El partido de López Obrador suaviza sus palabras sobre la "pausa" con España

Varias voces autorizadas sostienen que no significan una ruptura y que hay que leerlas más en clave política que diplomática.

Varios políticos del partido del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, suavizaron esta madrugada las palabras del mandatario sobre “una pausa” en las relaciones con el Gobierno de España y las empresas de este país.

La presidenta del Senado, Olga Sánchez Cordero, que fue secretaria de Gobernación entre 2018 y 2021, declaró este miércoles que el planteamiento de López Obrador no significa una “ruptura” con la nación española. La política, del gobernante Movimiento Regeneración Nacional (Morena), sostuvo que seguramente el presidente tuvo motivos para decir lo que dijo. “Pero para mí no es, desde luego, cortar una relación”, añadió.

Por otra parte, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de México, Héctor Vasconcelos, minimizó en una entrevista con el periódico El Universal las declaraciones de López Obrador pero reconoció que en diplomacia no existe ese término de “pausa” aunque en la práctica sucede cuando se ponen en espera los nombramientos de embajadores.

Vasconcelos descartó, según el medio, que puedan “tensarse” las relaciones entre los países y consideró que las palabras del mandatario tuvieron un carácter más político que diplomático.

“Es un problema con ciertas empresas, con prácticas de los gobiernos del pasado que tuvieron repercusiones negativas para el país”, dijo el también exembajador en varios países, según El Universal.

También este medio dijo que el coordinador de Morena, Ricardo Monreal, se pronunció sobre el tema en entrevista y respaldó las declaraciones de López Obrador, aunque reconoció que sorprendieron a todos. “Lo digo tajantemente, que se trate de un rompimiento en las relaciones diplomáticas México y España, no. Yo no creo que se llegue al nivel de hablar o traer la embajada, o al embajador o al cuerpo diplomático a México”, expuso.

En España, el ministro español de Exteriores, José Manuel Albares, afirmó este miércoles que verificará las declaraciones del presidente de México y se preguntó “qué quería decir” al plantear “una pausa” en las relaciones entre ambos países.

Ayer por la mañana, en su habitual conferencia de prensa matutina dijo que “vale más darnos un tiempo, hacer una pausa”. Consideró que ambos países deben darse un tiempo para respetarse y que el Gobierno de España no vea a México como una “tierra de conquista”, ya que insistió en que quieren tener buenas relaciones pero que no “roben” a México.

Sobre las empresas españolas reconoció que actualmente “no es buena la relación” y dijo que le gustaría que se tardase en que se normalizara y hacer una pausa que beneficiaría “desde luego al pueblo de México y al pueblo de España”.

Ni la primera ni la última

En reiteradas ocasiones, López Obrador ha criticado la negativa de España de ofrecer disculpas a los pueblos indígenas de México por los abusos cometidos durante la conquista como él pidió para 2021, cuando se conmemoraron 500 años de la efeméride, rebautizada como “resistencia indígena”.

Pero el mandatario también ha acusado a las empresas españolas de aún ver a México como “tierra de conquista y saqueo”, en particular tras la reforma energética de 2013 que abrió el sector a los privados.

Andrés Manuel López Obrador