VIRALES
18/10/2019 11:42 CEST | Actualizado 18/10/2019 13:05 CEST

El padre del bebé de las protestas en Cataluña cuenta lo que realmente estaba pasando en el vídeo

El hombre está indignado por la interpretación que se ha hecho de las imágenes.

Es, sin duda, uno de los vídeos más virales de la semana. Las imágenes de un padre con su bebé en brazos durante una noche de disturbios en Barcelona se ha extendido rápidamente y ha recibido miles y miles de retuits.

La interpretación general que se hizo es que el hombre había salido de casa con su hijo por temor a que su casa se quemase debido a los incendios de las protestas por la sentencia del procés. Y que se había enfrentado indignado a los manifestantes.

Ahora, el padre, llamado Josep, ha hablado en RAC1 para dar su versión de los hechos y ha asegurado que la situación no era como se piensa.

El hombre ha lamentado que las imágenes se hayan extendido de una forma totalmente “desinformada” y ha criticado que en ningún momento se le haya preguntado qué es lo que ocurrió.

En este sentido, ha subrayado que la mayoría de la información que se ha publicado es falsa, ha negado que él se estuviera enfrentando a los manifestantes y ha explicado que con quien se enfadó fue con los periodistas.

El padre ha relatado que esa noche él estaba trabajando en su oficina y que su padre, que se había quedado en casa cuidando a su bebé, le dijo que la situación se estaba calentando en la calle.

Así que se dirigió a su domicilio y de camino se encontró varios fuegos de importancia “pero controlados”. También se encontró una barricada construida inicialmente para “frenar las cargas de la Policía”.

Dice que luego encontró a unos periodistas que estaban a una distancia prudencial del fuego. Después llegó a su casa y creyó que lo más prudente era salir del edificio.

Al bajar dice que vio que había una zona sin fuego y que avanzó por allí hasta encontrarse con “una barricada de periodistas” y subraya que algunos le intentaron hacer fotos y que fue entonces cuando perdió los nervios.

En este sentido, ha criticado que se haya publicado un fragmento del vídeo “muy bien calculado”. Asegura que se enfrentó a los periodistas y les dijo que eran unas “personas infames”, unos “hijos de puta” y unas “hienas”. 

Dice que se fue a casa de unos conocidos hasta que los bomberos apagaron el incendio y que al volver el móvil empezó a sonar sin parar debido a la repercusión que había tenido el vídeo, del que se hizo eco hasta el líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

El hombre lamenta que contestó a los tuits de Rivera y de la periodista que lo difundió para que lo eliminasen, pero que nadie le hizo caso. “Lo que es normal, porque yo no soy nadie, soy un trozo de carne”, ha criticado. 

Ahora, dice que está intentando recuperar la normalidad, pero lamenta que hay periodistas que le siguen persiguiendo para hablar con él. Ante la situación, afirma que ha tenido que irse de Barcelona por ello y que es peor esta presión que está recibiendo que el incendio en sí. 

Además, asevera que le fastidia que para algunos es un mal padre al que le habrían de quitar la custodia y que para otros es una víctima.

Photo gallery La jornada de huelga general en Cataluña, en imágenes See Gallery

ESPECIAL PUBLICIDAD