INTERNACIONAL
04/09/2019 22:44 CEST | Actualizado 04/09/2019 23:06 CEST

El Parlamento también impide el adelanto electoral solicitado por Boris Johnson

Su aprobación requería una mayoría no alcanzada por el primer ministro.

HuffPost UK

Dia aciago para Boris Johnson. Primero, el Parlamento británico ha aprobado la redacción de una ley para impedir su plan de Brexit a las bravas y a última hora ha impedido que saliera adelante, con una abstención mayoritaria, su moción para pedir un adelanto electoral al 15 de octubre. El resultado de 298 votos a favor y 56 en contra no alcanza la mayoría necesaria de dos tercios (434 diputados) que necesitaba Boris.

En el resultado final de esta noche ha influido decisivamente el rol del Partido Laborista de Jeremy Corbyn, segunda fuerza por representación en la Cámara. Favorables a un adelanto electoral en el pasado no tan lejano, ahora han repetido que no apoyarían la iniciativa hasta que la ley no tuviese el respaldo oficial de la reina Isabel II. Su abstención, por tanto, ha sido la clave.

La presentación de una moción para adelantar los comicios fue la reacción inmediata del primer ministro a su derrota en la noche del martes, cuando la mayoría de opositores y ‘tories’ rebeldes apoyaron la propuesta de someter a votación hoy el plan para evitar por vía parlamentaria que se haga efectivo un Brexit sin acuerdo.

La posición del ‘premier’ es cada vez más débil en la Cámara de los Comunes. No solo ha perdido la mayoría por la fuga, en última instancia, del exconservador Phillip Lee (desde el martes miembro del Partido Liberal Demócrata), sino que ha visto como muchos de los suyos le han negado el apoyo en la votación.

Todos los escenarios están abiertos a días de la suspensión del Parlamento y a menos de dos meses para que llegue la fecha clave del Brexit, el 31 de octubre. O quizás ya no vaya a ser tan clave, porque en este caos que es Reino Unido, hay serias opciones de que Boris Johnson tenga que negociar lo que nunca quiso: una nueva prórroga ante la Unión Europea.

SOMOS LO QUE HACEMOS