INTERNACIONAL
23/05/2019 17:11 CEST

El partido del primer ministro Modi se encamina hacia una victoria arrolladora en India

Habría conseguido muchos más escaños de los 272 que precisaba para disfrutar de mayoría absoluta.

El partido nacionalista hindú Bharatiya Janata Party (BJP) del primer ministro Narendra Modi ha reivindicado este jueves la victoria en las elecciones legislativas de India después de que las primeras tendencias del escrutinio apuntaran a un triunfo arrollador.

″¡India gana de nuevo!”, ha exclamado Modi, que aspira a un segundo mandato, mientras que Amit Shah, líder del BJP y mano derecha del primer ministro, afirmaba que “esta gran victoria es la victoria de la fe del pueblo”.

A las 10.30 horas (peninsulares) después de iniciado el recuento de los aproximadamente 600 millones de votos, el BJP de Modi estaba en cabeza en 300 circunscripciones, lo que le daría igual número de escaños, sobre un total de 542 en la cámara baja del Parlamento.

De confirmarse la victoria en esas circunscripciones, Modi conseguiría una abrumadora mayoría, y muchos más de los 272 que precisaba para disfrutar de mayoría absoluta, una situación inusual en la historia política de India, país habituado más bien a amplias coaliciones.

El primer partido de la oposición, el Partido del Congreso de Rahul Gandhi, iba al frente sólo en 51 circunscripciones. Estos resultados darían al BJP y a sus aliados, a los que las primeras tendencias daban 50 escaños, una firme mayoría de 350 diputados.

La bolsa de Bombay saludó estos datos provisionales encaramándose a máximos históricos.

Más del 67% de los 900 millones de votantes habilitados en India acudieron a las urnas entre el 11 de abril y el 19 de mayo.

Las elecciones rompieron todos los récords en términos de tamaño y complejidad. Se estima que la enorme maquinaria logística para las elecciones costó aproximadamente 7.000 millones de dólares, y esa montaña de votos deberá ser contada en apenas un día.

El corazón de la victoria de Modi en 2014 estuvo en los estados más densamente poblados, como Uttar Pradesh y Bengala Occidental.

India, enorme país que se extiende desde el Himalaya hasta regiones tropicales, al sur, incluye contaminadas megaciudades, desiertos y junglas, y por ello fue necesario que las elecciones se extendieran seis semanas.

Una intensa (y bronca) campaña electoral

La campaña estuvo plagada de insultos (Modi llegó a ser comparado con Hitler y con un “insecto de cloaca”) así como noticias falsas diseminadas por las redes sociales, en particular mediante Facebook y Whatsapp.

Ghandi, de 48 años, intentó diversas líneas de ataque contra Modi, en particular por los presuntos casos de corrupción y las quejas de los agricultores por el tibio desempeño de la economía.

El desempleo se aproxima a su punto más alto de cuatro décadas, y la economía se muestra incapaz de generar empleos para los millones de indios que ingresan en el mercado de trabajo a cada año.

Sin embargo, las inversiones extranjeras han aumentado tímidamente.

Modi es visto como una personalidad divisiva. Los casos de linchamiento de musulmanes e integrantes de las castas más bajas se han incrementado, creando gran desasosiego en los 170 millones de musulmanes que viven en el país.

Sin embargo, Modi, de 68 años, logró convertir las elecciones en una especie de plebiscito sobre su figura y gestión, y no dudó en presentarse a sí mismo (hablando en tercera persona) como el único que puede defender a India.

India y Pakistán

El 14 de febrero, un atentado con bomba dejó un saldo de 40 soldados muertos en la disputada región de Cachemira, un ataque que fue reivindicado por un grupo con base en el vecino Pakistán.

Modi ordenó ataques aéreos limitados en territorio de Pakistán (de eficacia cuestionada) y con ello pasó a presentarse como el “guardián” de India.

 “Dondequiera que los grupos de terroristas se escondan, nuestras fuerzas de seguridad los van a capturar y sancionar”, dijo. “Cada gota de sangre de nuestros soldados muertos será vengada”.

Modi “ha llevado el programa nacionalista hindú a cada hogar. Ha dicho que el país estaba en peligro a causa de Pakistán y la gente lo creyó” declaró a la AFP Hemant Kumar Malviya, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Varanasi.

ESPACIO ECO