchiz Castañé, participó el interiorista Francisco Muñoz, que se ocupó de la planta superior. Ella lo hizo de la inferior. Ambos estuvieron en todo momento coordinados con el monarca.

“Quería una casa adaptada a su vida personal y a su función. Se implicó en todo. Don Juan Carlos y doña Sofía no intervinieron, yo siempre trabajé a solas con don Felipe, que tiene muy buen gusto y ojo para la decoración”, contó Sanchiz Castañé. Ella misma diseñó algunos muebles de la residencia, mientras que otros forman parte de la herencia que Felipe VI recibió de sus abuelos, los condes de Barcelona.

También la decoración del jardín sigue en la línea de 2002 con muebles de bambú. Se ve en las fotos oficiales que Cristina García Rodero hizo de la familia en el jardín del Pabellón del Príncipe.

Leonor de Borbón: así es la heredera al trono
Así ha crecido la infanta Sofía